Francisco J. Sánchez

UNO.-El último informe de gobierno del presidente priista José López Portillo y Pacheco fue uno de los más penosos de la historia.

El 1 de septiembre de 1982, el país amanecía con una economía deshecha. Los ciudadanos estaban desconcertados. Las cúpulas empresariales bufaban encabronadas. Resultaba que el hombre más importante del gobierno los culpó del desastre.

Pero López Portillo y Pacheco fue más allá de su cinismo y egolatría, cuando se negó a admitir su responsabilidad en la crisis:

-Soy responsable del timón, pero no de la tormenta- argumentó.

DOS.- Saúl Vicente Vásquez, el digno representante de la segunda generación de la Coalición Obrero, Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI), “formado en las ideas y principios de izquierda” –como lo calificó el dos veces legislador, dos veces presidente municipal y alguna vez líder histórico, Leopoldo de Gyves– perdió su prestigio en tres años.

Como presidente municipal de Juchitán de Zaragoza, la cuarta ciudad más poblada del Estado de Oaxaca, permitió que el crimen organizado cogobernara su región; dejó a las autoridades municipales endeudadas por cerca de 48 millones de pesos y entregó el poder municipal a otro de los líderes históricos de la COCEI: Héctor Sánchez López.

La nueva presidenta municipal, también coceísta Gloria Sánchez López, hermana de uno de los primeros presidentes municipales de izquierda en el país, ex coordinador perredista en el Senado y también excandidato a la gubernatura de Oaxaca, Héctor de los mismos apellidos, le echó gasolina al fogón:

-A Héctor, mi hermano, lo respeto y quiero mucho. Sabe bastante de gestión municipal; por supuesto, estará a mi lado, pero no tomará las decisiones. Las tomaré yo. Es momento de que los juchitecos crean en las mujeres. Las mujeres tenemos capacidad para gobernar-prometió.

TRES.- López Portillo y Pacheco fue el primer presidente de la República en pedir perdón a los desposeídos y marginados de este país.

En “el Día del Presidente”, como le llamaron a la entrega de los informes de gobierno, aceptó su responsabilidad personal de haberles fallado. Y con lágrimas en los ojos se confesó:

-A los desposeídos y marginados, a los que hace seis años les pedí un perdón (aplausos de los legisladores priistas) que he venido arrastrando como responsabilidad personal – excúsenme por favor, como si fuera exclusiva por haberlo formulado-, les digo que hice todo lo que pude para organizar a la sociedad y corregir el rezago; que avanzamos; que si por algo tengo tristeza es por no haber acertado a hacerlo mejor-.

CUATRO.- En la esquina de Fresnos, en la colonia Reforma Agraria, municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, aún se acuerdan del sonido del motor del vehículo Cruiser color plata; las luces encendidas; la cabeza cercenada de un varón; un par de cuerpos y una cartulina con un mensaje del crimen organizado.

La escena fue pública a principios de mayo, cuando la ideasta joven política y síndica procuradora, Diana Luz Vásquez y el presidente municipal, Héctor Santiago Aragón procuraban mantener a salvo el prestigio electoral del priista Alejandro Murat Hinojosa a base de tuits y saliva.

El domingo pasado, el nuevo presidente municipal, el perredista Alejandro López Jarquín recibió un municipio devastado y abandonado desde hace más de 6 meses, tan abandonado y devastado que un cerrajero y un notario público fueron los protagonistas de la entrega-recepción del ayuntamiento.

CINCO.- Hace más de tres decenas de septiembres que un presidente exponía sus debilidades: Lloraba. Enfurecía. Amargaba a sus ciudadanos. Comenzó el desastre económico frente a ilusión de una abundancia petrolera.

Sin embargo, amargo, enfurecido y frustrante fue el camino de la crisis económica por el que transitaron millones de familias por sus desaciertos.

Desde el primero de enero de este año, centenares de presidentes municipales de Oaxaca encaran severas crisis financieras sembradas por sus antecesores.

Algunos de ellos parece que retomaron el discurso del último de los presidentes de la Revolución:

“¡Ya nos saquearon, México no se ha acabado! ¡No nos volverán a saquear!”.


Especialista en periodismo, comunicación y marketing político.

@lacoyunturamx

COMPARTIR