Overweight 12 year old boy measuring himself

TUXTEPEC.- Las palabras obesidad y sobrepeso se han convertido en un sinónimo de infancia, al menos en la región de la Cuenca del Papaloapan donde las estadísticas pasaron de un 3 por ciento a un 23 por ciento en los últimos dos años, lo reconoció Nora Méndez Valera, nutrióloga de la Jurisdicción Sanitaria número tres en Tuxtepec.

“La verdad es que se ha tenido demasiado aumento de problemas con sobrepeso y obesidad en la población”, declaró.

Detalló que durante el desarrollo de la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, cambio el indicador de medida para los niños; cuando anteriormente se valoraba el peso para la edad del infante ahora se valora el peso y la talla, por lo que aumenta más el porcentaje de niños con sobre peso y obesidad.

Precisó que de dos años a la fecha, en la jurisdicción se manejaba que de un promedio de 10 mil niños atendidos, más o menos un dos o tres por ciento tenían obesidad, pero con el nuevo indicador y la problemática de consumo de chatarras, las estadísticas subieron hasta en un 23 por ciento.

Reconoció que el repunte se debe principalmente a las tendencias de los alimentos chatarras que entran a todos lados y que su consumo aumentó considerablemente.

Además sucede que la mujer se debe dedicar al trabajo mientras que el niño consume lo que puede y está a su alcance.

Dijo que en la zona urbana es donde se tiene mayor consumo de productos chatarra, sin embargo, alertó que es en la zona rural, donde antes las personas consumían lo que sembraban, el lugar donde las estadísticas aumentaron más.

Comentarios