Miguel Ángel Morelos, un sacerdote rebelde, muere sin entregar su parroquia pese a hostigamiento del Arzobispado

*Participó en el conflicto de 2006, hizo plantón al arzobispo Chávez Botello y denunció a curas pederastas. *Miguel Ángel Morelos cuestionó a Fox y al Episcopado Mexicano por reprimir a pueblo de Oaxaca.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Hasta el último aliento, el sacerdote católico Miguel Ángel Morelos García dio la batalla. Se fue sin que le arrebataran la parroquia de San Francisco Telixtlahuaca donde oficiaba contra la voluntad del propio arzobispo metropolitano José Luis Chávez Botello.

Lo único que lo venció fue la enfermedad que lo aquejaba, aunque su resistencia al Arzobispado se blindó con la feligresía que lo protegió de las autoridades eclesiales que lo pretendían destituir de esa parroquia por ser uno de los sacerdotes que acusó al padre Gerardo Silvestre Hernández de pederasta.

Las recientes noticias pusieron al sacerdote en el centro de atención al trascender que la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca pretendía quitarlo de su parroquia como castigo a ser uno de los sacerdotes rebeldes que participo activamente en el conflicto sociopolítico de 2006.

Envió carta a Vicente Fox y a la Conferencia del Episcopado Mexicano donde reprobaba la violencia y la entrada de la policía federal a reprimir a los maestros en Oaxaca.

Además de ser uno de los sacerdotes que le hizo un plantón y mitin al arzobispo Chávez Botello en el mismo arzobispado para defender al cura de Santiago Apoala, Leoncio Hernández, que denunció discriminación.

También firmó la carta que enviaron al Vaticano donde piden al arzobispo que pida perdón por proteger al cura pederasta, Gerardo Silvestre Hernández, quien fue detenido el 29 de noviembre de 2013 por el presunto abuso sexual de 45 niños indígenas.

Ese hecho le costó el sacerdocio a los párrocos de Cristo Rey, Apolonio Merino Hernández, y de Santiago Camotlán, Ángel Noguera Nieto. Misma situación que pretendía realizar el arzobispo de Antequera-Oaxaca, José Luis Chávez Botello, con el padre Miguel Ángel Morelos.

En enero de 2014, sacerdotes de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca exigieron a las autoridades eclesiásticas “extirpar de raíz el infame crimen de la pederastia que se dejó incubar en la Iglesia con su silencio cómplice”.

Y Demandaron que el arzobispo José Luis Chávez Botello pida perdón por los casos de pederastia cometidos por el sacerdote Gerardo Silvestre Hernández.

Los presbíteros Juan Ruiz Carreño, Juan Antonio Jiménez Gómez, Miguel Ángel Morelos García, Jorge Pérez García, David Elías Mendoza Maldonado, Ángel Noguera, Manuel Arias Montes, Guillermo Velázquez Gordillo, Sergio Herrera Arias y Leoncio Hernández Guzmán, fueron quienes participaron en la denuncia y aclararon:

“No hemos jugado a tirar la piedra y esconder la mano, cuando correspondió una advertencia sobre el caso del Padre Gerardo Silvestre Hernández, la hicimos”, subrayaron.

Junto con otros sacerdotes, el cura Miguel Ángel Morelos García firmó una carta en la que denunciaron a Silvestre Hernández por los abusos cometidos contra niños indígenas, motivo por el que fue encontrado culpable de pederastia clerical el 23 de enero de 2017, según consta en el expediente penal 140/2013. Y aunque fue sólo por dos casos, se atribuyen a Hernández al menos 100 abusos a niños de entre 11 y 13 años.

En lo últimos días de vida del sacerdote se negó a entregar su parroquia, razón por la que la feligresía resguardo durante viarios días el recinto de culto, ya que Morelos García se encontraba en agonía.

El deceso ocurrió a las 01:00 horas de este miércoles 27 de diciembre, precisamente el día que cumpliría 43 años de vida sacerdotal.

El padre Miguel nació el 1 de agosto de 1950 y fue ordenado sacerdote el 27 de diciembre de 1974. Las dos últimas parroquias donde ofició fueron en las de Santa Cruz Xoxocotlán y San Francisco Telixtlahuaca, en esta última será velado esta noche para luego ser trasladado a Huautla de Jiménez donde será sepultado.