Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación número 52/2017 dirigida al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y a la titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nuvia Mayorga Delgado, por violaciones a derechos fundamentales de 559 niñas, niños y adolescentes en casas y comedores del Programa de Apoyo a la Educación Indígena en el estado de Oaxaca.

Pese a que el gobernador Murat Hinojosa presumió en su Primer Informe de Gobierno sus cocinas, comedores y desayunos escolares, la recomendación de la CNDH acreditó violaciones a los derechos fundamentales de 559 niñas, niños y adolescentes.

Las violaciones consisten en violencia física y psicológica, instalaciones deterioradas, falta de atención médica y alimentación de mala calidad, y son atribuibles a personal del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Servicios de Salud de Oaxaca y DIF-Oaxaca.

De acuerdo con la información, tras concluir su investigación, el organismo nacional determinó “violaciones a los derechos al desarrollo integral de la niñez, a la integridad y seguridad personal, a una vida libre de violencia, a un nivel de vida adecuado para el desarrollo físico, mental y social de las niñas, niños y adolescentes, al disfrute del más alto nivel de salud, así como inobservancia del principio del interés superior de la niñez”.

La CNDH mencionó que documentó hechos de violencia física y psicológica como forma de castigo en agravio de los infantes, imputables a personal del IEEPO, así como omisiones a las obligaciones de adoptar medidas de protección en favor de las víctimas y la ausencia de protocolos de atención y prevención de la violencia escolar.

Además, confirmó que 9 de las 41 casas visitadas no cumplen con las condiciones de habitabilidad adecuada para albergar personas, ya que presentan deterioros, humedades, filtraciones y daños estructurales que ponen en riesgo la integridad y seguridad de los menores de edad que ahí pernoctan; de las valoraciones médicas practicadas a los ocupantes de 10 casas y 2 comedores, se observaron diversas afectaciones a la salud y datos clínicos de desnutrición infantil.

La CNDH recordó que recibió la queja de la Comisión Permanente de Derechos Humanos del Congreso del Estado de Oaxaca por el deterioro de la infraestructura y falta de recursos en las Casas del Niño Indígena.

“Este Organismo Nacional inició el expediente CNDH/2/2012/8451/Q, en el que se requirieron informes a las autoridades, se realizaron diversas diligencias y trabajos de campo y se recabaron testimonios. Se visitaron 10 de los 21 Centros Coordinadores para el Desarrollo Indígena en el Estado de Oaxaca (CCDI), 41 Casas y 6 Comedores del Niño Indígena, donde se observaron las instalaciones, equipamiento y seguridad con que cuentan”, dijo.

Agregó que se entrevistó al personal encargado de esas instalaciones, se obtuvieron mil 059 encuestas, se realizaron 14 entrevistas grupales a 393 niñas, niños y adolescentes, en relación con el trato que reciben y sobre las condiciones de vida en las casas, así como valoraciones médicas y psicológicas, obteniendo 5 mil 225 fotografías de esas visitas.

Por todo ello, la CNDH solicitó a la CDI otorgar prioridad y gestionar el presupuesto ante las autoridades hacendarias para lograr la rehabilitación, el mantenimiento y el mejoramiento de esas casas y comedores; generar estrategias para el fortalecimiento de los mecanismos y acciones de coordinación con las instituciones y autoridades involucradas en la atención a las niñas, niños y adolescentes, para el efectivo cumplimiento del Programa de Apoyo a la Educación Indígena en la entidad; revisar las reglas de Operación de ese Programa, para incluirle supervisión integral, acompañamiento, monitoreo y evaluación del funcionamiento de esas instalaciones.

Así como reforzar la capacitación y concientización de jefes y ecónomos de esas casas y comedores; desarrollar e impartir pláticas, cursos y talleres a las niñas, niños y jóvenes, así como a sus representantes o familiares, sobre la cultura de la no violencia y la denuncia; diseñar estrategias que permitan la intercomunicación, retroalimentación y participación efectiva de los infantes, sin distinción de género o estereotipos, en su propia lengua y en español, sobre sus derechos y deberes, así como las actividades y programas.

Asimismo, impulsar y reforzar la atención y otorgamiento permanente de servicios de salud; diseñar y presentar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a la Cámara de Diputados un plan integral de alimentación y rehabilitación de las Casas y Comedores; colaborar con la CNDH en la queja que se promueva ante el Órgano Interno de Control de la CDI contra los servidores públicos que intervinieron en los hechos; designar un funcionario de alto nivel como enlace con la CNDH para dar seguimiento a la Recomendación.

En tanto, al gobierno de Oaxaca se le pide que el personal del IEEPO adopte medidas de protección, en observancia del principio del interés superior de la niñez; se revisen perfiles y requisitos para la selección de personal responsable de las casas y comedores y se formulen mecanismos eficaces para su evaluación y capacitación; elaborar protocolos para prevenir, investigar, sancionar y reparar los casos de violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes en los centros educativos, las casas y comedores, se les dé la debida publicidad y se otorgue capacitación sobre su cumplimiento.

También, colaborar con la CNDH en la queja que promueva ante la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental del Gobierno de Oaxaca contra los servidores públicos involucrados; instruir la participación efectiva y directa del Sistema Local de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca en los asuntos de las casas y comedores del niño indígena.

Esta recomendación, mencionó, ya fue debidamente notificada a sus destinatarios.