Francisca Adela Hernández |  Fotos: Abraham Matías | AGENCIA JM

Jueves 16 de marzo de 2017 Villa de Mitla.- Mitla es una tierra Zapoteca caracterizada por su Zona Arqueológica y artesanías, como los textiles y el mezcal  que  en un 80% son la actividad  económica de la comunidad; sin embargo actualmente se ha perdido la práctica de algunas de las actividades artesanales que le dieron gran auge a este pueblo mágico.

Con la finalidad de recuperar estas prácticas tradicionales el Ayuntamiento en coordinación con la regiduría de Educación a través  de la Casa de la Cultura “Yeal Naa Zac” que en su lengua materna significa “Nuestro Tesoro” han abierto los talleres de telar de cintura, tejido con aguja de gancho, escultura en piedra,  zapoteco e inglés, danza folklórica, pintura, dibujo, repujado, grabado y guitarra acústica; con una cuota de recuperación que va de los 50 a 250 pesos que serán utilizados en material en esta primer faceta.

Abelardo Ruiz Acevedo, presidente municipal de Mitla indicó que estos talleres para esta administración  son  fundamentales, porque es un medio por el cual se tratara de rescatar la elaboración de artesanías ancestrales,  “nuestro municipio sustenta ciertos reconocimientos, los cuales fueron logrados en gran parte por la cultura que nosotros representamos”, explicó el edil.

Ruiz Acevedo destacó que Mitla actualmente cuenta con la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad, en la modalidad de paisaje cultural; por una serie de cuevas que se encuentran en un área de 5 mil hectáreas.

El Edil municipal mencionó que Mitla tiene el nombramiento de “Pueblo Mágico”, por lo cual sostuvo que su principal objetivo es desarrollar actividades que fomenten el turismo.

Al interrogarle acerca de las actividades que implementará, el munícipe mencionó la promoción el museo como sede de eventos culturales, así como su reapertura (porque) “no es posible que teniendo 43 mil piezas en acervo cultural, nuestro museo permanezca  cerrado desde hace más de 20 años; este 19 de marzo tenemos programado llevar acabo el equinoccio de primavera “Tiempo de renovar tu energía”, y se realizará una feria artesanal y cultural,  todo con la finalidad de atraer el turismo a Mitla.

Indicó que ante la probable deportación de sus paisanos mitleños, las actividades antes mencionadas pueden generar fuentes de trabajo y a su vez una derrama económica para la comunidad.

El presidente municipal informo que al año alrededor de 120 mil personas visitan la comunidad de Mitla, con una estancia  de 40 minutos a una hora como tiempo máximo, por lo que considera que “necesitamos implementar más actividades para que el turista permanezca más tiempo en nuestra comunidad”, y a veces el turista decide irse porque la mayoría no cuenta con dinero en efectivo para consumir,  por esa razón en este año gracias al apoyo de Banorte se colocó un cajero en el mercado de artesanías, que próximamente estará en servicio.

Sin recursos para la cultura

Por su parte Mayra Antonio Santiago, directora de la Casa de la Cultura, indicó que no existe una partida exacta en cuanto al presupuesto asignado a la cultura, “todo esto es por proyectos que se meten a la Secretaría de Cultura y al esfuerzo de los coordinadores de nuestra Casa de la Cultura”, asimismo refirió que a los profesores que impartirán los cursos en los distintos talleres, solo se les proporcionará  un pago significativo, “no contamos con presupuesto fijo para la cultura y eso es a nivel estatal”.

La directora sostuvo que la tecnología ha desplazado en gran parte a las artesanías, así como a la lengua materna, “muchas de las personas ya han dejado de realizar el tejido con aguja de gancho, el telar de cintura, la escultura  en piedra, así como la práctica de su lengua materna; la vida es en sí es una cultura”, sin dejar de recalcar que solo una persona originaria de Mitla se dedica a la escultura en piedra, 5 al telar de cintura, y no existe un registro de las personas que se dediquen al tejido con aguja de gancho, como las actividades artesanales más antiguas.

Orgullo e identidad

Rubí Verónica  Juárez García, regidora de Educación, otra de las responsables de esta actividad sostuvo que la cultura es muy importante y por lo mismo se le está dando empoderamiento para que el mitleño se sienta orgulloso e identificado.

La regidora indicó que desde el principio de la administración se sentaron en una mesa de trabajo para definir el plan anual de la Casa de la Cultura, en la cual se acordó trabajar bajo 5 ejes, los cuales son el Zapoteco, la vestimenta que nos identifica como mitleños; rescatar el tejido con aguja de gancho “ya que nadie se había dado a la tarea de darle importancia, a pesar de que muchas de nuestras madres nos sacaron adelante con esta labor”.

Cabe mencionar que para apoyar todas estas actividades culturales, el edil de la comunidad comentó que del Ramo 4 se contará con aproximadamente  200 mil pesos anuales, así como el apoyo de asociaciones civiles, grupos sociales y otras dependencias no gubernamentales que sumarán esfuerzos para impulsar el área cultural en esta zona turística.

