Una vista de la parcela afectada.

Diana MANZO/ Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (página3.mx).- Flor S. V. es arrendataria de más de 4 hectáreas de tierras en el parque eólico Bii Stinu, propiedad de la empresa Eólica de Francia (EDF), hace un mes (4 abril) su parcela se contaminó por un derrame que arrojó una turbina por falta de mantenimiento, la empresa no ha querido hacerse responsable; al contrario, por exigir la reparación de daños ha sido amenazada, hostigada y discriminada por directivos.

Flor es joven, tiene apenas 30 años, su relación con EDF comenzó en el 2012 cuando su padre, quien era dueño del terreno murió y le heredó las  tierras, todo marchaba bien hasta hace un mes cuando ocurrió la contaminación de su parcela que hasta la fecha no recibe mantenimiento y limpieza.

“Nunca me avisaron que mi terreno había sido afectado por hidrocarburo, llegué por sorpresa y vi cómo levantaban bolsas negras de este aceite, que además olía muy mal.

“Según el dictamen que hizo la empresa ambiental (Tecóatl) que contrató EDF y señaló que solo una pequeña parte se dañó, pero la realidad es que fueron 40 litros de aceite, por eso exijo que paguen un peritaje de mi confianza, que realmente diga cuántos metros contaminó, pero la empresa se niega y está más preocupada en que su aerogenerador funcione”, recalcó.

A raíz del daño ambiental, la propietaria no ha permitido que la empresa ingrese a su parcela para echar andar el aerogenerador que desde hace un mes está sin funcionar, debido a que se niega a reparar los daños en el subsuelo del terreno, por lo que ha recibido una demanda judicial y también amenazas verbales de los representantes, quienes insisten en ingresar a la fuerza.

Anualmente Flor renta la pastura de su terreno, pero en este año será difícil porque presenta residuos de hidrocarburo, lo cual es un peligro para que el ganado lo consuma, debido a que corre el riesgo de morir.

“Soy una mujer de paz y no me gustan los problemas; sin embargo, esta situación me ha puesto tensa porque ha sobrepasado mis límites, a la empresa no le importa qué ocurra con mi parcela, ellos simplemente quieren que su aerogenerador funcione y listo, me siento tan decepcionada por lo que está pasando”, lamentó.

La afectada dijo que tiene asesoría de una agrupación a nivel nacional, y también en los próximos días llegarán especialistas para hacer la valoración sobre lo que ocurre.

“Tengo miedo que mi terreno deje de producir a causa del aceite, fueron muchos litros y la empresa lo minimiza, lo está dejando a la deriva, por eso es mi denuncia”, dijo.

Flor aún no sabe el desenlace de  su denuncia, pero expresó que arrendar su tierra no ha sido su mejor decisión, al contrario dijo ha sido de decepción.

“Las empresas llegan y te pintan todo bonito con sus representantes, te dicen de los beneficios, pero jamás te explican que una torre puede arrojar aceite y contaminar tu parcela, es triste saber que vienen más proyectos a nuestra zona, por eso les recomiendo a los propietarios que lo piensen dos o tres veces antes de firmar y también lean muy bien sus contratos, me he decepcionado de todo esto”, puntualizó.

Comentarios