Eduardo CONTRERAS / Corresponsal
CUENCA DEL PAPALOAPAN, Oax,. (pagina3.mx).- El municipio de San Lucas Ojitlán atraviesa una grave crisis en materia de salud, la unidad médica suspendió definitivamente sus labores; urgencias, medicina preventiva, servicios de vacunación y atención a enfermedades crónicas, situación que constituiría un evidente delito.

Porfirio Ortiz Córdoba, presidente municipal de San Lucas Ojitlán declaró que se trata de “un problema mayúsculo, no es menor, muy delicado y grave, donde incluso si nos pusiéramos a revisar los artículos de la constitución se trata de un delito, porque están cerrando un área de urgencias, y Artículo Cuarto nos dice que todo mexicano tiene derecho a la salud”.

Denunció que el Centro de Salud al estar cerrado provoca un serio conflicto, principalmente con la ciudadanía que es quien recibe la atención porque ahora tiene que pagar todos los servicios que ellos requieren.

“Nosotros hemos pedido a las autoridades de salud para que meta la mano fuerte en este problema para que cuanto antes se pueda destrabar y continúen las actividades en el centro de salud”, abundó.

El edil calculó que entre 120 y 140 consultas diarias son las que se pierden con estas condiciones, y que no son atendidas por el personal médico de esa unidad, aparte de que se aplican vacunas, no hay medicina preventiva ni se atiende a las enfermedades crónicas degenerativos como la hipertensión arterial y diabetes.

“Ya hablamos con el gobernador y solicitamos directamente a la Secretaría de Salud, que de inmediato se realicen las actividades que se deban hacer para solventar ese problema”, dijo

Ostentó que el Ayuntamiento invitó a los trabajadores de salud a una reunión que tuvieron de Consejo Municipal, donde las 61 autoridades auxiliares querían hablar con los responsables del centro de salud y con la parte sindical, pero no se tuvo la oportunidad de hablar.

Por el momento, la autoridad municipal realiza lo que está dentro de su competencia, realiza de manera temporal consultas en el DIF municipal, donde se tienen dos doctores que atienden a un promedio de 75 u 80 consultas diarias, que representa una carga muy pesada para el municipio sobre todo al comprar los medicamentos porque es muy costoso.

“Se atiende la consulta externa, pero al final, si hay un herido, una emergencia o fractura, no se tienen la capacidad suficiente, no la de conocimientos pero sí la de infraestructura y equipos para resolverlo”, finalizó.

Comentarios