Foto: El Universal.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “Aquí nosotros vamos a aplicar la ley”, gritó uno de los incitadores de un linchamiento anunciado en la comunidad de San Mateo Macuilxóchitl al tiempo que rociaban de gasolina a tres presuntos delincuentes hasta convertirlos en antorchas humanas. Uno murió y dos se debaten entre la vida y la muerte.

El Fiscal General de Justicia de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, confirmó que uno de los presuntos asaltantes falleció anoche y dos se encuentra muy graves, entre ellos, un menor de 16 años de edad, quien en caso de sobrevivir tendrán que amputarle ambas piernas por las quemaduras de tercer grado.

Pero también hay dos detenidos que también participaron presuntamente en la comisión de un delito y se salvaron de ser linchados.

“En este momento hay un homicidio y lesiones graves y en la Fiscalía vamos a actuar. Desde el momento de los hechos iniciamos una carpeta de investigación y esta mañana ya hemos recibido varios testimonios y recabamos videos y fotografías del linchamiento y vamos a actuar”, dijo en entrevista telefónica el Fiscal.

Y agregó que “no vamos a dejar de perseguir esta situación, estos delitos, en virtud de que se trató de un hecho bajo el resguardo de la comunidad y por otro lado estamos actuando contra el robo y las lesiones que sufrieron una persona adulta y una mujer, lo que generó estas circunstancias”.

Vasconcelos Méndez manifestó que “al muchacho de 16 años existe la posibilidad de que en caso de que logre vivir tengan que amputarle las piernas por las quemaduras de alto grado. Hasta el momento vive, pero su estado es muy delicado, así lo reportan en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña”.

Cabe recordar que este lunes 13 de noviembre, alrededor de las 06:50 horas, el repique de las campanas y un aparato de sonido alertaron a la comunidad de Macuilxóchitl sobre la presencia de unos presuntos ladrones que allanaron la vivienda de don Fausto, un señor de 68 años de edad, al que asestaron una herida con arma punzocortante y golpearon a su familiar Maribel.

La noticia se corrió como reguero de pólvora y pronto la comunidad se congregó y buscó a los presuntos delincuentes. Su búsqueda tuvo éxito al detener a Antonio L. M., Víctor Hugo S. y Javier L., quienes fueron llevados inicialmente al palacio municipal donde fueron golpeados.

Sin embargo, la turba incitó a lincharlos y la gente procedió a llevarlos al basurero de la población donde los rociaron de gasolina y les prendieron fuego.

Entre los gritos de la turba sobresalieron “compañeros, vamos a darle un escarmiento a estos pendejos, que se acaben”, “vamos a lincharlos, vamos a matarlos, muerto el perro se acabó la rabia, para que queremos que vayan a la cárcel si mañana ya están libres”.

A unos metros de distancia, los policías estatales de la patrulla 1698 pedía refuerzos porque “ya los van a quemar, ya les rociaron de gasolina”, reportaban.

Alrededor de las 08:35 horas, intervino la Policía Estatal cuando los presuntos delincuentes estaban convertidas en teas humanas. Los uniformados tuvieron que cortar cartucho y rociar de gas lacrimógeno para rescatarlos.

Uno de los quemados falleció en el Hospital Civil, otro se encuentra muy grave y el menor fue canalizado al Hospital de la Niñez.

El Fiscal reconoció que se han presentado muchos casos de linchamiento, principalmente en la Mixteca, y hemos accionado; sin embargo, acepta que estos casos tienen que ver con muchos factores, el que a veces las instituciones de seguridad no están presentes, no hay respuesta de las instituciones en las proporciones que una población quisiera y se nos exige que muchos delitos que no son graves se les prive la libertad, entonces, hay combinación de elementos como la falta de capacidad de las instituciones de la procuración y administración de justicia.