OAXACA.- En algunos sectores de la alta sociedad oaxaqueña corre insistente un rumor dicho con gran enojo, coraje e indignación.

Y no es para menos, pues aunque se trate de algo de la vida privada, los hechos manifiestan que para gozar de esa nueva vida el costo fue pagado por toda la sociedad oaxaqueña.
Se dice que el ex titular de la Secretaría de Administración, Alberto Vargas Varela, está gozando de un nuevo “nidito de amor” en una lujosa zona de España, donde adquirió una nueva propiedad.
Y no solo él, pues también se comenta que su “prosperidad” le ha permitido compartir esa bonanza con su hija mayor, a quien le compró “un departamentito” en una de las zonas residenciales exclusivas de París, consideradas, por cierto, una de las ciudades más caras del mundo.
La pregunta que corre entre la alta sociedad es ¿Qué fórmula mágica emplearon algunos ex funcionarios del gabinete Gabinista que en solo seis años lograron amasar grandes fortunas que hoy les permite vivir en el extranjero con grandes comodidades?
Y si eso se preguntan entre quienes tienen poder económico, ¿qué explicación pueden tener las personas que trabajan más de 10 horas diarias ganando solo para sobrevivir?
Con esto, solo podemos recordar estos refranes:
“Manuel, Manuel, no tienes abejas y vendes miel”, “Año de Hidalgo, pendejo el que deje algo”.