Actividades artesanales más antiguas

Originario de la Villa de Mitla Roberto Méndez Santiago es la única persona que se dedica a trabajar la escultura en piedra de cantera, con 60 años de experiencia que lo respaldan, él será el profesor  en este rubro en la Casa de la Cultura.

¿Desde cuándo ejerce está actividad?, se le pregunto y respondió que desde que tenía doce años, ahora tiene 72 y ya lleva 60 años trabajando en esto. Dijo que su papá le enseñó a trabajar  la piedra, y a él  Don Apolinar.

Sus principales herramientas y materiales son la  piedra de cantera, cincel, marro, escuadra, regla y barreta. “Anteriormente mi padre hizo esculturas, aun conservó un ‘Benito Juárez’ de recuerdo, yo solo hago piedras para molinos de maguey”.

Se le preguntó cuánto pesa una piedra de molino de maguey, y comentó que depende de la medida que el cliente pida, si es de 1.30m pesa más de una tonelada y media, ya si es de 1.15m o 1.20m pesa como una tonelada; y ya la piedra rústica  sin labrar pesa como unas 2 toneladas y media.

Del tiempo que se demora en labrar una piedra para molino y su costo, dijo que dependiendo de la exigencia del cliente trabaja 12 horas, de 6 de la mañana a 6 de la tarde y lo entrega entre 3 o 4 semanas, porque todo es a mano y cuesta aproximadamente 10mil pesos, dependiendo del tamaño. Sus trabajos los vende principalmente a Matatlán, Miahuatlán, Guila, San Dionisio, San Juan del Río, “hasta ya mandé una a México”.

Para Méndez Santiago está actividad ayudó en su momento a sacar adelante a su familia y a pesar de los riesgos que implica “me he lastimado las manos, los ojos, los pies” y debido a que la vista ya no lo acompaña ya no realiza esculturas; sin embargo está dispuesto a enseñarle  a los niños, jóvenes y a todo aquel que le interese está labor, “voy a enseñarles con paciencia y decirles  que trabajen duro y con el alma”.

El curso de telar de cintura

Con 50 años de experiencia, Antonino Sosa García será uno de los encargados de impartir el curso de telar de cintura, actividad que empezó a los 12 años, hoy tiene 62 y ya lleva 50 años trabajando como artesano en el telar, aprendido de sus padres y abuelos.

Las principales prendas que elabora son rebozos, centros de mesas  y bufandas, en las que invierte por lo general 8 horas, “pero si trabajo todo el día” un rebozo está en 5 días, una bufanda en dos días, al igual que el centro de mesa, porque estos no llevan empuntado como el rebozo.

Dependiendo del material y del tamaño de la prenda, el costo de los rebozos es de 2 mil a 3 mil pesos, bufandas y centros de mesa cuestan entre mil y 2 mil pesos, dependiendo del tipo de algodón que se utilice en esta actividad que le gusta, “porque puedo hacerlo en casa, disfrutando con la familia”.

Ante esta esta actividad artesanal que se está perdiendo en Mitla, el artesano pide a los padres de familia que apoyen y motiven a sus hijos a que aprendan, ya que forma parte de la cultura del pueblo.

“Las Canasteras”

Desde sus 14 años de edad,  Severa Velasco Hernández como parte de sus tradiciones artesanales se ha dedicado a elaborar el tejido con aguja de gancho, ella pertenece al grupo conocido como “Las Canasteras” que venden sus productos a un costado de la Zona Arqueológica de la comunidad, y ahora será la encargada de los cursos de tejido que se darán en la Casa de la Cultura.

“Desde los 14 años empecé haciendo florecitas que mi mamá ocupaba para hacer blusas, y ya tiene 35 años que me dedico a trabajar el tejido, haciendo blusas, batitas, carpetitas (de todos los tamaños), porta-vasos y bordes de algunas prendas de manta y rebozos”, recordó Severa, mostrando sus principales herramientas y materiales, aguja de gancho del número 8 e hilo crochet del número 20.

Depende del tamaño y la figura que lleve la blusa, el precio de cada prenda va de los 350 a 450 pesos,  la media docena de porta-vasos 60 pesos, y dependiendo del tamaño de la prenda  varía el precio. Para elaborar una blusa tarda aproximadamente un mes; una media docena de carpetitas  chicas, 3 días; carpetitas medianas una semana; y una carpeta grande 2 días, en horario de 11am a 6pm, “en el tiempo que vengo a ofrecer mis productos en el andador turístico, pero cuando tengo encargos  hasta por las noches trabajo en la casa”.

A sus 60 años, la señora Severa continúa ofreciendo sus productos al turista que visita su pueblo, junto con sus 22 compañeras que conforman el grupo de “Las Canasteras” y se siente orgullosa de ser seleccionada para dar clases de tejido en la Casa de la Cultura. “Es bonito que le enseñemos a nuestros hijos y nietos está tradición, porque  ya en este tiempo la industria china imita nuestro arte”, a la vez invita a la sociedad en general a que no demeriten este trabajo.

Comentarios