Jaime GUERRERO

OAXACA, (página3.mx).- Dos semanas de polémica, fuego cruzado, reproches y señalamientos viscerales enmarcaron la disputa del edil capitalino, José Antonio Hernández Fraguas, y su antecesor en el cargo, Javier Villacaña Jiménez, actual secretario de Administración.
Este jueves, ante el Secretario General de Gobierno, Alejandro Avilés Álvarez, los dos priistas se sentaron a fumar la pipa de la paz en medio de una machaca con huevo, entomatadas con tasajo y huevos con jamón.
El encuentro privado en el hotel Los Laureles, a  fue el sitio donde pactaron civilidad política.
“No fue un juego de vencidas”, afirmó, tras la reunión el actual munícipe que días antes lanzó una serie de dardos políticos y mediáticos que llegaron hasta propalaciones de malversación de recursos.
Villacaña Jiménez devolvió con posicionamientos políticos. La disputa se extendió hasta la elección de agentes municipales del municipio capitalino, que por falta de oficio político de los asesores de Hernández Fraguas y el director de Gobierno Capitalino, Pablo Calderón, grupos antagónicos provocaron caos urbano en la capital, particularmente la elección en San Martín Mexicapan y Santa Rosa Panzacola.
Al término de la sesión de cabildo de éste jueves, Hernández Fraguas se refirió al encuentro con Villacaña Jiménez, mediado por el polémico Avilés Álvarez y, de paso, aseguró que su administración está mediando en la conflictividad electoral de las autoridades auxiliares.
“Se está mediando. Se está avanzando, el problema es que hay dos puntos de vista encontrados. Un grupo importante se maneja en un sentido y otro grupo similar se maneja en otro. Pero esperemos a ver qué resuelve la Comisión Plural de Agencias y Colonias (encabezada por la regidora, Cora García Bretón)”, apuntó.
Hernández Fraguas concedió que las elecciones de agentes, generan pasión. No obstante, refirió que ya tomó protesta a 12 agentes de Policía y municipales. Solo está pendiente la elección de Agente de Santa Rosa.
Aún cuando en los hechos sucede lo contrario, afirmó que los partidos tienen prohibido participar en el proceso electivo.
Y ante la foto que circuló Avilés Álvarez en la red social Twitter, confirmó el encuentro privado con Villacaña Jiménez.
“Tuvimos una reunión en la mañana para comentar algunos temas que tienen que ver con éstos dichos que lo que pretenden es amarrar navajas (…) y ustedes ya vieron la foto. Estamos en buena lid”, aseguró pese a que en declaraciones pasadas ha exhibido sarcasmo e ironía hacia el actual funcionario estatal.
¿Qué acordó con Villacaña?, se le inquirió.
“No fue un acuerdo. Es una plática informal. Es un buen desayuno”, atajó y para congraciarse soltó: “una buenas entomatadas con tasajo. Creo que él pidió machaca con huevo. Eso fue lo importante, compartimos un desayuno agradable, en compañía del señor Secretario General de Gobierno, Alejandro Avilés”.
¿Quién ganó de éste juego de vencidas?
“No fue un juego de vencidas. Así son las cosas. Quien no esté acostumbrado y, sobre todo, preparado para entender éstas condiciones (choques políticos) no debería dedicarse a esto”, atajó.
Hernández Fraguas, político de la llamada “vallistocracia”, se dijo preparado para eso y con la suficiente madurez.
“Lo que sí les puedo decir es que no compro pleito con nadie, absolutamente con nadie. No soy hombre de pleitos …y tranquilo, a gusto, contento, trabajando”, matizó el ex diputado federal, local y ex funcionario identificado con la administración del ex gobernador Diódoro Carrasco Altamirano.
Y frente a las críticas a su administración por el caos urbano que generó la elección de autoridades auxiliares, atinó a decir que es una pena que las manifestaciones y la libre manifestación violenten y rebasen los permitido por la ley, con bloqueos a las calles.
“El derecho de manifestaciones no puede estar por encima del derecho al trabajo, a la vida, a la salud y libre circulación”, apuntó, tras los sendos bloqueos que protagonizaron grupos antagónicos que se disputan el poder en las agencias municipales.
De la autoría de éstas, evitó polemizar.
Por lo pronto, tras dos semanas de polémica, fuego cruzado, reproches, señalamientos viscerales que enmarcaron la disputa del edil capitalino y su antecesor en el cargo, en medio de una machaca con huevo, entomatadas con tasajo y huevos con jamón, fumaron la pipa de la paz.
En tanto, la Secretaría General de Gobierno confía en que el equipo de Hernández Fraguas, ofrezca mayor civilidad y eficacia para no abonar a la convulsión social y confrontación política-mediática en la capital.

Comentarios