Horacio Corro Espinosa

Acabé de escuchar el discurso del presidente municipal de Huajuapan, Manuel Martín Aguirre Ramírez, con motivo del arranque del programa de prevención del delito.

Se trata de un discurso que carece de datos y propuestas. Con esa arenga hace ubicar al presidente sin camino a dónde ir ni contra quien se va enfrentar.

Solo en dos líneas tiene razón, donde dice “Es muy lamentable lo que está pasando en nuestra ciudad…” Y el último párrafo: “Tengan la seguridad que estamos construyendo un futuro diferente, una ciudad diferente, un Huajuapan diferente…”

Les voy a decir algo que posiblemente a muchos de ustedes ya no les va a sorprender porque lo están viviendo diario.

Un grupo de delincuentes que trabaja, si se le puede decir trabajo a ejecutar asaltos, en la zona de Pinotepa Nacional, han sido invitados para convivir entre los Huajuapeños. Estos delincuentes son la resaca de Acapulco.

Para ellos, vivir en Huajuapan, es ejercer su actividad con todas las garantías y libertades. Ahora la ciudadanía está completamente desprotegida, pues parece que la misma autoridad los ha provisto de vivienda en la colonia volcanes.

En otras épocas se habían dado casos aislados de balaceras en la ciudad, pero ahora son frecuentes. Lo mismo con los asaltos callejeros, robos a casa habitación, robo de vehículos, y un sin fin de atrocidades. Casualmente todo esto inició a partir del nuevo ayuntamiento.

En otras entregas les he hablado de la clase de personas que integran el honorabilísimo ayuntamiento municipal. Son varios los que tienen antecedentes delincuenciales, y aún así son solapados por el presidente municipal Manuel Martín Aguirre Ramírez.

Hasta ahorita hemos contabilizado a cinco de ellos, y hoy quiero hablarles de uno más. Él es Leonel Martínez Sánchez, coordinador general de los directores del ayuntamiento de Huajuapan.

Leonel Martínez es uno de los personajes de este ayuntamiento que más espacios le han dedicado diversos medios de comunicación de Oaxaca y del país.

En el 2010, se desempeñó como Presidente municipal de San Juan Mixtepec, y durante su periodo nunca hizo ninguna obra buena. Tampoco entregó los recursos del ramo 28 y 33. Algunas de las obras inconclusas de anteriores administraciones las aprovechó para anunciarlas como propias y concluidas.

También entregó caminos inexistentes. Justificó millones de pesos en introducción de agua potable cuando esa obra se hizo con tequios.

El único puente que hizo, al poco tiempo se cayó.

También, justificó el pago de 1 millón de pesos por ampliarle un metro a la carretera de San Juan Mixtepec a Tlaxiaco, cuando originalmente estaba programada para un ancho de 7 metros y no de 6 como él aseguraba.

Después de todo el fraude que hizo en San Juan Mixtepec, es premiado como jefe del departamento de vivienda en la Secretaría de desarrollo agrario, territorial y urbano (Sedatu).

Cuando ocupaba ese cargo en Sedatu, en octubre de 2013, comuneros de la mixteca piden su destitución, pues se le acusaba de secuestrar a 39 pobladores de Santo Domingo Yosoñama. Así está asentado en el expediente 151-2010.

El secuestro lo realizó con un grupo armado comandado por él mismo, quien ordenó que subieran a todos los campesinos a unos vehículos. La gente armada vestía trajes de militar e iban encapuchados.

Leonel Martínez Sánchez, mantuvo ocultos a todas estas personas durante 72 días, y para que no fueran localizados, los puso en diferentes pueblos en condiciones infrahumanas.

Después de estos hechos el mismo gobierno lo protegió y le dio el cargo de Secretario agrario en Sedatu, más tarde le dan el premio de Coordinador de la cruzada contra el hambre en la Mixteca, y por si eso fuera poco, ahora Martín Aguirre, sobrino del exgobernador de Oaxaca, Heladio Ramírez López, lo premia como Coordinador de directores del ayuntamiento municipal de Huajuapan de León.

 

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

[email protected]

 

Comentarios