Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Al millonario Alejandro Murat Hinojosa le regalaron la gubernatura de un estado miserablemente pobre.

El dilema es que ahora Murat tendrá la difícil tarea de imponer las reformas estructurales de su amigo Enrique Peña Nieto. En particular, la Zona Económica Especial (ZEE) en el Istmo de Tehuantepec, con el riesgo de estallidos sociales o de ingobernabilidad cuando el magisterio oaxaqueño sigue rechazando la reforma educativa y la resistencia se ha extendido a comunidades.

Con la sospecha de que el retorno del PRI a la gubernatura fue “pactado” y que la “pulverización” del voto de las “izquierdas” formó parte de esa estrategia para conseguir inmunidad al “fracasado” gobernador del cambio Gabino Cué, la inconformidad con los resultados electorales fue trasladada a los tribunales y a las calles.

Aunque los números favorecieron al hijo del ex gobernador José Nelson Murat Casab, el caso se judicializó ya que los candidatos de la coalición PAN-PRD, José Antonio Estefan Garfias y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Salomón Jara Cruz, respectivamente, fueron por la anulación de la elección sin lograrlo porque los tribunales ratificaron el regreso del dinosaurio.

Foto del muro de Alejandro Murat.
Foto del muro de Alejandro Murat.

“Oaxaca está de luto” fueron las consignas en la marcha en repudio a los resultados de la jornada electoral; sin embargo, a Murat Hinojosa poco le importaron esas frases porque el verdadero enemigo que tendrá que enfrentar es la resistencia magisterial, la oposición de pueblos a megaproyectos y el descontento social.

Según resultados del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), Alejandro Murat Hinojosa, de la coalición PRI-PVEM-Panal, obtuvo 479 mil 724 votos que representan el 32.03% de la votación; mientras que su cercano competidor fue José Antonio Estefan Garfias de la alianza PAN-PRD que contabilizó 387 mil 066 votos (24.96%) y el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Salomón Jara Cruz, sumó 353 mil 805 votos (22.81%) y Benjamín Robles del Partido del Trabajo, apenas alcanzó 169 mil 451 votos (10.93%).

Quienes se inconformaron cuestionaron a las autoridades electorales y la complicidad de los partidos políticos al preguntar en una pancarta monumental: “Ser gobernador con el 18% (del padrón electoral) ¿Es esta la democracia que nos ofrecen?”

La bienvenida al acaudalado gobernador electo fueron consignas como: “Murat, entiende, Oaxaca no se vende”, “No más murratas”, ¿Quién te eligió Murat?, “Murat…ni vaca, ni pendeja…tu hijo es el único Güey”, “Este rata no será mi gobernador”, “No a la imposición”.

La Gubernatura, un regalo

El fundador de la Universidad de la Tierra y activista social, Gustavo Esteva, fue directo al afirmar que el triunfo de Murat era “un resultado cantado, se lo dieron, se lo regalaron”.

Su afirmación la sustenta en la división programada de las llamadas izquierdas, que garantizó el triunfo del PRI con su voto duro.

“Aunque el PRI gana la Cámara de diputados y la Gubernatura, el resultado es terrible también para el PRI. Gana con 30% de los votos. No llega con una condición de legitimidad como la que se acostumbraba en el país con las trampas y trucos del PRI. Es apenas un poco más del voto duro pese a la corrupción que imperó en el proceso y la compra de votos”.

El escritor considera que el PRI ganó porque se pulverizó el voto en las izquierdas y aunque hubo una reacción anti-Murat por el apellido y el candidato, ganó porque le bastó el voto duro”.

Hizo hincapié que quien ganó realmente fue Morena, porque creció de manera desproporcionada con el voto de las y los maestros. Las encuestas reflejaban un antes y un después. Morena no había levantado con un pésimo candidato y ahora ahí está (se convirtió en la segunda fuerza política si no es que en la primera).

Morena

Al preguntarle quién ganó o quién perdió, aclaró que “el viejo PRI realmente murió. El dinosaurio no regresa porque murió en tiempos de Ernesto Zedillo y se ratificó en el año 2000, lo que ocurre es que se convirtió en una coalición inestable de mafias, de grupos organizados de corte mafioso que existen en cada estado y eso le alcanzó”.

Explicó que “ya no funciona el tipo de control vertical que existía y se asociaba a la mafia presidencial donde hasta el último cacique tenía que estar pendiente con el conecte del Presidente, con un país organizado por el PRI. Eso no existe ya”.

Cuando regresó el PRI intentó reconstruir esa estructura y el resultado son estas elecciones, se trató de funcionar como antes y fracasó. Ya no existe ese control de arriba para abajo.

