Horacio Corro Espinosa

Hace una semana la secretaria general de la subsección 05 del sindicato nacional de trabajadores de la secretaría de salud en la mixteca, Denisse López Torres, aseguró que realizaría el viernes 27 de noviembre, una movilización a la capital oaxaqueña con el 80 por ciento de los agremiados de la Mixteca.

Lo cierto es que esta señora no logró reunir ni a medio centenar de trabajadores quienes con su presencia impidieron el paso vehicular en algunas calles principales de la ciudad de Oaxaca.

El rollo que la doctora Denisse López maneja, en realidad no corresponde con lo que quiere obtener. Ella dice que su movilización es por desabasto de medicamentos, insumos, y atención a clínicas y hospitales afectados por el sismo del 19 de septiembre.

En realidad, lo que esta señora hace, es utilizar a sus compañeros para fortalecer a Alberto Vázquez Sangermán, con tal de que éste obtenga el 30 por ciento de los 160 millones de pesos que dispone la Secretaría de Salud anualmente para el pago de uniformes de trabajo a los aproximadamente 11 mil empleados en la entidad.

Ella dice que a la fecha no se han atendido las clínicas y hospitales afectados después del sismo, pero para su conocimiento, hace días estuvo en la mixteca el área de infraestructura y revisó 85 edificios.

Si Denisse López fuera una auténtica líder, hubiera trasladado a la ciudad de Oaxaca al 80% de sus agremiados como ella misma lo aseguró a los medios, pero con la raquítica cantidad de trabajadores que la siguen, no podrá cerrar ni una clínica ni un hospital de la región si no era atendida por el Secretario de Salud Celestino Alonso Álvarez, o si no se sentaba a dialogar con ellos el gobernador del estado.

Muchos se atemorizan antes sus amenazas, pero en realidad, desde hace varios años esta mujer se ha montado sobre sus compañeros sindicalizados para beneficio propio.

La doctora Denisse toma la subsección 05 de la Mixteca hace 4 años, pero durante uno de esos años abandona sus funciones porque se incapacita por un embarazo de alto riesgo. Al menos así le hace saber a la base trabajadora, pero sus mismos compañeros la ven bajar y subir por todos lados: se la encuentran en la carretera manejando ella misma, o caminando en la ciudad de Oaxaca, etcétera.

Aún con su ausencia, quiso detentar todo el poder en su persona desde su casa. Quería que todos los asuntos pasaran por sus manos, que a todo documento ella le diera el visto bueno con su firma, de lo contrario no tendría validez. Esto generó un descontento en sus compañeros quienes echaron abajo su disposición, pues en vez de ayudarlos, los perjudicaba cuando ellos trataban de conseguir un cambio de horario, un cambio de lugar, entre otras cosas.

Un año después, el doctor Norberto Barroso Rojas, Jefe de la jurisdicción Sanitaria, le pide al doctor Alberto Oscar Antonio Vieira, (esposo de la secretaria general de la subsección 05) que realizara bien su actividad como Coordinador de epidemiología, ya que se le veía poco por esas oficinas. Eso bastó para que al día siguiente se apareciera la doctora Denisse por ese lugar ―después de haber nacido su hijo 15 días antes―, para hacerle un escándalo al doctor Barroso, al mismo tiempo que exige la salida de éste y lo logra.

Con ese desplante, dejó bien claro que si tocaban a su marido, la bronca sería con ella. Cuando eso sucede, el esposo ya fungía como asesor del entonces presidente municipal de Huajuapan, Luis de Guadalupe Martínez Ramírez.

Días después, en un descuido de los sindicalizados, aprovecha para basificar a su marido, movimiento que es complicadísimo para cualquier trabajador, cuando para ello, tienen que esperar varios años y hacer trámites engorrosos para lograr el cambio de adscripción.

Sin embargo, a este doctor lo comisionan a las oficinas del Régimen Estatal de protección social de salud (REPSS), lo que es el Seguro popular y Prospera. Pero es no es todo, se le da el cambio de adscripción a la oficina jurisdiccional con sede en Huajuapan.

La cosa no termina ahí, después de que este matrimonio hace ese cambio: de personal de confianza a personal sindicalizado o de base, sin que se enteraran sus nuevos compañeros sindicalizados, siguió fingiendo ser coordinador de epidemiología, pues firmaba las comisiones de sus compañeros o autorizaba vacaciones, etcétera.

El papel que hacía, aparte de tramposo, también jugaba el papel de autoridad. A sus mismos compañeros sindicalizados nunca les dijo que había renunciado como personal de confianza desde el primero de noviembre del 2016.

El doctor Antonio Vieira, estuvo usurpando un cargo y una función durante 7 meses, de noviembre a mayo. Es más, este personaje tuvo el cinismo de cobrar como coordinador hasta el mes de diciembre, y además, aparecía en la nómina del REPSS como trabajador de contrato, ¿y qué creen?, nunca hizo la devolución de ese dinero. Su nombre siguió apareciendo hasta enero de 2017.

Tampoco regresó el dinero que recibió en vales de gasolina por 25 mil pesos, ni el dinero los de viáticos.

Cualquier otro trabajador, para hacer su cambio de adscripción necesita que pasen cinco años para tener ese derecho, pero el doctor Vieira, con la influencia de su esposa, se brincó esos años como por arte de magia.

La historia no termina ahí. Éste mismo doctor tiene tanta suerte, que cuando comienza el nuevo periodo de gobierno municipal de Martín Aguirre, es nombrado Director de salud. El cargo, claro, se lo consigue la esposa bajo el argumento de que la base trabajadora votaría por el entonces candidato Aguirre Ramírez. Con eso, esta doctora vendió a la delegación con tal de que su marido recibiera un hueso.

Con ese cargo municipal, el marido de la líder sindical cobra doble plaza: en el Ayuntamiento de Huajuapan, y en la Jurisdicción Sanitaria No 5.

Desde que el doctor Vieira inició su responsabilidad en la presidencia municipal de Huajuapan, casi no ha acudido a trabajar a la Secretaría, sin embargo, recibe doble percepción: la del municipio y la de los servicios de salud. Además, cobra todos sus derechos como puntualidad, asistencia, entre otros, cuando nunca se presenta en la oficina.

No conforme con eso, se atreve a ir a los centros de salud y toma de ahí medicamentos a nombre de la presidencia municipal de Huajuapan, o a nombre de la jurisdicción sanitaria.
En realidad, la secretaria de salud en la mixteca, Denisse López Torres, junto con su esposo, han usado a los trabajadores para beneficiarse ellos mismos.

Con los movimientos que la doctora López Torres ha realizado en la ciudad de Oaxaca, es para robustecer a Alberto Vázquez Sangermán, quien busca su mochada del 30% de los uniformes.

Otro personaje que está tras de este movimiento, es el presidente municipal de Huajuapan, Martín Aguirre Ramírez, quien le puso al gobernador dos personas para que los atendiera en el Centro de Convenciones, en un evento del gobierno del estado. ¿Qué intereses económico se traerá el presidente de Huajuapan con su director de Salud, para meterse en un asunto sindical que no le debe importar?

Twitter: @horaciocorro
Facebook: Horacio Corro
[email protected]

COMPARTIR