Los robos con violencia han lacerado fuertemente la economía de la Mixteca.

NATHALIE GÓMEZ/ Informativo 6y 7

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oax.- Unos 80 millones de pesos -entre mercancía y vehículos robados-, sería la pérdida que se ha tenido en lo que va del 2017 en la región Mixteca por un problema que al parecer, hasta ahora, nadie ha podido -o querido- combatir: La inseguridad en carreteras entre los estados de Puebla y Oaxaca.

El señor José salió de su casa con rumbo a la ciudad de Tehuacán a comprar su mercancía con el dinero que ya había reunido.

Luego de persignarse, emprendió el viaje de esta ciudad hacia el municipio poblano, sobre la carretera federal 125 Huajuapan-Tehuacán, vía de comunicación cada vez más sola por la inseguridad que vive.

Entre el tramo Santiago Chazumba y Zapotitlán Salinas detectó una camioneta blanca con hombres alrededor; lo que temía, se cumplió.

En cuanto lo vieron encendieron una torreta y le marcaron el alto, no había escapatoria, así que detuvo la camioneta en la que traería la mercancía y, armadas, las personas le quitaron el dinero que llevaba consigo.

Habían solicitado el apoyo del ex fiscal general Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, pero no hubo resultados.

En varias ocasiones había insistido a los proveedores que le recibieran el dinero a través de un depósito bancario pero se habían negado, su incertidumbre es saber cómo los hampones sabían que llevaba ese efectivo, supone que los tienen bien identificados.

Este atraco sucedió este año, pero no fue el único. Dos meses después, luego de haberse esforzado para, nuevamente, comprar su mercancía para por dar el sustento a su familia y trabajadores, José acudió a Tehuacán.

Cuando volvía, personas con características similares, en vehículos también parecidos, realizaron las mismas acciones, pero esta vez, con el temor de volver a perder lo que tanto le había costado recabar, prefirió pisar el acelerador de su camioneta.

Así inició una persecución que tuvo como consecuencia, lo que cientos de personas que radican en la región Mixteca han padecido: un asalto violento.

En esta ocasión, el conductor fue obligado a bajar del vehículo, el comando armado le ordenó quitarse la ropa, fue amagado, subido a una de las camionetas que participaban en el atraco y abandonado en medio del monte. De su camión y la mercancía, nada se supo.

Esta es una de tantas experiencias que actualmente tienen azorados a las personas que se dedican al comercio o que tienen empresas en esta región Mixteca. Los giros y nombres de las personas afectadas se omiten por obvias razones.

Hasta cinco asaltos al día

El martes 23 de mayo pasado, en un horario de 8:00 a 21:40 horas, ocurrieron cinco atracos de este tipo, -al menos son los que están reportados oficialmente-, cuyas pérdidas se calculan en un millón y medio de pesos, tan sólo de este día.

Tabiques, láminas, cemento, colchones, ganado, lácteos, refrescos, frutas, legumbres, flores y hasta paletas de hielo, han sido robados en las carreteras que comunican a Puebla y Oaxaca.

Hay proveedores que actualmente se niegan ya a traer mercancía a esta región porque temen ser víctimas de estos delitos o volver a serlo, en el caso de quienes ya han sido afectados.

Y es que de acuerdo con habitantes de esta zona, solamente se encuentra uno de cada 25 camiones de carga de los que son robados –se localizan abandonados, más no se recuperan porque la mayoría no se les confisca a los presuntos responsables–.

De acuerdo con las denuncias presentadas ante la Vicefiscalía y las quejas ante las cámaras empresariales, puede cuantificarse el monto aproximado de las pérdidas, mismo que asciende a 80 millones de pesos.

Dicha cantidad es considerando sólo los reportes de quienes han roto el silencio con respecto a este tema, pues la mayoría prefiere callar debido a que circulan constantemente por estas vías y aseguran que la delincuencia sabe perfectamente quiénes son, qué días y hasta a qué hora realizan sus peligrosos viajes.

Temen que en caso de denunciar, la delincuencia tenga conocimiento de que lo hicieron y la situación empeore específicamente contra ellos, “no sabemos si hay autoridades coludidas, o por qué nadie hace nada contra las personas que operan en esta franja”, condenaron.

