Por Horacio Corro Espinosa

No cabe duda que cuando la corrupción es bastante, puede compartirse un poquito de ella para vivir holgadamente a costa de lo que sea.

Es el caso de Marcos Garcés Díaz, quien funge como Secretario general del Sindicato de la Sección 19 de Sedesol, Oaxaca.

Esta persona, desde que conoció a María Eugenia Dávalos González, Presidenta Ejecutiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), cambió completamente su vida.

Eugenia Dávalos y Arnulfo Ruiz Pérez, secretario de Organización, Acción Política y Actas del mismo sindicato, le confeccionaron al Secretario General del Sindicato Oaxaca una “licencia”, lo que le permite cobrar sin presentarse a las oficinas, porque -según- se dedica a hacer trabajos sindicales cuando en realidad no vive en Oaxaca y, además, con esa licencia cobra en otras instituciones.

La autorización que le inventó la líder sindical nacional dice que es un permiso temporal con base en el artículo 169 de sus estatutos, cuando dentro de los estatutos no existen los permisos temporales. Existen, sí, las ausencias y las licencias. Una licencia es sin goce de sueldo; pero el sindicato nacional, de manera arbitraria, le otorga a Marcos Garcés un permiso bajo una figura inexistente.

Con este permiso tramposo expedido por la líder nacional, este señor, sin trabajar, se le sigue pagando en Oaxaca, y además, ocupa un cargo similar al de un subdelegado administrativo en Liconsa, pero en San Luis Potosí.

El permiso tramposo le permite tener dos cargos y dos sueldos. Y por si fuera poco, Marcos Garcés Díaz está dado de alta en el ISSSTE Oaxaca, y también dado de alta en el IMSS de San Luis Potosí.

Como los trabajadores sindicalizados de Sedesol Oaxaca ya presentaron su queja ante Liconsa por esa situación, Liconsa argumenta que no tienen ningún problema con el susodicho porque lo tiene registrado como un trabajador más.

Respecto a este tema, el Órgano Interno de Control de Sedesol Oaxaca no dice nada. Desde noviembre del año pasado ha guardado un completo silencio en el tema y eso hace suponer a los sindicalizados que también está en complicidad con la líder nacional.

La líder nacional, Eugenia Dávalos, ya avisó que estará en dos semanas más en Oaxaca para ratificar en el cargo a quien en este momento está como encargado del espacio que dejó Marcos Garcés.

Con este desplante, dicen los sindicalizados, parece que esta mujer viene a un pueblo en plan de conquista donde le será fácil gobernarlos y gritarles.

El sindicato de Sedesol es bastante importante, pues varios de sus líderes han salido de ahí como diputados al Congreso Federal y uno de ellos fue senador de la República.

Es probable que la líder nacional del sindicato tenga planes para el oaxaqueño Marcos Garcés Díaz, y puede que cuajen esos propósitos si el Delegado de Sedesol en Oaxaca, Martín de Jesús Vásquez Villanueva, y el Director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, no dicen nada de ese trabajador que goza de un permiso patito.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro [email protected]