Guerrero, el estado más pobre, o uno de los más pobres del país, junto con Oaxaca, Chiapas y Michoacán, a pesar de su riquezas, a pesar de su gente, a pesar de su historia, se encuentra en este momento en el vértice del huracán político y de violencia, tras de que el viernes 26 de septiembre entró en la historia moderna de México, como escenario macabro de uno de los más proditorios crímenes de lesa humanidad,–al menos en tres estudiantes normalistas– luego de que policías municipales de Iguala, al servicio de la delincuencia organizada atacó, secuestró y desapareció a por lo menos una cincuentena de educandos de la combativa Normal Rural de Ayotzinapan.

Por este hecho que llena de vergüenza y oprobio a la sociedad civil guerrerense, el último violento en la historia actual de la segunda década del siglo XXI y del Tercer Milenio, la sociedad indignada en todo el país, lo mismo que familiares de los desaparecidos y sus compañeros de estudios, así como por lo menos de un centenar de Ong’s de todo el país, la propia OEA, la ONU y hasta los Estados Unidos, exigen el esclarecimiento de los hechos porque hasta este miércoles 9 del presente octubre, 43 estudiantes siguen desaparecidos, hay seis muertos en los primeros ataques y se han encontrado ya 28 cadáveres calcinados y en fosas comunes en el paraje conocido como Palo Viejo, en la zona más miserable de Iguala.

Ahí, en ese municipio cuna de la Bandera Nacional, que significa mucho en la historia mexicana, donde el 21 de febrero de 1821 Agustín de Iturbide, enviado por los dominadores españoles y el continuador de la lucha por la Independencia Nacional, Vicente Guerrero, firmaron prácticamente la terminación de la guerra entre México y España, para terminar tres siglos de dominación ibérica sobre nuestro país. Guerrero e Iturbide, días antes, se habían dado en enero de ese año, el llamado Abrazo de Acatempan, finalizando así el conflicto.

Antes, en Chilpancingo, en 1814, a convocatoria del héroe insurgente José María Morelos y Pavón, se había celebrado el Congreso de Anáhuac, donde se hizo el primer intento de los independentistas mexicanos por darse una ley máxima que rigiera la vida nacional. Durante el periodo de la lucha, el Puerto de Acapulco había sido escenario del sitio que le puso a esa ciudad el mismo Morelos.

Sin embargo, el documento más importante de la Reunión de Chilpancingo, fue el pronunciamiento del nicolaíta insurgente, conocido como Los Sentimientos de la Nación. Asimismo, Guerrero, el estado que lleva orgullosamente el nombre del Consumador de la Independencia Nacional, ha sido cuna de grandes hombres, desde el propio Guerrero, Nicolás Bravo, Juan Álvarez, Nabor Ojeda, entre otros; en el pensamiento Juan Ruiz de Alarcón e Ignacio Manuel Altamirano.

También son originarios de la entidad luchadores sociales como Benita Galeana, Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas Barrientos.

También ha sido origen de políticos modernos y oradores brillantes como Píndaro Urióstegui y Miguel Osorio Marbán y en los deportes ha destacado Jorge Campos como portero dela Selección Nacional de Fútbol.

Pero a pesar de los sucesos históricos claves en la historia patria, las intenciones de convertir su territorio en una entidad federativa como lo es actualmente, habían sido hechos a un lado, hasta que el 27 de octubre de 1849 quedó convertido en el Estado Libre y Soberano de Guerrero, sobre una superficie de 64 mil 281 kilómetros cuadrados, colindando al norte con los estados de México y Morelos, al noroeste con Michoacán, al noreste con Puebla, al este con Oaxaca y al sur con el Océano Pacífico.

Se halla dividido en siete regiones: Acapulco, la Costa Chica, la Costa Grande, la Montaña, la Norte, la de Tierra Caliente y la del Centro, y aunque según la Ley que hace la división municipal, oficialmente hay 66 municipios, el INEGI registra 81 núcleos municipales. Según los últimos conteos la población se acerca a los tres y medio millones de habitantes.

Mundialmente conocido por su aspecto turístico de Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco de Alarcón, en la entidad se dan los más marcados contrastes entre la pobreza y la riqueza, ya que hay instalaciones hoteleras y de diversión del primer mundo, así como existe en la mayoría dela entidad zonas de alta marginación, analfabetismo, miseria, inequidad, migración e inmigración, violencia, caciquismo, alcoholismo y delincuencia organizada, entre otros problemas.

En Acapulco han tenido residencias de ensueño personajes como Johnny Weismuller, el famoso Tarzán, Silvester Stalone, además del depuesto Sha de Irán, Mohamed Rezha Palevi, entre otros famosos, mientras que en las zonas pobres de la entidad, incluidas las del mismo puerto, la miseria y la pobreza extrema son el común denominador de sus habitantes.

Destaca que dentro de su territorio se localiza el municipio de Cochoapan, el que junto con su homólogo Coicoyán de las Flores, en Oaxaca, son los más pobres y de más alta marginación del país, aunque muchas más comunidades municipales guerrerenses están separados de Cochoapan, apenas por mínimas diferencias en cuanto a pobreza extrema.

