Jaime GUERRERO

OAXACA, (#pagina3.mx).- La LXIII Legislatura exhortó al Gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, para que gire instrucciones al director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Germán Cervantes Ayala, con el fin de que la Clave Única de Registro de Población (CURP) sea suficiente para validar la identidad de los menores en el proceso de inscripción.

Ello, para garantizar el derecho a la educación de la niñez oaxaqueña.

El pleno del Congreso, aprobó un punto de acuerdo -presentado por el coordinador de la bancada panista en la LXIII Legislatura, Juan Mendoza Reyes- para que la CURP sea aceptada como documento válido de identidad en el proceso de inscripción de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria.

Y es que indicó el legislador como parte de los requisitos que establecen las instituciones educativas para matricular a las y los niños, requieren obligatoriamente el acta de nacimiento y generalmente que sea actualizada, lo que representa un gasto para las familias oaxaqueñas.

Por ello, se exhortó a Murat Hinojosa para que gire instrucciones al director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), con el fin de que la Clave Única de Registro de Población (CURP) sea suficiente para validar la identidad de los menores.

El punto de acuerdo agregó, también contempla que no sea necesario actualizar las actas de nacimiento para que los escolares pasen de un grado a otro, dado que las escuelas ya cuentan con la documentación correspondiente.

“Es común que en los procesos de inscripción se soliciten las actas de nacimiento de los educandos, lo que en algunos casos significa una carga económica para sus familias. En sustitución de este documento, es factible solicitar la Clave Única de Registro de Población, que ya es reconocida por el gobierno mexicano como un documento oficial de identidad semejante a la credencial de elector y cuyo trámite es gratuito”, precisó.

Mendoza Reyes pidió no poner una barrera más a la educación de la niñez oaxaqueña, por el contrario, quitar un peso a la mochila de los deberes de un millón de niñas y niños oaxaqueños.