https://youtu.be/mayetU3fAtcFRIDAGUERRERA

“Si pidiera un deseo hecho realidad, pediría poder verla, para saber cómo era, su partida me destrozó completamente”. Fernanda.

Nadia

Nadia fue la felicidad para sus padres, la mayor de cinco hijos nació el 5 de agosto de 1979, era una niña muy amada por sus padres, fue quien les dio sentido a sus vidas; era una excelente hermana, protectora con todos sus hermanos y hermanas, era muy amorosa, era feliz, les dábamos todo nuestro amor para que así lo fueran.

Sin embargo, Nadia decidió a los 17 años irse a vivir en unión libre con Bernardo López Gutiérrez;  los primeros meses para ella fueron buenos, después inició la violencia, tuvo que aprender a hacer cosas en la  casa donde ahora vivía que no hacía cuando era soltera; lavar en una piedra porque ellos no tenían lavadora, prender y cocinar en un fogón porque no tenían estufa, Nadia no cumplió con las expectativas ni de la madre de Bernardo ni del propio Bernardo, iniciaron los maltratos, cuando se embarazo de su primer hijo Carlos, empezaron los celos, Nadia empezó a vestir con ropa muy grande para que no se le viera el cuerpo, después llegaron Uriel, y más tarde Fernanda.

 

Antonia la madre que no se cansará

Antonia aún con ese dolor que nunca se va y que se transmite en los ojos de una madre a la que le arrancaron la vida, detalla que; toda la vida de Nadia era de violencia, era hostigada hasta por la familia de Bernardo, “porque no era una buena mujer para Bernardo”. Los pequeños hijos de Nadia también eran violentados, Carlos el mayor era muy maltratado por su padre, no así Uriel, porque él se defendía, cuando veía que Bernardo le pegaba a su mamá el pequeño la defendía.

Nadia estaba muy maltratada, “parecía una pordiosera”, Nadia entonces empezó a trabajar con su madre que es bordadora, “le tratábamos de hacer entender que ella no merecía ese maltrato”, la respuesta de Nadia era, “Cómo voy a dejar a mis hijos sin su padre”

En el 2003 Bernardo empezó a beber, Nadia entonces al ver que el dinero era escaso, le pidió a Bernardo que la dejará trabajar y raramente accedió, entonces ella empezó a laborar como cajera, en una tienda de ropa, en el centro de la capital, todos los días al salir del trabajo, Nadia le hablaba por teléfono a sus hijos,  el 12 de mayo de 2003 Nadia le hablo a Antonia y a los niños para decirle que ya iba para la casa a llenarlos de besos y dulces que en ocasiones les llevaba; sin embargo, ese día ya no regresó.

El Secuestro de Nadia

Nadia fue desaparecida ese día, después de que, al llegar a su casa, encontrara a Bernardo, teniendo relaciones sexuales con una sobrina de él, al ver a Nadia, Bernardo la golpea, le fractura 2 costillas, Bernardo le dio indicaciones a uno de sus choferes para que la llevaran a una de las propiedades que tenía la familia de Bernardo, la encerraron en una casa durante dos semanas y media, Bernardo la secuestro y la tuvo ahí, cuando iniciaron la búsqueda cerca de la casa de Bernardo, el sujeto  la suelta le dio 800 pesos, y le dijo “Desaparécete porque si apareces, mato a Carlos”  y ella decide irse a mi pueblo”  fue entonces que se comunicó vía telefónica le llamo a Antonia, regresándole el alma al cuerpo,  contándole todo lo que le había hecho Bernardo.

Nadia tenía miedo de que, si denunciaba a Bernardo, asesinara a sus hijos, Antonia justo el día que cumplía 2 años Fernanda la menor hija de Nadia, el 2 de junio de 2003, los rescato de su padre, y los reunió con Nadia.

Nadia entonces decide denunciarlo, llego de Puebla para interponer la denuncia, estuvo en Teziutlán Puebla, durante 3 meses, Antonia enfrentó a Bernardo y al chofer que había ayudado a Bernardo, a secuestrar a Nadia.

Cómo dejar a mis hijos sin su padre

Nadia tres meses después llego muy cambiada, arreglada, bien, vivía sola, se estaba recuperando, estaba bien, entró a trabajar, iba ya a meter a los niños a la escuela, tristemente entre agosto y septiembre de 2003, se encontró a Bernardo, y entonces la convence y se la lleva, cuatro días después Nadia ve a Antonia, y le solicita su comprensión, nuevamente “Cómo voy a dejar a mis hijos sin su papá”, “va a cambiar”.

Antonia expresa “si antes no le dejaba marcas cuando la golpeaba, ahora, ya no importaba donde, la dejaba llena de moretes, la violencia encrudeció”.