Actualmente no es por la popularidad del Presidente, es la estructura misma. Ya no existe la presidencia imperial.

Y “en el caso de Oaxaca fue diferente porque poner a Murat fue una decisión presidencial, hizo a un lado a (Gerardo Gutiérrez) Candiani para imponer a Murat. Es un personaje que envía Peña. Y gana porque le regalaron la gubernatura”.

Ahí está la ruptura que hubo en la coalición PAN-PRD-PT. “Empiezan las diferencias entre Benjamín Robles y Estefan Garfias y Robles se va con el PT y ahí están los resultados, Garfias pierde dos veces con Murat. No era un candidato sólido. Sumando los votos con Robles (10%) le hubieran ganado a Murat”.

Aunado a ello, hay que sumarle la mala campaña, la división interna de las izquierdas (y) el crecimiento de Morena que estaba muy débil hasta que los maestros deciden apoyar abiertamente y ahora el principal ganador en términos relativos”.

Además, dijo, “esa elección es la ratificación del desprestigio del gobernador Gabino Cué y sin duda alguna pesaron las campañas de lodo”.

Para reforzar su dicho retomó un dicho popular es que “Gabino Fue”, es una expresión de ese malestar que provoca Gabino. “Tuvo un larguísimo periodo de gracia que le dio la sociedad civil a la que traicionó, entonces, lo que se ve en el gobierno de Gabino mas allá de incompetencias y corruptelas de su equipo, es un increíble desprecio a la sociedad civil que lo llevó a la gubernatura”.

Recordó que Gabino Cué no fue realmente llevado por los partidos sino por una sociedad civil organizada desde el 2006 y apostó por Gabino Cué y esta fue claramente decepcionada.

Insistió en que Cué termina con un desprestigio muy grande y ello representa el fracaso de la transición, ya que Gabino frustró esas expectativas por una combinación de incompetencia, corrupción manifiesta de muchos de sus funcionarios, su gobierno corrupto y su complicidad”.

Lo peor que pasó es que se alió con gente como el exgobernador Ulises Ruiz Ortiz, Jorge Franco Vargas y dejó todo en manos de su operador político Jorge Castillo, entonces, “puede verse claramente como fracaso y hasta de traición al ánimo de la sociedad, porque impuso a un mal candidato con malas alianzas y pésima estrategia”.

Esto sin contar que existe la sospecha de que todo fue pactado, sostuvo el ex asesor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

“Yo no me atrevería a afirmarlo, pero uno tiene la sospecha de que había un acuerdo de crear esta división para asegurar el triunfo de Murat. Entonces, uno puede pensar que la decisión de Robles era una cosa pactada, era crear esa división, para asegurar el triunfo.

Finalmente Robles no gana prácticamente nada. El PT vuelve a ser insignificante.

Sin embargo, lo que preocupa es que “sí estamos ante una perspectiva muy fea de choque. Siento que efectivamente el gobierno no puede aceptar el fracaso de la reforma educativa y que la CNTE no puede rendirse. Entonces, es sumamente grave lo que está sobre la mesa”.

Destacó que en esta campaña la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación consiguieron activar la conciencia de la amenaza concreta que representa la reforma educativa, principalmente, para los pueblos indígenas.

Sin embargo, es necesario que la Sección 22 del SNTE-CNTE “dé un golpe de timón para evitar los golpes contra ellos, panorama que veo venirse encima, mas allá de los descuentos y ceses, veo represión directa que se pospuso por las elecciones”. Ahí esta el caso de Nochixtlán que dejó 8 muertos y más de 100 heridos.

“Mi duda es si esa represión específica se la van a encargar a Gabino o va a ocurrir después de diciembre. Siento que hay un deseo de liquidar a la Sección 22 porque es una piedra en el zapato y es un objetivo político, pero además porque serviría como mecanismo de intimidación para los demás. Si aplastamos a la Sección 22, como no vamos aplastar a todos los pueblos rebeldes del Istmo. Vienen por todo”.

Y es que lo que se viene encima de Oaxaca es una perspectiva de avance radical y brutal en el despojo y no solo es la zona económica especial, para poder avanzar en el despojo necesitan vencer la resistencia de los pueblos y para vencer la resistencia de los pueblos necesitan acabar con la Sección 22, puntualizó.

Choque inminente

Para el autor de más de 30 libros, el escenario que se avizora es un “choque inminente que podría posponerse unos meses pero no siento que pueda evitarse, a menos que la Sección 22 modifique su estrategia. Y si la Sección 22 asume que su territorio principal de lucha -donde puede ganarlo todo- es su salón de clases, la escuela, los padres de familia y los pueblos, entonces, no implica renunciar a la calle pero sería usarlo con moderación para fines específicos, no como una acción permanente que le crea distanciamiento con la sociedad que ya está harta de los bloqueos y los plantones. Si se plantea y da ese golpe de timón hacia el salón de clases ahí tienen muchas posibilidad y combatir la reforma educativa.

