Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Después de 35 días de agonía, falleció la joven Jennifer Antonio Carrillo, quien tenía el 70 por ciento de su cuerpo con quemaduras de tercer grado ocasionadas por su esposo Edgardo Romero Álvarez que la roció de gasolina y le prendió fuego para arrebatarle a su menor hijo.

Con esta muerte suman 31 feminicidios en el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa donde prevalece una indiferencia total porque no hay cuentas claras ni de parte de la Fiscalía General ni de la Fiscal Especializada en Delitos contra la Mujer por razón de Género, Rosario Villalobos, afirmó una de las dirigentes de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Ana María Hernández Cárdenas.
“Estamos cada vez mas de la chingada porque me parece que el caso de Jennifer cimbra porque es una escalada en las formas de violencia feminicida. No se había visto este tipo de violencia, es como si ocurriera en países musulmanes. Lo preocupante es que la diversificación de las violencias va en aumento”, puntualizó.
Ante la muerte dolorosa de Jennifer dejó varias preguntas al aire: ¿dónde están los culpables? Edgardo está prófugo; ¿Qué va a decir la fiscalía?, que se ha girado la orden de aprehensión; ¿Qué hace el juez? Y ¿dónde está el niño de tres años que fue sustraído de su madre?, ¿Qué dice la autoridad frente a este desenlace dramático?
La madrugada del 27 de febrero, el municipio de Matías Romero amaneció con la noticia de que Romero Álvarez llegó a su domicilio en estado de ebriedad y roció de gasolina a su esposa para luego prenderle fuego.
El feminicida atacó a su cónyuge para supuestamente llevarse a su hijo de tres años rumbo al estado de Veracruz, por lo que la Policía Estatal implementó un operativo en la región del Istmo de Tehuantepec, confirmó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).
Los hechos ocurrieron alrededor de las 5:38 horas de este lunes 27 de febrero en el domicilio ubicado en la calle Plan de Ayala del municipio de Matías Romero Avendaño, cuando Edgardo Romero Álvarez llegó a su casa y convirtió a su mujer en un antorcha humana.
Se presume que Edgardo se encontraba en estado de ebriedad cuando cometió la agresión para luego darse a la fuga a bordo de una camioneta de cabina color blanco, sin batea, con dirección a Xochilapa, Veracruz.
Respecto del estado de salud de la mujer, se informó que presentaba quemaduras en 70% de su cuerpo, razón por la que se encuentra internada en el hospital del IMSS de Matías Romero y luego trasladada el Hospital de Especialidades en la Unidad de Quemados en el puerto de Veracruz donde finalmente falleció este domingo dos de abril a consecuencia de un paro cardiaco.

Comentarios

COMPARTIR