Oaxaca.- La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca urgió este lunes a la Secretaría de Seguridad Pública a proteger a dos periodistas que han recibido amenazas por su trabajo en la ciudad de Tlaxiaco.

El organismo autónomo informó que la dependencia no ha respondido a una solicitud de medidas cautelares que la Defensoría promovió desde el viernes pasado, y que se le pidió contestar en 24 horas, por lo que hoy mismo reiteró la petición.

Las medidas cautelares fueron solicitadas para los comunicadores Ramón Ramírez y Dionisio Arreola Pérez, colaboradores de NT El Reloj y de la radio comunitaria La Tlaxiaqueña 91.5, luego de que, por su trabajo informativo, ambos recibieron amenazas, una de las cuales implicó al menos un disparo de arma de fuego.

La medida solicitada por la Defensoría incluye la vigilancia por elementos de seguridad pública en torno de las viviendas de ambos comunicadores, así como en el lugar en que ambos trabajan habitualmente.

En el expediente DDHPO/CA/1275/(25)/OAX/2016, iniciado de oficio, la Defensoría solicitó al secretario de Seguridad Pública medidas para salvaguardar la vida y la integridad de los dos comunicadores, a partir de información sobre el riesgo proporcionada por la organización internacional Article 19.

Además, el organismo defensor instó al titular de la coordinación de Atención a los Derechos Humanos del Poder Ejecutivo, Rolando González Espinosa, a actuar en el ámbito de su competencia para la protección de los comunicadores, y lamentó que dicha instancia retrase la atención a esta clase de solicitudes, negándose a registrar en tiempo y forma las peticiones que recibe de la Defensoría.

La Defensoría urgió a las autoridades a realizar las acciones necesarias para garantizar el ejercicio periodístico en la región de la Mixteca y en todo el estado, pues, entre sus tareas, las y los reporteros hacen visibles a quienes no tienen voz ante los poderes públicos.

El organismo autónomo recordó que el estado de Oaxaca es ubicado por organizaciones internacionales de comunicadores, como Article 19, entre los más violentos para ejercer la labor periodística en nuestro país, por lo cual es urgente proteger y garantizar la labor de las y los comunicadores, sobre todo cuando su trabajo permite proteger la integridad física y la salud de la población