OAXACA.- En el marco de la Campaña de los 16 días de Activismo contra la Violencia de Género, Consorcio Oaxaca presentó el Folleto “Lineamientos para la Construcción de Planes Integrales de Protección con Enfoque Feminista”Frente al grado de falta de acción por parte del Gobierno para garantizar la labor, la vida y la seguridad de defensoras, defensores y periodistas, resulta necesario dicho instrumento.

Ivi Oliveira, coordinadora de protección para las Américas de la organización internacional, especializada en protección a personas defensoras, Front Line Defenders participó en la presentación y comentó el documento. Resaltó la importancia de desarrollar metodologías de intervención diferenciadas que permitan abordar las necesidades de protección y situaciones particulares que enfrentan las mujeres defensoras. Resaltó el fundamental aporte de las organizaciones feministas como Consorcio Oaxaca y las Redes de mujeres defensoras en la construcción de estos abordajes.

Ana María Hernández, integrante del equipo directivo de Consorcio Oaxaca y coordinadora de la estrategia de autocuidado de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras, destacó que la propuesta de protección diferenciada para mujeres defensoras implica un análisis que reconoce los roles e impactos específicos de las agresiones en las mujeres defensoras.

Entender los riesgos y construir estrategias de protección para las defensoras implica asimismo analizar los contextos de machismo y agudización de la violencia de género que predominan en Oaxaca y en toda la región mesoamericana; mismos que impactan de manera particularmente grave en la labor de defensa de las mujeres.

La violencia contra las defensoras se ejerce principalmente desde actores estatales pero se reproduce y legitima también en espacios privados en los que se desenvuelven.

Es fundamental entender estos riesgos y como se traducen en situaciones de alta vulnerabilidad, desgaste e impactos tanto físicos como emocionales para las defensoras y sus familias.

A su vez, Flor Goche, coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México enfatizó la gravedad de la situación de ataques contra mujeres defensoras en el estado de Oaxaca, recordando que en el sexenio de Peña Nieto, en base al Registro de Agresiones de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras, Oaxaca totaliza el 58% de los ataques a nivel nacional.

De allí la necesidad de construir estrategias de autoprotección frente a la falta de interés y respuesta contundente del Estado para garantizar la protección de las defensoras.

Finalmente, Yésica Sánchez, integrante del equipo directivo de Consorcio Oaxaca y experta en protección y análisis de riesgo con enfoque feminista, enfatizó que el folleto recoge algunas propuestas básicas para construir planes para la protección de mujeres defensoras.

Dichas propuestas han sido elaboradas a partir de la experiencia de las integrantes de Consorcio Oaxaca como sujetas de ataques y alto riesgo, carentes de protección por parte del Estado, así como por su labor como acompañantes de otras defensoras en riesgo.

Se basan también en la experiencia acumulada al formar parte de procesos Regionales, Nacionales y Estatales en materia de protección integral y de los diversos procesos de formación que se han tenido en la materia.

Estas experiencias han permitido entender la complejidad que implica la construcción de la protección efectiva para mujeres defensoras misma que solo se puede lograr a través de un análisis fino de los contextos diferenciados, coyunturas políticas, intereses económicos y análisis de actores entre otros aspectos importantes.

Este análisis que reconoce a la defensora como sujeta y actora principal de su propia protección es el que permite elaborar planes adaptados a las necesidades especificas de las mujeres defensoras.

Finalizaron la presentación expresando la preocupación por la falta de certeza en materia de protección a las defensoras, defensores y periodistas que cuentan con medidas cautelares, urgiendo a las autoridades Estatales y Federales responsables de brindar la protección real y efectiva y dejar de argumentar falta de presupuesto, falta de personal o en su caso negación del riesgo en que se encuentran.