Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).- Con porros, el presidente de la Mesa Directiva del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Raymundo Carmona Laredo y el polémico dirigente de vendedores ambulantes, Hugo Jarquín, reventaron la sesión del Consejo Político estatal, en la que sería electo el nuevo dirigente del partido del Sol Azteca.

Carmona Laredo, se vio derrotado ante el ex edil de Santa Cruz Xoxocotlán, José Julio Antonio Aquino y tuvo que echar mano de esa estrategia para evitar que Amador Jara Cruz, impusiera a su delfín.

Al instalarse el consejo se registraron 193 consejeros, cerca dela 13:00 horas y hasta las 16:00 horas era mismo. Sin embargo, se entrampan al votar la reincorporación de Hugo Jarquín como Secretario General del PRD, debido a que la propia corriente de Jarquín (IDN) pretendía removerlo.

El edil de Pochutla, buscó a toda costa evitar que no fuera electo, José Julio Antonio Aquino, quien fue respaldado Alternativa Democrática Nacional (ADN), Movimiento Cívico, Foro Nuevo Sol, la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI).

Tras la discusión, Carmona Laredo, junto con sus consejeros afines de Nueva Izquierda (NI) e Izquierda Democrática Nacional (IDN) abandonaron la sesión, para intentar suspender los trabajos y la elección del presidente del Comité Ejecutivo Estatal, ante inminente fracaso.

Además, Carmona Laredo, tendría que renunciar a la Mesa Directiva, para poder ser candidato a presidente del Comité Directivo, sin embargo, antes de votar su renuncia, se receso la sesión de consejo y de inmediato brotaron los porros por todo el hotel fortín.

Afuera del hotel un grupo de porros se liaron a golpes, provocando el pánico de la gerencia del Hotel y pidieron a los perredistas desalojar el hotel.

Al recesarse la sesión, Carmona Laredo, tenía 70 consejeros a su favor. Mientras que Antonio Aquino, tenía 123 consejeros, que le fueron acordados por el ex dirigente del PRD, Amador Jara Cruz.

Carmona Laredo, al ver este escenario, habría pedido a la gerencia del hotel fortín dar por terminado el contrato del salón, justificando inseguridad, riesgo de gases lacrimógenos y bombas molotov, debido a que el Hotel literalmente estaba infestado de porros contratados por Carmona Laredo y Hugo Jarquín.

Frente a ello, el personal del hotel, apagó las luces y empezó a retirar el mobiliario utilizado e invitó a los consejeros aún presentes a retirarse del lugar.

Sin embargo los consejeros afines a Antonio Aquino y grupo reducido de integrantes de la mesa directiva pretendían instalar la sesión con la presencia de los notarios públicos Rodolfo Morales Moreno Y Martha Pazos Ortiz, quienes certificaron el quorúm.

El reinicio de los trabajos fue corroborado por la presidenta de la comisión electoral del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, Erika Moreno.

También abandonó la sesión del Consejo Estatal el secretario general con licencia, Hugo Jarquín, quien se había sumado a la candidatura de Raymundo Carmona Laredo.

Cerca de las 18:30 Amador Jara Cruz, pretendió reinstalar el consejo, sin embargo, Carmona Laredo, tiene la mayoría de los integrantes de la Mesa Directiva, además de que no existía el quorum lega para reanudar los trabajos.

Hasta las 20:00 horas la sesión estaba recesada y no existía acuerdos para reanudarse. La UCO busca construir un acuerdo en el que se incluyeran todas las expresiones del PRD. Carmona Laredo se resistía a su derrota.