MATHIEU TOURLIERE/PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) removió hoy a Carlos Antonio Díaz Escárraga Aguirre de su cargo como subsecretario de Desarrollo Social en Oaxaca, dos días después que, en estado de ebriedad y al volante de su camioneta de lujo, el hijo del político priista Heliodoro Díaz Escárraga chocó con un taxi, embistió una pareja en bicicleta y se estampó en un taller mecánico.

Así, por segunda ocasión en poco más de dos años, el hombre –que las redes sociales apodaron #LordBorracho– perdió un empleo federal en la Sedesol debido a escándalos.

En diciembre de 2014, tuvo que renunciar a la subdirección de Liconsa en Oaxaca porque su padre –entonces coordinador de delegaciones de la Zona Sur del Infonavit– presumió en redes sociales que le había regalado un Porsche, cuyo valor rodeaba el millón 440 mil pesos.

Ante el escándalo, Heliodoro Díaz Escárraga –el padre de Díaz Escárraga Aguirre– aseveró que se trataba de una broma y posteriormente renunció.

El político oaxaqueño, expresidente del PRI en esa entidad y expresidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, fue secretario general del gobierno de Oaxaca durante el mandato de Ulises Ruiz Ortiz.

En un comunicado, la Sedesol refrendó su compromiso a que “la conducta que debe caracterizar a los servidores públicos (esté) siempre apegada al respeto de los lineamientos éticos y normativos que rigen esta dependencia”.

Tanto la delegación de la Sedesol como la gerencia del programa de abastecimiento de leche Liconsa en Oaxaca están controladas por personajes vinculados con la administración de Ulises Ruiz: el gerente de Liconsa es Juan José Galguerra García, expresidente municipal priista de San Pedro Pochutla, mientras la delegación de la Sedesol está en las manos del exdiputado federal priista Martín de Jesús Vásquez Villanueva.

El propio director general de Liconsa es el político oaxaqueño Héctor Pablo Ramírez Puga, quien fungió como jefe de prensa de Ulises Ruiz.

Comentarios