Foto: Jaime Mendoza Rasgado.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Van 23 muertos en el Istmo de Tehuantepec y se teme lo peor porque todavía hay gente enterrada y desaparecida entre decenas de casas derrumbadas, puentes colapsados y templos dañados.

A 10 horas del sismo de 8.2 grados en la escala de Richter que se registró este jueves siete de septiembre a las 23:49 horas con epicentro en el suroeste de Tonalá, Chiapas, Juchitán todavía vive una pesadilla.

Sin energía eléctrica, sin Internet, ni Whatsapp, habitantes de esta región del Istmo de Tehuantepec tratan de localizar a sus familiares porque no tienen forma de comunicarse.

Por lo pronto, las autoridades federales y estatales implementaron el Plan DN-III en esta región donde ya se confirmaron 17 muertos en Juchitán, 1 en Niltepec, dos en Ixtaltepec, dos en Huamelula y un muerto en Xadani.

La cifra puede aumentar conforme pasen las horas porque apenas las autoridades realizan un recorrido por la región, principalmente el quinta y séptima sección donde hubo mayores afectaciones.

De igual forma se observan daños estructurales en el palacio municipal de Juchitán, el templo de San Vicente Ferrer quedó semidestruido y la cúpula de la capilla se vino abajo, hay daños en la Casa de la Cultura y el bar Jardín se vino abajo, ahí murieron tres consumidores.

Por lo pronto, toda la gente durmió en la calle, en campos de beisbol, en explanadas, sacaron sus colchonetas y ahí durmieron, los que pudieron y los que perdieron sus casas se quedaron en albergues.

“En la calle dormimos todos, comenta la colega Diana Manzo. Pensamos que se iba a derrumbar la casa. Nunca habíamos vivido algo semejante. Ni mis abuelos habían visto y sentido algo así. Ahora preocupa regresar a las casas porque todo está tirado, hay cuarteaduras, puertas tiradas, vidrios rotos, tiendas derrumbadas, casas destruidas, fue un terremoto, no hay más.

“Han habido réplicas y la gente se asusta porque suenan los portones, truenan las paredes y nadie quiere ir a sus casas. Ahora las familias se juntaron y realizan desayunos fuera de sus casas porque nadie quiere entrar. Hay cristales rotos, se cayeron puertas”, relata la periodista Diana Manzo.

De igual forma, el Istmo de Tehuantepec se encuentra incomunicado por vía terrestre porque se registró un derrumbe en San Pedro Totolapan y se fracturó el puente de Magdalena Tequisistlán, situación que impide el tránsito a esa región.

En tanto, Petróleos Mexicanos (Pemex) no reporta daños en las instalaciones de la refinería Antonio Dovalí Jaime en el Puerto de Salina Cruz.

Y En Matías Romero, también en la región del Istmo, el Hotel Ane Centro presenta daños estructurales muy fuertes y debido a la inclinación del inmueble ya se realiza la evacuación correspondiente.

Entre los muertos se encuentran Reina Matus Martínez, la víctima de Cheguigo; en el callejón Albino Jiménez murieron tres personas, un señor con su dos niñas, en Niltepec falleció otra persona.