El 10 de febrero de 2004, Antonia vio a Nadia, hicieron planes para festejar el 14 de febrero, “me dio un beso, me abrazó”, Antonia estaba bordando un vestido de novia, Nadia le pidió que hiciera su vestido de novia, asegurándole a Antonia que no se casaría con Bernardo, que, en algún momento, encontraría a un buen hombre y con él se casaría, planearon que comerían hamburguesas el 14 de febrero, fue el último día que la vio con vida. El 12 de febrero de 2004

Carlos, Uriel y Fernanda

Los pequeños hijos de Nadia y Bernardo, tenían entonces, 5, 4 y 2 años, Carlos el mayor recuerda muy bien lo que pasó, Uriel también tiene grabada en la memoria los hechos.

Isidro, “el Matute”, hermano de Bernardo y quien durante los 7 años que estuvieron juntos Bernardo y Nadia, la acosaba, le insinuaba acostarse con ella, siete años de acoso sexual, que Nadia también soportó, junto con los golpes e insultos que recibía de Bernardo.

Los ahora adolescentes recuerdan que ese día llegó, “Matute” a su casa, y entonces empezó a beber con Bernardo, “después mi papá y Matute echaron a mi mamá a la cisterna y ella les pedía que la sacaran; la sacaron y entonces la llevaron al baño. Mi papá agarró un lazo, lo amarró y lo pasó por un tubo: después Matute subió a mi mamá a una cubeta, le puso la cuerda a mi mamá en el cuello y mi papá quitó la cubeta. Luego se fueron. Después lleve a mis hermanos a pedir un cerrillo para prender una vela, porque estaba obscuro, la vecina preguntó por mi mamá y fue que le dijimos que estaba en el baño, la vecina al ver a Fernanda desnuda, tomo una camisa y se la puso a Fer”.

 

Carlos

Carlos es ahora un joven entonces tenía 5 años, ahora a sus 18 años, expresa la impotencia de no haber hecho nada, “me quedé pasmado, no pude hacer nada por ella”. Carlos aun la recuerda, “estaba un poco gordita, era güera, se peinaba su cabello, con cola de caballo, en su frente, peinaba unos cuernitos, no sé, recuerdo sus abrazos y sus besos, ella me abrazaba mucho. Solo espero que Bernardo se quede en la cárcel, para qué quieren que haga más daño, tengo mucho rencor contra el asesino de mi mamá”.

Uriel

El segundo hijo de Nadia, tenía entonces 4 años; recuerda como “primero se fueron a discutir a un cuarto, después sacaron a mi mamá, la echaron a la cisterna y después la llevaron al baño, y la mataron, porque Matute ayudó a mi papá a matarla, antes de irse cuando estábamos los tres, mi papá, nos dijo que si hablábamos nos iba a matar, que nos iba a quemar”. El (Bernardo) solo es el asesino de mi mamá, no, es más.

Fernanda

La pequeña Fer tenía entonces 2 años, ella no recuerda nada de lo que pasó, expresa tener miedo ya que “El Matute” está libre, y sí le asusta el que pueda lastimarlos, los grandes ojos de Fer se llenan de lágrimas y en una carta donde expresa la falta que le ha hecho su mamá, detalla “No tuve la fortuna de conocerla, y me dejó mucho dolor su partida, y desde entonces la extraño, tengo la ilusión de verla, de abrazarla, pero eso no va a poder ser, ahora solo le hago cartas, y le hablo a su foto, y me da mucho dolor que ella, no me pueda contestar”.

“si pidiera un deseo hecho realidad, pediría poder verla, para saber cómo era, su partida me destrozó completamente”.

Nadia fue asesinada el 12 de febrero de 2004; las autoridades señalaron que había sido un suicidio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tiene conocimiento del caso, quienes determinaron; El gobierno mexicano ha violado contra NADIA ALEJANDRA MUCIÑO MÁRQUEZ, los siguientes derechos: derecho a la vida (art. 4), derecho a la integridad personal (art. 5), a la libertad y seguridad personales (art. 7) derecho a las debidas garantías judiciales y al debido proceso (art. 8), a la igual protección de la ley (art. 24), derecho a la protección judicial (art. 25), todos ellos con relación al artículo 1.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante “la Convención” o “Convención Americana”); además, el artículo 7 (deberes de los Estados para contar con los medios adecuados para prevenir, sancionar y erradicar la violencia) de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (“Convención de Belém do Pará”) .

Isidro López Gutiérrez “El Matute” fue detenido, sentenciado y después puesto en libertad, Bernardo, se encuentra a la fecha detenido por violación, no así por el feminicidio de Nadia, las “autoridades declararon que Nadia se suicidó”, sin embargo, los hijos de la pareja, fueron testigos de los hechos.

A 13 años de tan deleznable hecho, Antonia ratifica que no se detendrá hasta que haya justicia para Nadia, porque al haber justicia para ella, la habrá para Carlos, Uriel y Fer.

Febrero 9 2017

Quieres contar una historia de feminicidio, búscame, ayúdame a visualizarlas.

@FridaGuerrera

[email protected]

Comentarios

COMPARTIR