201015-protesta-en-primaria-carlos-a-carrillo-cj-2

“El vaso medio lleno o medio vacío para decir optimismo o pesimismo está lleno de mierda y lo que tenemos enfrente es descomposición, violencia, el desastre económico, entonces,  veo una situación difícil y no sé que vaya a hacer el nuevo gobernador en el último periodo del presidente Peña con un escenario terrible y dramático.

A su vez, el académico e investigador de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), Porfirio Santibáñez Orozco, consideró que la elección en el país “es un referéndum a la gestión presidencial y un manotazo de la sociedad a la gestión federal para mandarle el mensaje de que no está haciendo bien las cosas. Y es que el malestar social tiene sus raíces en una economía hecha trizas, el dólar incontenible.

Y a nivel estatal, dijo que la división permitió que el PRI regresara y se impusiera su voto duro.

“Cuando hay alianza a favor del cambio hay alta participación, pero cuando ven que se están peleando por los cargos y privilegios la gente se retira, cosa que pasó en este proceso”.

Aunque el porcentaje es alto con una participación de mas del 59%, son votos duros de los partidos que han logrado tener la presencia pero no hay que cantar victoria en ese aspecto, el voto que decide, que inclina no fue a las urnas.

Y es que “la gente se desencantó porque en varios momentos del proceso se habló de una alianza de todos, lo cual no se dio, al contrario, por las grillas oficiales, la gente que vota por el cambio se fragmentó, y eso conduce a la pulverización del voto.

En síntesis, el voto duro se impuso en algunos espacios, quizá en los más importantes, en el caso de Oaxaca la gubernatura.

Es un triunfo muy holgado que fue construido con varios ingredientes como la compra y coacción del voto y sin embargo el nivel de votación no le alcanza para tener un gobierno legítimo y de consenso.

Ahora, lo que se va encontrar el gobernador en turno es un estado en resistencia, maestros en las calles y plazas públicas y comunidades oponiéndose a los megaproyectos mineros, hidroeléctricos o eólicos.

En este corredor de la ingobernabilidad que forman desde Michoacán hasta Chiapas van a encontrar mucha resistencia contra el capital internacional depredador.

pueblos en resistencia

Lo que es peor, dijo, “estamos llegando a un absurdo. Como aquí ya no hay gestores de primer nivel que garanticen el éxito de sus propuestas (de Peña Nieto) tuvieron que traer a una gente de fuera como Murat, que no nació aquí, que no tiene intereses aquí, es una incrustación y eso da una idea de la situación en la que estamos”.

Considera que el “el gran perdedor fue el gobierno del cambio y de pasó, parcialmente la sociedad, por su falta de participación porque permitieron el retorno del PRI, también pierden los partidos que dicen luchar por el cambio, la clase política porque va a traer reconfiguración y redefiniciones de políticas, ya se asoma la cara dura de lo que va a venir.

En síntesis “la sociedad pierde porque hay aplazamiento de cosas y lo que se avecina es una política dura”.

Murat tiene que pactar y el magisterio tiene que cambiar algunas de sus estrategias o lo van avasallar.

Finalmente, reconoció que “el peso del presidencialismo fue definitivo para obligar al gobernador a hacer cosas que él estuvo rechazando a lo largo de casi todo su sexenio. Los acontecimientos se vinieron en cadena desde el 2015”.

Aunque “yo no veo el riesgo de un escenario de rebelión, veo más bien un escenario de resistencia y de lucha. Una guerra de posiciones. Una lucha por el territorio. Oaxaca es una prueba”.

Zonas Económicas Especiales

Mientras que el coordinador de Servicios para una educación Alternativa (EDUCA), Marcos Leyva Madrid, considera que el panorama para Oaxaca “es muy terrible porque el escenario para Oaxaca es que la federación pretende imponer megaproyectos sin consulta previa libre e informada.

Las Zonas Económicas Especiales tienen recursos suficientes para impulsar su implementación.
Las Zonas Económicas Especiales tienen recursos suficientes para impulsar su implementación.

En el Informe Desigualdad extrema y tendencia de desarrollo que realizó Educa y Oxfam, revela que a pesar de los conflictos que existen, surgió la Iniciativa de Ley Federal para el Desarrollo de ZEE.

