Eduardo CONTRERAS/ Corresponsal

TUXTEPEC, Oax., (página3.mx).- San Juan Bautista Tuxtepec es una ciudad completamente riesgosa para las mujeres, al ser uno de los municipios de Oaxaca con altas estadísticas de violencia de género y con resistencia de los agresores para corregir el daño.

Y es que Tuxtepec -junto con otros municipios de Oaxaca-, se encuentran entre los 32 puntos de la entidad con mayor índice de violencia de género, por lo que se han instalado Centro de Desarrollo para las Mujeres con el objetivo de atender a este sector de la sociedad.
Así lo dio a conocer Dulce Alto Tepetate, Promotora y Asesora Jurídica de la Secretaría de la Mujer Oaxaca (SMO) del Gobierno del Estado, quien además comentó que en la Cuenca del Papaloapan es el único municipio con este Centro, siendo el más cercano en la Sierra Mazateca, en San Bartolomé Ayautla.
“Estos centros están establecidos en 32 puntos del estado, en diferentes regiones, se establecen de acuerdo a las problemáticas que existan en cada municipio, de acuerdo a las estadísticas de violencia de género contra la mujer”, detalló.
Dejó en claro que cualquier mujer puede llegar a pedir asesoría, tanto jurídica como psicológica al Centro, explicó.

Por su parte, el Centro Especializado de Atención a Víctimas de Violencia (CEAVV), dependiente del gobierno municipal, registró casos en que agresores repiten sentencias  emitidas por jueces, tras incumplir medidas cautelares que buscan contrarrestar la violencia en el seno familiar.

Arlet Cruz Barradas, directora del centro, señaló que suman entre tres y cuatro casos de personas que han sido reenviadas por los juzgados, para cumplir medidas cautelares por haber ejercido violencia contra sus familias, personas que en algún momento abandonaron las órdenes judiciales.

“Algo está pasando, porque nos están regresando casos pasados, quizá porque las personas no están cumpliendo con las medidas que les pusieron y tienen que regresar”, señaló.

Son casos que tuvieron que finiquitar el año pasado, pero el área de prevención y reinserción social identificaron a sujetos que no tuvieron interés por acatar las medidas de jueces, como es el asistir a cursos o terapias para contrarrestar el tema de la violencia.