[quote_left]”En Guerrero se localiza el municipio de Cochoapan, el que junto con su homólogo Coicoyán de las Flores, en Oaxaca, son los más pobres y de más alta marginación del país”[/quote_left]

Guerrero ocupa el lugar número 12 en densidad de población, pero el 22 en el Producto Interno Bruto nacional, además de otros significativos índices negativos que ofrecen a veces, una pálida idea de los problemas ancestrales que permanecen sin cambio en esta segunda década del llamado tercer Milenio.

Cifras actualizadas demuestran que el estado de Guerrero, posee la más alta cifra de muertes violentas durante 2013 y, lo peor, es que sigue manteniendo esa posición de privilegio negativo en lo que va del 2014.

 

GOBERNANTES Y DESGOBERNANTES

Entre quienes han ocupado la gubernatura desde mediados del siglo XIX, destaca don Juan Álvarez que fue mandatario hasta en cinco ocasiones. Luego vienen sucesivos gobernantes durante la Reforma y el Porfiriato, hasta que durante el inicio de la Revolución gobernaba la entidad Silvano Saavedra 1907-1911. Ya en el siglo XX avanzado se suceden los mandatarios pertenecientes al Partido Nacional Revolucionario hasta que este se convierte en el PRI.

Baltazar Leyva Mancilla gobierna de 1945ª1951; Alejandro Gómez Maganda 1951-1954; Darío L. Arrieta Mateos 1954-1957; Raúl Caballero Aburto 1957-1961; Arturo Martínez Adame 1961-1963; Raymundo Abarca Alarcón 1963-1969; Caritino Maldonado Pérez 1969-1971; Roberto Rodríguez Mercado 1971; Israel Nogueda Otero 1971-1975 y Xavier Olea Muñóz 1975.

Luego llegaría el gran cacique y mandamás del pulpo camionero nacional, Rubén Figueroa Figueroa 1975-1981; Alejandro Cervantes Delgado 1981-1987; José Francisco Ruíz Massieu 1987-1993; Rubén Figueroa Alcocer—el hijo de ya saben quién—1993-1996 y, Ojo, Ángel Aguirre Rivero 1996-1999 (primera época como gobernador interino claro); René Juárez Cisneros 1999-2005.

 

HELICÓPTERO ABATIDO, GOBERNADOR FALLECIDO

Cuando se desplazaba a bordo de un helicóptero junto con los presidentes del Congreso local y del Tribunal Superior de Guerrero, disparos hechos desde tierra lograron abatir la nave, viniéndose a tierra y destrozándose, con lo que resultaron muertos los que en él viajaban, aparte de los ya mencionados, así como el piloto y el gobernador profesor Caritino Maldonado Pérez, aquel año de 1971, quien era muy estimado en la Secretaría de Educación Pública, ya que por su carácter de profesor, había desempeñado con éxito la Oficialía Mayor de la dependencia federal.

Llega también el primer gobernador del PRD, Zeferino Torreblanca Galindo 2005-2011 y luego llegaría otra vez en 2011 como gobernador el actual Ángel Aguirre Rivero, pero ya despojado de la camiseta del PRI y enchaquetado ahora como perredista. ¿Hasta cuándo?

 

SECUESTRO DE FIGUEROA POR LUCIO CABAÑAS

Rubén Figueroa Figueroa fue secuestrado durante al menos 100 días por la guerrilla al mando del profesor Lucio Cabañas Barrientos, a quien el régimen del Presidente Luis Echeverría persiguió por medio del Ejército y el Secretario de la defensa Nacional, Hermenegildo Cuenca Díaz, hasta que fue capturado y asesinado.

El aprehensor de Cabañas fue el general Rosalío Solano Chagoya -también fue jefe de la 28va. Zona Militar con sede en Oaxaca- pero las medallas de captura y ejecución se las colgarían al divisionario oaxaqueño Eliseo Jiménez Ruíz, quien sustituyó al Gobernador Constitucional oaxaqueño don Manuel Zárate Aquino, luego de que el sedicente Secretario de Gobernación lopezportillista, Jesús Reyes Heroles maniobrara dolosamente para lograr la caída del hombre de Yanhuitlán.

La lucha contra la guerrilla en Guerrero -parte de la llamada “guerra sucia”- produjo muchas víctimas ejecutadas mediante métodos cruelísimos como el arrojarlos al mar y atadas de pies y manos desde helicópteros militares o matándolas de diferentes maneras, luego de torturarlas, además de violar a las mujeres y destruir sus viviendas. Uno de esos verdugos fue el general Gutiérrez Chaparro, posteriormente preso por narcotráfico.

Lo mismo que Cabañas, también fue perseguido hasta su exterminio el mítico profesor rural Genaro Vázquez Rojas, ícono de la guerrilla, rebelde ante la injusticia y la pobreza sufrida por sus paisanos y que fundó y dirigió la combativa Asociación Cívica Guerrerense.