Pedro MATÍAS / Fotos: Agencia Estación Foto

JUCHITÁN, Oax. (pagina3.mx).- Ante las reiteradas denuncias de que la ayuda humanitaria está siendo “politizada” y entregada a militantes partidistas llámese PRI, PRD y PT con miras a las elecciones de 2018, los gobiernos federal y estatal acordaron que serán las fuerzas armadas quienes se encarguen de la distribución de apoyos en los 41 municipios afectados.

Aunque hay comunidades donde no se ha entregado ningún tipo de apoyo por parte de las autoridades gubernamentales, en otros lugares es condicionada, lo que ha generado un malestar general que se ha traducido en reclamos a los secretarios federales por su “insensibilidad” ante la tragedia.

Lo cierto es que a cuatro días del terremoto de 8.2 en la escala de Richter, ocurrido la noche del 7 de septiembre de 2017 en Pijijiapan, Chiapas, que ha dejado 76 muertos, 12 mil casas dañadas y más de 800 mil personas afectadas, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, apenas “instalaron la comisión de delegados federales y estatales que atenderán con prioridad cada uno de los 41 municipios afectados por el sismo”.

Mientras entre la población ya existe desesperación y hasta enojo por la descoordinación y la falta de apoyo, la misión de cada delegado será evaluar los daños y levantar el censo de las casas y comercios afectados para acceder a los recursos del Fondo Nacional Desastres (Fonden)”.

Sin embargo, en comunidades como Unión Hidalgo un grupo de personas increpó al secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, donde le reclamaron la insensibilidad del presidente municipal, Wilsóon Sánchez Chévez, del PT, quien no se ha dignado a ayudar a sus paisanos.

De igual forma, cuestionaron que la Secretaría de Marina no se ha ensuciado ni sus guantes, solo marcan casas con daños materiales visibles; sin embargo, no inspeccionan otras viviendas que se colapsaron en su interior.

“Nada más hacen mucho escándalo. Mi casa se desbarató y no han ayudado en nada, mejor gente de la sociedad civil ha mandado apoyos, queremos ver si de verdad va a regresar el presidente (Enrique Peña Nieto)”, reclama una mujer que perdió su vivienda.

Las denuncias en redes sociales acusan a la presidenta municipal de Juchitán, Gloria Sánchez López, de que está almacenando despensas, de negar apoyo a personas afectadas por el sismo y de sacar los paquetes en mototaxis a lugares diferentes de los centros de acopio.

De igual forma, habitantes de Chicapa de Castro y de Álvaro Obregón, agencias municipales de Juchitán de Zaragoza, denunciaron que no han recibido ninguna ayuda de la perredista Gloria Sánchez a cuatro días del devastador sismo.

El agente municipal de Chicapa de Castro -de filiación perredista-, Leónides Santiago Carrasco, les ha negado hasta una botella de agua y solo favorece a su gente.

De igual forma, cuestionaron que políticos priistas estén al frente de la recepción y distribución de la ayuda humanitaria.

Por tantas quejas, Murat Hinojosa nuevamente recalcó que “su gobierno no permitirá que nadie trate de obtener ventaja del apoyo que hombres y mujeres de buena fe han previsto para ayudar a las familias que se encuentran en desgracia”.

“Cualquier tema de movimiento de alimentos es a través de las Fuerzas Armadas, no hay otra instancia autorizada por el Presidente Peña y por mi gobierno para poder surtir cualquier tipo de alimentos”.

Por lo pronto, el Secretario Federal, José Calzada Rovirosa dijo que más de mil 800 elementos del Ejército Mexicano se encuentran distribuidos en la región del Istmo.

Mencionó que “han iniciado con las tareas de captación y entrega de estos apoyos provenientes de las distintas dependencias del Estado, organizaciones civiles y otros, ello para evitar que las despensas puedan ser utilizadas como botín político o se caiga en especulación con los mismos”.

Murat Hinojosa reiteró que los integrantes de las Fuerzas Armadas se encargarán de la distribución de toda la ayuda humanitaria proveniente del DIF Nacional, DIF Estatal, Cruz Roja y de todos los Centros de Acopio y donaciones de la Sociedad Civil organizada que tengan como destino a cada damnificado del Istmo de Tehuantepec.

Por otra parte, Murat Hinojosa pidió a la Secretaría de Economía un programa de apoyo económico a los micro y pequeños comerciantes en la zona de desastre y cuyos locales no hayan sido dañados en su estructura, a fin de que puedan abrir y con ello se reinicie el abasto de alimentos, sin que se pretenda hacer especulación con los precios de los mismos.

 

El secretario de Gobernación realizó un recorrido en Ixtepec, Tehuantepec y Salina Cruz con el propósito de sumar esfuerzos y de manera coordinada “no venir a encimarnos en ninguna de las estrategias que ya se trae; sino venir con el peso de cada Secretaría, de cada organismo y brindar todo el respaldo a las familias damnificadas”.

La realidad es que la ayuda humanitaria que dice el gobierno que ha distribuido -68 mil 164 litros de agua; 6 mil 175 despensas; 4 mil 990 litros de leche; 8 mil 620 colchonetas entregadas a través de 200 brigadistas en tierra- no se ha visto en poblaciones dañadas por el sismo incluyendo Juchitán, Unión Hidalgo, Ixtaltepec, Chicapa de Castro, Ixtepec, Tehuantepec, Santa María Xadani; al contrario, se quejan del abandono gubernamental.