Diana MANZO / Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (#pagina3.mx).- Lilia Heber Pérez Díaz tardó dos años en  poder obtener el acta de nacimiento de su hija Xuu’kx, de origen mixe debido a que en la Oficialía del Registro Civil de Ayutla Mixe se le discriminaba; sin embargo, logró esta batalla, ahora su nueva lucha es obtener la Clave Única de Registro de Población (CURP),  porque el sistema mexicano no contempla apóstrofes, acentos y demás en los nombres registrados en México.

El año pasado, en noviembre, en el Senado aprobaron la reforma al artículo 58 del Código Civil federal en donde reconoce y estipula que en los nombres indígenas deben ser reconocidos los apóstrofes, acentos y demás signos ortográficos necesarios; sin embargo no se ha hecho ley y no se ha publicado en el Diario Oficial de la Federación, por lo tanto a pesar de que en las Oficialías del Registro Civil lo aceptan, en la CURP se sigue negando ese derecho a los pueblos indígenas porque no los reconoce.

Xuu’kx -que en castellano significa “Colibrí, espíritu de viento”- nació en el 2011 pero fue hasta el 2013 cuando finalmente le aceptaron su nombre con la escritura correcta en mixe, actualmente ingresará a nivel primaria y no tiene CURP. A su mamá le exigieron la CURP cuando concluyó el preescolar; sin embargo, no lo pudo obtener debido a que el sistema de este documento le arroja el nombre sin el apóstrofe.

“Sin la CURP, mi hija no puede seguir trámites de pasaporte, no puede obtener una constancia de estudios de preescolar, es decir no puedo hacer nada, porque es uno de los documentos oficiales importantes, por eso considero urgente que el Estado mexicano garantice que los nombres indígenas tengan validez en todos los documentos”, exigió.

Lilia es antropóloga social y originaria de Santa María Tlahuitoltepec, la decisión de llamar a su primera hija con un nombre en su lengua materna es para mantener viva su cultura  e identidad mixe, pero confiesa que jamás se imaginó una travesía de dos años para poder registrarla.

Llamarle a una hija o hijo con nombre indígena no significa que lo hagamos para que se escuche bonito, explicó Lilia, sino que es por identidad, por la vida y la alegría de pertenecer a un pueblo indígena y que Oaxaca por fortuna lo tiene.

“Fueron dos años para obtener su registro, fue una gran batalla porque no querían registrar a mi hija como se escribe realmente, el oficial del Registro Civil de  Ayutla, Mixe, muchas veces me dijo “quítale el apóstrofe”, pero si se lo quitara entonces no se llamaría así como quiero, la escritura de las lenguas indígenas es así y el Estado mexicano debe garantizar que cualquier persona pueda ponerle a un hijo o hija el nombre que desee”, expresó.

Xuu’kx (Colibrí, espíritu de viento) está por cumplir seis años de edad y no tiene su clave CURP. Lilia, su madre no ha encontrado la vía para denunciar la violación y discriminación que existe en la Secretaría de Gobernación respecto a los nombres en lengua indígena y en el propio español.

 

*En la zona Mixe de Oaxaca continúa la discriminación en el registro de nombres

Lilia aseguró que en las Oficialías del Registro Civil de Oaxaca en la zona Mixe todavía se sigue discriminando y violentando el derecho de nombrar a las personas en lengua indígena, no así en la región del Istmo de Tehuantepec en donde desde hace un año, cuando una persona registra a su hijo o hija en lengua indígena se da aviso al sistema operativo a nivel estatal y de inmediato le anexan los apóstrofes y acentos.

Explicó que hace unos meses, uno de sus vecinos acudió al registro de su hijo a quien quería ponerle un nombre mixe  “Ka’ ux” que en castellano significa “Guacamaya”; sin embargo, el oficial del Registro Civil de Ayutla fácilmente le dijo que ese nombre no se podía escribir y que buscara en un catálogo de nombres, finalmente el menor se llamó “Caín”.

“No se vale que los funcionarios del Registro Civil violenten el derecho a una identidad a través de un nombre, sucede mucho en la actualidad con mi gente mixe, por eso lo denunciamos, porque creemos que no es justo, la gente quiere llamarse en lengua indígena y debe respetarse, lo hacemos para conservar la identidad, no por que sea una necedad”, insistió.

 

*Necesario respetar los nombres indígenas como identidad de pueblos

Siado’ Guie’ Jiménez Vásquez es originaria de Juchitán, su padre y su madre decidieron ponerle un nombre en su lengua materna, el zapoteco, al igual que Lilia de origen mixe, Siado’ Guie’ ha tenido que vivir una odisea.

En el acta de registro su nombre fue escrito con máquina de escribir, lleva los apóstrofes de su nombre; sin embargo, en su acta actualizada se lo quitaron al igual que su CURP.

Siado’ Guie’ lamentó que la Oficialía General del Registro Civil en Oaxaca se vea como un espacio de políticos y no de verdaderos servidores públicos debido a que quienes llegan a ocupar la Dirección no capacitan al resto del personal respecto a la importancia de conocer la escritura de las diferentes lenguas maternas en la entidad.

Explicó que difícilmente se conoce la escritura de los nombres, entonces es fácil anotarlos como quieran en las actas y por eso se han eliminado los apóstrofes y acentos a los nombres indígenas.

En el caso de Gusibí Guerrero Ramos, quien fue registrado  con un nombre indígena, sus progenitores tuvieron que firmar una responsiva que dicta la Oficialía del Registro Civil de Juchitán porque se trata de un nombre no común.

Víctor Terán, escritor zapoteca y quien hizo una colección de nombres en lengua zapoteca, expresó que lamentablemente no existe el conocimiento de los funcionarios sobre la escritura indígena, por eso tampoco ellos defienden la escritura.

“Hace falta capacitación de los oficiales de todo Oaxaca para que se sensibilicen y puedan escribir correctamente los nombres, al parecer ya se aprobó en el sistema, ahora hace falta que hagan su trabajo”.

Germán Ramírez Martínez, traductor en lengua zapoteca y responsable de traducir en zapoteco el acta de nacimiento, explicó que es necesario y urgente que el Estado mexicano apruebe la reforma al artículo 58 y con eso se haga ley, que los nombres indígenas aparezcan con apóstrofe, acentos y demás.

Por su parte, el oficial del Registro Civil de Juchitán, Francisco Javier Anzueto Hilario, compartió la exigencia de Germán Ramírez al calificar de importante el hacer ley la aprobación de los senadores respecto a la reforma del artículo 58, aunque dijo que en el caso de la Oficialía donde labora sí se hace valer un nombre en lengua indígena.

Shunashi y Guie’ Xhuba’ son los nombres más comunes en la lengua zapoteca para llamar a una mujer, comentó el Oficial pero lamentó que cada vez son menos los padres y madres de la  población zapoteca del Istmo que llaman a sus hijos con un nombre en su lengua materna.

“Llegan una o dos personas al mes que quieren llamar a sus hijos con nombres en zapoteco, lo que hacemos es llamar al Centro de Operaciones del Registro Civil en Oaxaca y ahí lo activan, posteriormente firman una papeleta como responsiva, debido a que en ocasiones vienen y se quejan de que no era el nombre correcto”.

El funcionario reconoció que es importante capacitar al personal de las Oficialías sobre el manejo de la escritura en lengua materna, debido a que cada vez la demanda de los registros es de nombres de futbolistas, de personas anglosajonas y bíblicos.