Foto de archivo.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Indígenas tzotziles de Santa María Chimalapa solicitaron a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) emita medidas cautelares a su favor ante la amenaza de un nuevo ataque armado de un grupo paramilitar autodenominado “Ejército Chamula”.

En la solicitud le recordaron que el pasado 24 de febrero, comuneros de la Congregación Nuevo San Andrés, ubicada en la porción oriental del territorio de Santa María Chimalapa, fue atacada por aproximadamente 70 hombres, armados con machetes y armas de fuego, provenientes del estado de Chiapas, con un saldo final de 4 heridos y 6 desaparecidos.

Uno de los heridos se encuentra internado en un hospital de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde se reporta con un estado de salud grave, mientras que los seis comuneros desaparecidos aparecieron dos días después, de los cuales tres fueron brutalmente golpeados.

Cabe señalar que la pequeña congregación de Nuevo San Andrés está integrada por indígenas tzotziles, quienes fueron llevados allá con engaños por parte del gobierno de Chiapas, cuya mayoría, al conocer que estaban en territorio comunal chimalapa, solicitaron respetuosamente su ingreso como comuneros, siendo reconocidos como Congregación comunal por la Asamblea de Santa María.

Mientras que un grupo minoritario, encabezado por  Miguel López López y Antonio Jiménez Luna ó Rubén Jiménez Luna, se convirtieron en guardias blancas al servicio del ranchero Carmen Ariel Gómez Jiménez, supuesto propietario del vecino predio denominado “Los Ocotones”, donde con apoyo de autoridades ambientales (Conanp-Conafor) y del gobierno de Chiapas, ha construido un proyecto de supuesto “ecoturismo”.

Acusaron que el cacique chiapaneco además conformó desde 2014, un grupo de corte paramilitar autodenominado “Ejército Chamula”, cometiendo en ese año diversos delitos, incluyendo homicidio y despojo.

Luego de dos años de permanecer encarcelados en el estado de Chiapas, por los delitos de Homicidio y Delincuencia Organizada, Miguel López López y Antonio Jiménez Luna ó Rubén Jiménez Luna, fueron inexplicablemente liberados, regresando a la zona limítrofe de los Chimalapas, reorganizando su grupo de pistoleros para perpetrar el ataque armado contra comuneros chimalapas de Nuevo San Andrés, ocurrido el pasado 24 de febrero.

Los integrantes del Comité Nacional para la Defensa de los Chimalapas informaron que los comuneros agredidos se presentaron ante la Fiscalía de Zanatepec, Oaxaca, e interpusieron la demanda penal 868/ZAN/2017 en contra de los presuntos integrantes del Ejército Chamula por los delitos de tentativa de homicidio, lesiones calificadas, secuestro, disparos de arma de fuego, ataque peligroso y asociación delictuosa.

Entre los que se mencionan a Miguel López López, Antonio Jiménez Luna, Manuel López López, Domingo Gómez,  Antonio López Pérez, Eliseo López López, Mariano Gómez Gómez, Efraín Ruiz Hernández, Marcos Ruiz Hernández, Jeremías Ruiz Hernández, Reynaldo García Montejo, Andrés López López, Jorge Toledo Mazariego ( a) el costeño) y Pablo Portillo Ángel.

Cuando regresaban de presentar la demanda penal, al pasar por Cintalapa, Chiapas, (localidad de donde parte el camino de acceso a su congregación comunal) los comuneros de Nuevo San Andrés, fueron nuevamente hostigados y amenazados con que “este jueves por la noche o a más tardar, el viernes, entrarán armados con su Ejército Chamula, a arrasar el poblado chimalapa de Nuevo San Andrés”.

 Ante ese temor, solicitaron de manera urgente, se le otorgue a toda la población medidas cautelares que resguarden y garanticen su seguridad, su integridad y su vida.

Y en particular, solicitaron que dichas medidas les sean otorgadas de inmediato a los comuneros Andrés Gómez López, Agustín Ruíz Hernández, Salomón Hernández Hernández, Samuel Díaz Hernández, José Ignacio Gómez Díaz, Abner Ruiz Núñez y Lorenzo Gómez Gómez, quienes se encuentran en mayor vulnerabilidad.

Comentarios