Frida Guerrera

El día 31 de octubre de 2016 leí una noticia que me heló la sangre: “Asesinan a niña de 7 años y dejan su cuerpo en una bolsa en Naucalpan” (1)

A diario encuentro notas escalofriantes de mujeres asesinadas y arrojadas en canales, calles, o en sus hogares que me hacen sentir, enojo, rabia, impotencia; sin embargo, el feminicidio de Evelyn Gutiérrez González me llevó nuevamente a cuestionarme ¿Quién puede tener el corazón tan podrido que pueda lastimar a una pequeñita?

Dos días de asueto me dieron la oportunidad este 1 de noviembre de 2016, de trasladarme en busca de más respuestas al municipio de Naucalpan, el 5º municipio más peligroso para vivir en el Estado de México.

Para llegar a la calle 5 de febrero, lugar donde vivía Evelyn, tuvimos que recorrer calles muy ostentosas, donde la miseria no se detecta. Lo clásico: 2 mundos, uno apartado totalmente de otro.

La casa de Evelyn se encuentra perdida en esa zona que no refleja lujo, calles estrechas, los tradicionales caminos de una colonia de las miles que hay en este país, de clase media-baja, llenas de gente trabajando en pequeñas tiendas, pollerías, tortillerías.

Por tratarse del Día de Muertos, las calles llenas de flores de cempasúchil, para la ofrenda de los “Santos Inocentes”, niños disfrazados pidiendo calaverita. El ensordecedor ir y venir, lleno de entusiasmo por los días feriados.

Evelyn fue encontrada el 31 de octubre de 2016 en la esquina del andador Ignacio Zaragoza y calle 13 de septiembre, en la colonia Praderas de San Mateo.

Toda esa algarabía que rodeaba esas calles se apagó justo al entrar a la calle donde fue encontrada Evelyn. Muchas de las vecinas del lugar nos veían con desconfianza, con inquietud, con curiosidad.

María (nombre ficticio por seguridad), nos hace saber el miedo con el que están viviendo:

“Últimamente han pasado muchas cosas, ya ve las mujeres que encontraron aquí en Necaxa” (Karen Rebeca Esquivel y Adriana Hernández, fueron encontradas el 25 de septiembre de 2016, en la calle Presa Necaxa, a 2 kilómetros de donde fue encontrada Evelyn el día 31 de octubre).

La solicitud a Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, por este medio FridaGuerrera: “Por favor señorita, necesitamos más seguridad, no hay cámaras de vigilancia, no hay seguridad, no podemos seguir viviendo así, o ¿qué? ¿tenemos que defendernos solas?, de hecho, a partir de los terribles sucesos, el próximo sábado los vecinos de la colonia se reunirán para exigir a las autoridades que se garantice su seguridad, o bien tomar cartas en el asunto como vecinos.

Finalmente llegamos a la casa de Evelyn, nos invitaron a pasar. Algunas personas estaban alrededor del ataúd blanco que resguardaba el cuerpo de Evelyn, con una foto de la niña cuando iba al kínder porque actuales no tienen. Evelyn vivía con su madre Cristina, su hermana mayor, sus tías María de los Ángeles y María de Lourdes, sus primos y tíos.

“Era una niña muy tranquila, no era grosera, no le gustaba que la acompañaran a la escuela, decía que ella ya era grande”, nos narra su tía María de los Ángeles.

Evelyn no tenía 7 años, tenía 10 años, recién cumplidos el 10 de agosto, cursaba el 5º año de primaria, jugaba basquetbol, futbol y era una niña muy sonriente. “Fue fácil reconocerla, tenía un lunar entre su labio y su naricita”. La casa donde vivía Evelyn con su mamá Cristina estaba llena de tristeza, miedo, impotencia, zozobra.

Su tía Elia Osorio nos narra el dolor, la sorpresa de lo sucedido a Evelyn.

Salió temprano porque iba a jugar futbol como a las diez de la mañana, la niña no llegó a la escuela. Aproximadamente a las cinco y media de la tarde fue encontrado su cuerpo. A una cuadra y media de su casa, Evelyn fue degollada, “la picaron y la violaron”, denuncia su tía Elia.

Tenía 10 años, era una niña, una niña pequeña que no le hacía mal a nadie, “nosotros como familia somos muy tranquilos, nos portamos bien con la gente y si alguna persona se porta mal con nosotras, como los perritos nos dejamos, no podemos ponernos al tú por tú, no nos gustan los problemas, no sabemos quién pudiera hacernos tanto daño”, expresan las tías de Evelyn, “Que esto no quede impune, no sé vale”.

La sensación de dolor es general en la colonia donde vive Evelyn, la impotencia de saberse vulnerables los hace exigir el ingreso de la Marina, de los militares, “de quién sea que nos haga estar seguros”, fue la petición generalizada de estas familias, mujeres, niñas, el dolor impide al  hermano de Cristina, Ángeles y Lourdes, tío de Evelyn, expresar toda esa rabia, esa impotencia, de saber que Evelyn hoy forma parte de esas decenas de mujeres, violadas, asesinadas y dejadas en las calles, como animales; en un país indiferente, donde ser mujer, implica ser asesinada.

El dolor, el miedo, algunos rasgos de molestia de algunos vecinos quienes nos pedían privacidad nos hicieron salir del lugar encañado en una de las múltiples calles que abarcan colonias marginadas por la indiferencia social, gubernamental. Los dejamos atrás.

Al salir del hogar de Evelyn, que el día de hoy (1 de noviembre) saldrá para siempre de su morada para ser trasladada al panteón de San Mateo; sin embargo, no dejamos atrás la empatía, la impotencia y el dolor, así como  la exigencia de justicia, ahora por Evelyn, la pequeña risueña de 10 años a quien le fue arrancada la vida, un día antes del día de Todos los Santos.

(1) http://afondoedomex.com/valle-de-mexico/feminicidio-219-asesinan-a-nina-de-7-anos-y-dejan-su-cuerpo-en-una-bolsa-en-naucalpan/

Comentarios