Jaime GUERRERO

OAXACA, (#pagina3.mx).- La LXIII Legislatura frenó la solicitud de ampliación de la deuda pública que pretendía el gobernador Alejandro Murat Hinojosa de 1 mil 200 millones de pesos a 2 mil 700, para destinarlo a la reconstrucción de los municipios devastados por los sismos del pasado mes de septiembre.

La madrugada del pasado 30 de septiembre, con 29 votos a favor, la LXIII Legislatura autorizó al Gobernador, contratar uno o varios financiamientos por 1 mil 200 millones de pesos, para ser destinados a inversiones públicas productiva a fin de sufragar contingencias generadas por fenómenos naturales que afectaron Oaxaca.

Así mismo, le autorizaron la reestructuración o refinanciamiento de la deuda pública a largo plazo que dejó el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo.

Con ello, la deuda pública que administra Murat Hinojosa podrá ser pagadera a 20 años y al renegociarse la que heredó de Cué Monteagudo se podrán echar mano de mecanismos financieros y fideicomisos para contratar nuevos o aumentar los montos de financiamiento.

Sin embargo, el pasado 11 de diciembre, el Consejero Jurídico, Octavio Tinajero Zenil, presentó -por instrucciones de Murat Hinojosa- la solicitud formal de ampliación hasta por 2 mil 700 millones de pesos, es decir, 1 mil 500 millones de pesos más, al Presidente de la Mesa Directiva, Jesús Romero López

Murat Hinojosa solicitó al Poder Legislativo una reforma al decreto 723 -en el que le aprobaron 1 mil 200 millones de pesos inicialmente- y contratar 1 mil 500 millones de pesos más.

Justificó que derivado de los sismos ocurridos del pasado septiembre, resultaron afectadas viviendas, instalaciones, carreteras, sistemas de riego agrícola, servicios básicos y comunicaciones en diversos municipios de Oaxaca, por lo que es responsabilidad del gobierno estatal allegarse de recursos para atender la emergencia que viven habitantes de las zonas afectadas y contribuir a la restauración de los daños causados por los sismos.

No obstante, dijo que los recursos que le corresponderán a la entidad, serían insuficientes para atender a la población afectada por los desastres naturales, por tanto, es necesario gestionar la autorización del Congreso, para que Oaxaca reciba más beneficios que ofrece el Fideicomiso 2186 “Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas”, constituyendo como fuente de pago primaria del monto principal de financiamiento, los recursos provenientes de la redención del bono o los bonos cupón cero, con recursos aportados por el Gobierno Federal.

Además, Murat Hinojosa pidió a los diputados flexibilidad suficiente para obtener los financiamientos necesarios o para reestructurar o refinanciar los financiamientos existentes, en las mejores condiciones del mercado.

Para ello, pidió en el proyecto de forma que la deuda pública burzatilizada a mayo de 2015, que ascendía a 13 mil 942 millones 835 mil 213 pesos, se renegociará.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Programación, Toribio López Sánchez, confirmó que para el feneciente ejercicio fiscal 2018 no habría ninguna autorización y que la solicitud estaba en comisiones, es decir en la congeladora y que la solicitud que había enviado el mandatario estaba prácticamente desechada.

El coordinador de los diputados locales del PAN, Juan Mendoza Reyes, confirmó que no habrá autorización y que la Secretaría de Finanzas primero deberá explicar y transparentar el destino de los 1 mil 200 millones de pesos que inicialmente se le autorizaron contratar a Murat Hinojosa para atender las contingencias de los sismos del pasado mes de septiembre.

Además, en el presupuesto de egresos del 2018 las y los diputados de la LXIII Legislatura aprobaron un Fondo para el Fortalecimiento de las inversiones Municipales en el Anexo 7 del Decreto, por un monto de $250 millones de pesos, al que tendrán acceso para proyectos de infraestructura pública, cuya concertación se realizará antes del último día del mes de febrero del 2018.

Además, por presión del coordinador de los diputados del PRD, Carol Antonio Altamirano, quien hasta llevó a personas damnificadas de los sismos del municipio de Juchitán, por su clientelismo electoral, se aprobó un Fondo de Reconstrucción y Desastres con un monto inicial de 200 millones de pesos, que se establece con recursos fiscales distintos al endeudamiento público.

Para ello, la Comisión Especial de seguimiento para la reconstrucción de Oaxaca del Congreso del Estado podrá revisar el censo de inmuebles y formular observaciones al Ejecutivo, así como a las acciones que la Comisión Estatal de Vivienda realice para la atención de las y los damnificados por los sismos.