Exigen atención

Las y los empresarios de la Mixteca oaxaqueña han solicitado atención urgente a esta problemática en foros estatales, reuniones de seguridad con diversas corporaciones e instancias, en el Consejo de Seguridad Intersectorial que se sostuvo la tercera semana de enero en las instalaciones de la 23ª Compañía de Infantería No Encuadrada (CINE), en Huajuapan.

También lo hicieron en una reunión sostenida con el entonces fiscal general, Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, con la presencia del presidente municipal de Huajuapan, Manuel Martín Aguirre Ramírez; y en otra que se realizó la primera semana de marzo con el diputado local Luis Antonio Ramírez Pineda en la que el legislador prometió darle seguimiento y convocarlos nuevamente en tres semanas, lo cual no ha ocurrido.

Hasta ahora, las autoridades han dicho sí, pero no han dicho cuándo, pese a que en cada reunión se les ha expuesto que los tramos en los que se han suscitado los robos con violencia están perfectamente identificados.

En el caso de la carretera federal 125, se trata del tramo Zapotitlán-Tehuacán, y de la vía 190 Huajuapan-Izúcar de Matamoros. La zona más peligrosa es la que se ubica entre Acatlán de Osorio y donde empieza el estado de Oaxaca.

El modus operandi es similar al descrito líneas arriba, incluyendo el que abandonen a los conductores de los vehículos en los cerros.

Vehículo robado este miércoles, después de la reunión entre corporaciones.

La situación que se vive actualmente en esta zona no es nueva. Hace cuatro años la inseguridad laceró fuertemente a comerciantes de la zona, pero en ese caso, las víctimas fueron sobre todo, habitantes del estado poblano.

Eso provocó que las Secretarías de Seguridad Pública del Estado de Oaxaca y la de Puebla signaran un convenio el 3 de mayo de 2013 en Tehuacán, estando en ese entonces al frente de esta área el ex titular en Oaxaca, Marco Tulio López Escamilla.

Como testigos fueron invitados integrantes del Círculo Empresarial del Estado de Oaxaca A. C., que en ese entonces, preocupado por la inseguridad de la Mixteca, gestionaba el Centro de Control y Comando (C2) para la región, el cual inició operaciones el año pasado, aunque las cámaras de videovigilancia se siguen solicitando al gobierno estatal y federal.

Ahora esta misma organización solicitó que dicho convenio sea ratificado, pues la situación es similar, aunque los afectados recientes son de Oaxaca y les roban su mercancía y vehículos en Puebla.

En reunión con Enrique Nacer Hernández y Francisco Círigo Villagómez, delegado regional y delegado en Izúcar de Matamoros, respectivamente, de la Secretaría General de Gobierno (SGG) de Puebla, el 21 de mayo en Huajuapan las y los empresarios destacaron que esta coordinación es necesaria debido a que las corporaciones, tanto municipales, estatales como federales, obviamente, deben respetar sus jurisdicciones y ese es su argumento para no actuar en los límites de ambos estados.

De manera conjunta, la petición se hizo por parte de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) delegación Huajuapan, la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles filial Mixteca A. C., la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA), y representantes de diversos sectores de la población, como son los introductores de ganado.

Mientras las autoridades del estado de Oaxaca, tras la solicitud, les habían manifestado desde hace meses que iban a atender el tema, no se ha había hecho, por otro lado, una semana después de haber pedido el apoyo del gobierno de Puebla, a través de la SGG, los empresarios obtuvieron una respuesta positiva.

Se acordó otra reunión en la capital poblana con el Subsecretario de Gobierno de la SGG, Roberto Pedro Martínez Ortiz, que se llevó a cabo el 25 de mayo, fecha en que se comprometió a iniciar operativos y retenes en los tramos detectados como focos rojos y a buscar de inmediato la coordinación con el estado de Oaxaca, misma que se dio esta semana.

Las personas afectadas por esta situación demandan no sólo que se garantice la seguridad de quienes circulan en los límites de ambas entidades federativas, sino que se implementen los operativos correspondientes en los establecimientos que son el destino final de la mercancía robada.

