Foto de archivo.

Jaime GUERRERO

OAXACA, (página3.mx).- Integrantes del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Territorio Chimalapa (CNDCTCH) denunciaron que la noche del pasado viernes fueron atacados con armas de fuego comuneros del paraje “El patio” que pertenecen a la congregación “Nuevo San Andrés” que pertenece a Santa María Chimalapa, cuyo saldo fue de cuatro heridos y seis comuneros que aún continúan desaparecidos.

El presidente municipal de Santa María Chimalapa, Víctor Zárate, confirmó los hechos y señaló que la noche del viernes fue atacada toda la congregación, la cual está ubicada en la porción oriental del territorio comunal de Santa María, cerca de las comunidades de Nuevo San Juan y Río Frío).

“Fue atacada por aproximadamente por 70 hombres armados con machetes y armas de fuego, provenientes del estado de Chiapas, con un saldo hasta el momento de 4 heridos y 6 comuneros desaparecidos”, explicó.

De su lado, el coordinador del CNDCTCH, Luis Bustamante Valencia, advirtió sobre esta amenaza desde el 12 de octubre del 2014 ante la aparición de un grupo de corte paramilitar, denominado el “ejército chamula”, en el límite del territorio comunal de Santa María Chimalapa, al parecer bajo las órdenes de un pseudo ecologista llamado Carmen Ariel Gómez Jiménez, supuesto propietario del predio denominado “Los Ocotones”.

Este grupo, con apoyo de autoridades ambientales, principalmente de las comisiones Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Nacional Forestal (Conafor), ha construido un proyecto de supuesto ecoturismo, asentó.

Destacó que comuneros de las congregaciones de Chocomanatlán, Nuevo San Juan, Pilar Espinoza y Río Frío, han denunciado a ese grupo paramilitar y reportado como dirigentes a Miguel López López y Antonio Jiménez Luna o Rubén Jiménez Luna, identificados como trabajadores de Gómez Jiménez.

Mencionó que el grupo paramilitar invadió recientemente el rancho El Tule, ubicado en el municipio de Cintalapa, desalojando a balazos a los ocupantes y causando la muerte de una persona.

Bustamante Valencia dijo que la agresión en Nuevo San Andrés dejó un saldo de cuatro heridos, uno de ellos en situación grave, y además seis comuneros desaparecidos.

En tanto, autoridades de justicia señalaron que dos de los agredidos son de gravedad, los cuales corresponden a los nombres de Apples Ruiz Núñez, de 22 años, lesionado con un machete en diferentes partes del cuerpo y fue trasladado al hospital civil de Tuxtla Gutiérrez Chiapas.

También, Lorenzo Gómez Gómez de 30 años de edad, lesionado por fuertes golpes en diferentes partes del cuerpo y fue trasladado al hospital regional de Cintalapa, Chiapas, los otros sietes solo lesiones leves.

La congregación de Nuevo San Andrés está integrada por indígenas tzotziles, quienes fueron llevados a través de engaños por el gobierno de Chiapas; sin embargo, al saber que se encontraban en territorio comunal Chimalapa solicitaron su reconocimiento como comuneros, por lo que están reconocidos como Congregación comunal por la Asamblea de Santa María Chimalapa.

A través de una misiva, integrantes del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas recordaron que desde hace dos años emitieron un documento donde informaron a las autoridades la amenaza a este territorio de parte de grupos paramilitares denominado “Ejército Chamula”.

“El Ejército Chamula al parecer es liderado por el pseudo ecologista llamado Carmen Ariel Gómez Jiménez, presunto propietario del predio “Los Ocotones”, quien impulsó en esa zona -con el aval de las autoridades de Conafor y Conanp- un proyecto ecoturístico”, indicaron.

Además, señalaron que recientemente los comuneros de las congregaciones de Chocomanatlán, Nuevo San Juan, Pilar Espinoza y Río Frío emitieron un comunicado donde  señalan que se encuentran en alerta roja, pues los integrantes de dicho grupo de guardias blancas, armados con escopetas y armas de alto poder se han asentado en el paraje denominado “Nuevo San Andrés” y el rancho “El Tule” y están encabezados por Miguel López López y Antonio Jiménez Luna o Rubén Jiménez Luna, identificados como trabajadores de Gómez Jiménez.

“Exigimos una atención en esta congregación,  los comuneros son indígenas se dedican al campo y a conservar la selva, no es posible que ahora los ataquen por ordenes de un pseudo ecologista que tiene el aval de las autoridades para hacer y deshacer esas tierras que son reserva ecológica”, expresaron.

Comentarios