Eduardo CONTRERAS/ Corresponsal

CUENCA DEL PAPALOAPAN, Oax., (pagina3.mx).- El municipio de San Lucas Ojitlán, en esta región de la Cuenca oaxaqueña, cumplió una semana de conflictos internos entre integrantes del cabildo y externos al permanecer secuestrado el Ayuntamiento municipal por una organización afín a la coalición que gobierna conformada por el PAN-PRD.

Desde el pasado lunes el Consejo Regional Chinanteco, Mazateco y Cuicateco (Corechima-Fipi) que dirige Juan Rojas Morales, mantiene tomada las instalaciones de la Casa del Pueblo, en exigencia a una serie de “acuerdos” firmados con el presidente municipal de Ojitlán, Porfirio Ortiz Córdoba, que le aseguraron los votos necesarios para obtener el triunfo.

Por su parte, 6 de 10 concejales que integran el cabildo municipal se deslindaron de los acuerdos que reclama la organización hacia el gobierno municipal.

En conferencia de prensa, Agripina Ortega, Síndica Hacendaria, aseguró que una fracción de los concejales de los Partidos Acción Nacional (PAN), Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y Movimiento Ciudadano (MC) desconocían sobre los acuerdos exhibidos por la organización indígena que también son militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y descartaron estar detrás de estas movilizaciones.
“En torno a la situación, nosotros como cabildo desconocemos el convenio, sabemos que ese compromiso se hizo antes de la campaña pero sólo entre el presidente municipal y quien fue dirigente del Acción Nacional en su momento en Ojitlán, Noel Ventura”, explicó.
Asimismo, Georgina Aguilar Ramírez, Síndica Procuradora, explicó que el conflicto interno es origen de la postura que ha tomado el primer edil, porque desde el inicio de su gestión ha tomado decisiones de manera unilateral, sin convocar a sesiones de cabildo para discutir y aprobar la manera de llevar esta administración.

Pese al conflicto interno en el cabildo y  el secuestro del palacio municipal, el presidente Porfirio Ortiz negó que se tengan acuerdos “millonarios”, con Corechima-Fipi.

En entrevista colectiva aseguró que no existen acuerdos de entregar a la organización un millón de pesos de forma mensual como se ha difundido, más bien sería de forma anual la gestión de proyectos productivos que alcancen un monto por esa cantidad.

Aseguró que, al contrario, cumplió porque dos concejales de su administración entraron en la planilla representando a la organización indígena.

Asimismo, respecto a las acusaciones realizadas por las Síndicas Hacendaria y Procuradora, así como las regidoras de Seguridad Pública y de Salud, respecto a la falta de trasparencia en la administración pública, negó los hechos y señaló que integrantes del cabildo sí son informados de todo lo que acontece.

Por último, el concejal de extracción panista aseguró que pese al conflicto interno que existe entre regidores y aunque las instalaciones se encuentran tomadas desde el pasado lunes por lo que no hay servicios a favor de la ciudadanía, existe gobernabilidad en esa municipalidad.

 

Comentarios