Según The Economist (2015), sólo el 8% de éstas son exitosas (hay alrededor de 4 mil). A juzgar por los casos de éxito, la economía local y las instituciones no han tenido la capacidad de integrarse en las ZEE. No basta con una posición geográfica privilegiada; se requiere de la existencia de capacidades locales, una sociedad activa e instituciones académicas para impulsar zonas económicas con impacto en el empleo y con una integración competitiva al mercado global.

En México, la justificación para crear las ZEE es que los estados del Norte y El Bajío han elevado su PIB per cápita en 47% en los últimos 30 años, pero los del sur (Guerrero, Oaxaca y Chiapas) sólo lo han incrementado en 7% en el mismo lapso.

Aunque el proyecto de ley no lo explicita, es muy probable que los crecientes conflictos en estos estados debido a los problemas ambientales, de tenencia de la tierra y de pérdida de cohesión social se hayan originado en la polarización del ingreso y, ahora, en las nuevas formas de desigualdad y violación de derechos. De ahí que en el proyecto de Ley se afirme que las políticas sociales deben complementarse con nuevas políticas económicas.

Explicaron que la creación de las ZEE está alineada con el agotamiento de las políticas asistencialistas como fórmula para la superación de la pobreza. Al tratarse de una iniciativa nacional, no debemos pasar por alto cuestiones propias del federalismo y de la autonomía municipal.

El proyecto de Ley: Crea un marco de política para el desarrollo de estas zonas de una manera integral; Dice establecer un paquete de disposiciones a la medida del territorio; sin embargo lo hace a la medida de las empresas inversionistas; Formará las ZEE a partir de decretos emitidos por el Ejecutivo Federal y las empresas instaladas dentro del perímetro establecido gozarán de los beneficios establecidos en dichos decretos; Establece un régimen aduanero especial; y destina una ventanilla única para realizar trámites; es decir, obliga a establecer convenios de coordinación (o de subordinación) de los niveles sub-nacionales de gobierno ante el gobierno federal.

Además, hace que las zonas establecidas en bienes inmuebles del dominio público de la federación se sujeten sólo a las leyes federales; Pretende instituir un Administrador Integral, ya sea del sector público o privado, con atribuciones para construir, desarrollar, administrar y mantener la infraestructura interna; No obstante establece la salvaguarda, al margen de que requerirán el consentimiento de los congresos locales y estipula que las ZEE sólo podrán establecerse en las entidades federativas con mayor incidencia de pobreza multidimensional y en localidades con población de entre 50 y 500 mil habitantes.

En este capítulo se exploraron los retos que consigo traen las inversiones de carácter energético a la región del Istmo de Tehuantepec. Entre las principales fallas que han traído en términos de desigualdad social se pueden enumerarlas siguientes:

La refinería en Salina Cruz no ha logrado impactar en el bienestar de la población; para los habitantes del Istmo, los proyectos de instalación de aerogeneradores constituyen una amenaza a sus formas tradicionales de subsistencia; la Ley de ZEE puede traer consecuencias negativas para la situación de marginación y rezago en la región del Istmo, pero sobre todo no se han garantizado ni el derecho a la consulta ciudadana, ni se ha considerado la relación de los pobladores.

Que Murat se faje los pantalones

El senador Benjamín Robles Montoya, le pidió a Alejandro Murat que se faje los pantalones y encarcele a Gabino Cué porque el gobernador del cambio deja una deuda de 16 mil 200 millones de pesos, cuatro veces mayor a la que dejó Ulises Ruiz Ortiz y el saqueo asciende a mas de 30 mil millones de pesos.

“Sabemos del pacto por eso el PRI ha regresado, sin embargo, hago un llamado a Murat para que actúe distinto a su padre, un ladrón de siete suelas”.

A su vez, la coordinadora de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, Ana María Hernández Cárdenas, manifestó su preocupación por la llegada de Alejandro Murat a la gubernatura porque fue evidente que durante su campaña mostró poco interés en la materia de feminicidios que en este sexenio de Gabino Cué se cometieron 526.

De ahí que “lo interpelamos a que asuma una posición acorde a la gravedad  de la situación de feminicidios y que no se repitan los discursos demagógicos y vacíos que ha costado la vida de las mujeres, niñas y niños en Oaxaca.

“Como organizaciones y sociedad civil, seguiremos exigiendo justicia y alto a la violencia contra las mujeres. Estaremos vigilantes del actuar del gobierno encabezado  por Alejandro Murat, quien durante su campaña mostró no tener suficiente información de la grave problemática de violencia que enfrentan las mujeres oaxaqueñas.

Las mujeres oaxaqueñas quedamos hartas con este gobierno saliente, de discursos y simulaciones. Exigimos resultados en la seguridad y justicia para las mujeres. Estaremos atentas, críticas y vigilantes, finalizó.

Foto de archivo.
Foto de archivo.

 

Comentarios