Horacio Corro Espinosa

Después de la toma de protesta de los diputados de la 63 Legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca, comenzaron a pedir las renuncias a algunos servidores públicos para dar paso a los compromisos del gobernador del estado.

Una de las áreas significativas que les interesa cambiar, es a los servidores de la Auditoría Superior del Estado (ASE), ya que es necesario colocar ahí a un auditor a modo.

Es por eso que la fracción parlamentaria del Partido del Trabajo (PT), así como la diputada Eufrosina Cruz Mendoza, presentan por separado ante la 63 Legislatura, dos iniciativas con proyecto de decreto para reformar algunos artículos de la Constitución local con el fin de desaparecer a la ASE, y crear otro nuevo órgano de fiscalización.

En entrevista, algunos legisladores dijeron que la iniciativa que exhibe la Diputada Eufrosina Cruz, originalmente sería presentada por el PRI, pero la coordinación de la fracción parlamentaria de este partido se la ofreció para que sea ella quien la presente por cuenta propia.

De esta manera, los priístas seguirán manteniendo la imagen de que no son ellos los que piden las renuncias para beneficiar al gobernador Alejandro Murat. Tampoco se les podrá acusar que fueron ellos los que buscaron a determinado personaje a modo para desempeñarse en la ASE.

Con esta jugada, quien sale perdiendo es el diputado Juan Iván Mendoza Reyes, porque demuestra su nulo liderazgo al frente de su fracción.

Es probable también que Eufrosina Cruz, haya aceptado la encomienda priísta con tal de que regrese como Sub Auditora de la ASE una de sus sobrinas.

La iniciativa que presenta la legisladora no contiene nada relevante. Es exactamente el mismo decreto con el que se basaron para la creación de la Auditoría Superior del Estado.

Lo único que Eufrosina le agrega al decreto son dos palabras: “de fiscalización”. Así que de ser aprobada esta iniciativa, la ASE se convertiría en “Auditoría Superior ‘de Fiscalización’ del Estado de Oaxaca”.

La iniciativa presentada por la diputada de oposición, no tiene otro fin, más que cortarle la cabeza al auditor. No por agregarle dos palabras al título, va a cambiar el sentido de la Auditoría, porque tampoco se le otorgan nuevas atribuciones para combatir efectivamente la corrupción.

La otra propuesta es la que hace el Partido del Trabajo (PT). Su iniciativa tampoco tiene nada novedoso a excepción de que los diputados de este partido quieren una figura de Presidente, y cuatro Consejeros que tengan el rango de sub-auditores. Al lograr su pretensión, se sentirían con el derecho de exigir al menos, una posición a nivel de SubAuditor dentro del nuevo Órgano de Fiscalización Superior.

No cabe duda que las dos iniciativas: la de Eufrosina y la del PT, solo son para simular, pero en el fondo son para aprobar los intereses del PRI.

Si verdaderamente les interesara este órgano fiscalizador, le agregarían a sus propuestas un ordenamiento jurídico actualizado a los nuevos estándares del Sistema Nacional Anticorrupción, pero no lo hacen porque significaría ahorcarse ellos mismos. Ellos piensan en saltar a una presidencia municipal, por ejemplo, y no les gustaría desde ahorita autoinvestigarse.

Lo sorprendente del PT, es que en el artículo 65 bis 1, segundo párrafo, dice textualmente “…procederá a la revisión y fiscalización de la cuenta pública y gestión (…) cuando se advierta la existencia o surjan ‘hechos notorios’ sobre irregularidades que produzcan un daño o perjuicio a las haciendas públicas…”

Con esto, es claro que el PT promueve robar, pero poquito, discretamente, que no se note, de otra manera se procederá a la revisión.

No cabe duda que los partidos políticos así como Eufrosina Cruz Mendoza, están muy ligeros para limpiar la suciedad del PRI.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

[email protected]

Comentarios

COMPARTIR