Autoridades atienden problemática pero siguen los asaltos

El titular de la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, Claudio Miguel Miguel, informó que existen sólo nueve denuncias por robos de vehículos en esta zona en lo que va del año, a las que aseguró que les dan puntual seguimiento, aunque mayoría de robos se han dado en Puebla, en cuyos casos los afectados las deben presentar en Tehuacán.

“La mayoría de los asaltos son del lado de Puebla, de los vehículos asaltados en este año del estado vecino se han localizado cinco en territorio de Oaxaca. Nosotros tenemos nueve denuncias de asaltos de camiones con mercancías, de ellos, cuatro se han recuperado”, informó.

Dio a conocer que las autoridades se están coordinando para atender esta problemática; la reunión de seguridad pública más reciente se llevó a cabo el martes 30 de mayo a las 11:00 horas en el municipio de Santiago Chazumba.

En ella estuvieron presentes representantes de todas las corporaciones e instancias en materia de seguridad de los tres órdenes, municipales, estatales de Puebla y Oaxaca y federales.

La misma se convocó para abordar esta problemática, en la que se confirmó que los asaltos se han suscitado en inmediaciones del estado de Puebla, poco antes de llegar a Chazumba (Oaxaca), y que los vehículos son abandonados en esta entidad, sin la mercancía.

Tras la reunión citada, representantes de la Secretarías General de Gobierno de los estado de Puebla y Oaxaca acordaron que realizarán reuniones con los municipios colindantes de ambos estados, para solicitar su colaboración y conocer las rutas de mayor peligro, así como la identificación de almacenes de mercancía robada y detectar a las personas que se dediquen a la venta de productos de procedencia ilícita.

También se creó un grupo de WhatsApp que integran autoridades de Oaxaca y Puebla con la finalidad de estrechar la coordinación de seguridad en la ruta Tehuacán–Huajuapan, además de auxiliarse con el C-4 de Oaxaca y el C-5 de Puebla.

Con autoridades municipales, también se determinaría la instalación de patrullajes y puestos de control y se acordó una próxima reunión de evaluación y seguimiento con el fin de que este delito se pueda combatir.

Sin embargo, el mismo martes de la reunión entre autoridades ocurrió otro robo con violencia en el municipio de Santiago Huajolotitlán (a 10 minutos de Huajuapan); un grupo armado le quitó al conductor un camión de alimentos Api-Aba.

Al día siguiente (ayer miércoles 31 de mayo de 2017), la delincuencia volvió a burlarse de la ciudadanía y de las corporaciones, pues hubo otro robo de una camioneta cargada de alimentos con logotipos de una carnicería cuyo destino era Santiago Juxtlahuaca; el GPS la localizó a las 3:00 horas cerca de Asunción Nochixtlán y de ahí se perdió la señal.

Las expresiones

“Está muy claro, así como pasa con los huachicoleros: si alguien está vendiendo gasolina barata indica que es de dudosa procedencia, en el caso de nuestra mercancía es igual. A mí me habían encargado ganado para la fiesta de un municipio y esta semana me acaban de decir que ya no lo quieren porque encontraron los animales casi a mitad de precio”.

“Nos duele bastante porque lastima la economía de la Mixteca, que es bien sabido es una de las más pobres del estado y seguramente del país, ya no sabemos qué hacer para ser escuchados y sobre todo atendidos, que ya no nos den largas, que se actúe y de manera inmediata, no sé si el gobierno espera a que haya asesinatos durante estos robos para que haga algo”.

“Somos comerciantes pequeños pero que estamos dados de alta en Hacienda, pagamos Impuesto al Valor Agregado (IVA), Seguro Social, licencias municipales, impuestos directos e indirectos, es más, generamos empleos y los ladrones están viniendo a afectarnos todavía más, no se vale”.

“Estamos hartos, yo he perdido 250 mil pesos más mi camioneta, los ladrones me amarraron, me desnudaron completamente y me abandonaron en el monte, yo todo el tiempo estuve agachado y con los ojos cerrados, temía por mi vida, pensé que me iban a matar; he vuelto a manejar pero con el miedo de que ya no regrese”.