Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).- La crisis del PRD no es reciente y para superarla debe trascender la sumisión a los liderazgos caudillistas, la política de corrientes y discutir nuevamente una refundación necesaria para regresar a los principios y reglas básicas de un partido de izquierda: identidad, desarrollo ideológico, democracia interna y ética en la práctica política.

Al señalar lo anterior, el diputado federal del Sol Azteca, Sergio López Sánchez, cuestionó que la posición ventajosa y pragmática que han tomado algunos legisladores en el Senado y en la Cámara de Diputados; “de apoyar a Morena o dirigir a otro instituto político en el Estado, sin renunciar al Grupo Parlamentario del PRD, poco abona a la causa de la transformación que requiere México con una sociedad cada vez más informada y crítica”.

De cara a las elecciones presidenciales del 2018, reiteró que México atraviesa por una profunda crisis económica, social y política, “con características de las que no tenemos precedentes en nuestra historia reciente”.

La sociedad, indicó, no había sido testigo de un saqueo de igual magnitud como el que se ha visto en ex gobernadores y funcionarios estatales reciente, tampoco a un presidente de la República con el mayor descredito y desconfianza por parte de la sociedad.

En su análisis, destacó que no existía una amenaza tan real a los intereses nacionales representada en el advenimiento del populismo de derecha en Estados Unidos y que tiene al grupo en el gobierno mexicano paralizado y sin plan de respuesta.

Esa gran crisis, pronosticó que lleva a un escenario en el que la alternancia del partido en el poder es prácticamente inminente.

No obstante, señaló que lo paradójico es que la mala administración de Peña Nieto también se conjunta con la constante crisis del PRD “y ambas situaciones las ha sabido capitalizar bien Andrés Manuel (López Obrador) para posicionar a Morena, partido que ha crecido en preferencia electoral y espacios”.

Ese escenario que pone por un lado, un gobierno con reformas que no terminan de funcionar y por el otro, el posicionamiento de López Obrador como candidato anti-sistema que ha venido capitalizando el descontento, indicó que ha provocado un importante número de renuncias al interior del PRD, siendo las más significativas las de Senadores y Diputados Federales.

López Sánchez, pidió identificar que el conjunto de simpatizantes de izquierda en el país no supera el tercio histórico y con éste es imposible generar una nueva mayoría.

Llamó entonces, a superar la disputa entre PRD y Morena sobre ese tercio del electorado y ver más allá de las próximas elecciones, “(porque) se trata de aprovechar la coyuntura para articular una gran mayoría progresista que no sólo promueva la alternancia sino la transformación profunda de nuestras instituciones”.

Para hacerlo, planteó promover un gran frente opositor y de izquierda, desde la congruencia y no desde el oportunismo.

“Quienes desde el PRD le apostamos a la conformación de un gran frente opositor que contribuya a transformar nuestro país, promoveremos este debate al interior de nuestros grupos de opinión y de cara a los órganos estatutarios, de manera democrática y libre. Llegó el momento de debatir lo que hoy conviene al PRD, a la Izquierda, a los mexicanos”, apeló.