Eduardo CONTRERAS / Corresponsal

TUXTEPEC, Oax., (página3.mx).- Indígenas chinantecos de San Juan Bautista Valle Nacional, en la Cuenca del Papaloapan, resultaron estafados con el Programa 3×1 Migrantes, porque una obra financiada por este programa en la comunidad de Cerro Armadillo se encuentra inconclusa, mientras que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) ya liberó esa obra.

De acuerdo con la representante legal de la comunidad, Rubicela Cano López, durante el año 2014 se autorizó una obra denominada “Mejoramiento para el salón de usos múltiples” lograda a través del programa 3×1 Migrantes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), proyecto que duró más de un año para ser validada.

El presupuesto autorizado para la obra fue de tres millones 800 mil pesos, misma que se divide en dos etapas; la primera por un monto de dos millones 200 mil pesos y que debió ser entregada el 31 de diciembre del 2014.

Pero “hasta la fecha esa obra no está concluida, y lo que más llama la atención y nos preocupa es que la Sedesol recibe una obra cien por ciento terminada, porque existe una obra de entrega recepción al respecto”, manifestó.

Señaló que se realizó a finales del mes de enero una supervisión en la obra de la comunidad, donde después de los trabajos realizados arrojó que un millón 95 mil pesos no están ejecutados pero ya están pagados.

Por si fuera poco, dijo que algunos materiales no son de la calidad estipulada en el proyecto original, por eso ya se solicitó ante la Auditoría Superior del estado revisar esta situación.

Cano López dejó en claro que en esa obra se invirtió dinero del municipio, del gobierno estatal, federal y también de los indígenas migrantes que se encuentran en otras partes del mundo pero que le apostaron al programa y mandaron sus recursos para el desarrollo de esa obra.

Por su parte Álvaro Hernández Méndez, presidente municipal del lugar acusó de complicidad a la Sedesol, por liberar esa obra inconclusa sin previa supervisión y minimizar el tema, no querer resolver la problemática que afecta a cientos de indígenas de la región.

“Sedesol sí tuvo la complicidad, porque cómo es posible que llegue un supervisor y apruebe que esa obra estaba hecha, con esto quisieron confundir a la comunidad porque son humildes y quieren abusar de esa condición”, reiteró.

El primer edil refirió, que ya pidieron a la Secretaría General de Gobierno (Segego) una reunión donde estuviera presente personal competente de la dependencia federal, pero lamentablemente mandaron únicamente a unos representantes sin capacidad de poder resolutivo.

“Como pueblo estamos unidos porque queremos que el gobierno nos dé una solución, también pedimos a la secretaría que intervenga en la situación”, dijo.

Alertó que la comunidad se encuentra enojada y ha manifestado que tomará medidas más drásticas y buscarán la forma de como presionar al gobierno.