Diana MANZO/Corresponsal

JUCHITÁN, Oax., (pagina.3mx).- Juchitán, tierra del zapoteco y cuna de artistas, se ha caracterizado desde los años ochenta en tener dos fuertes fuerzas políticas que se disputan el poder político este municipio: el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la Coalición Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI).

La organización social sorprendió al mundo político nacional en 1980 al ganar de forma sorpresiva una elección municipal, siendo Leopoldo de Gyves de la Cruz el primer edil de oposición al PRI en el país, impulsado por el Partido Comunista Mexicano.

Este hecho histórico para los pueblos indígenas ha marcado la trayectoria social y política de este municipio que ha sido reconocido como el primer municipio de izquierda en toda la República Mexicana.

INICIOS DE LA COCEI

Víctor Pineda, uno de los fundadores de la organización.
Víctor Pineda, uno de los fundadores de la organización.

Uno de los fundadores de la COCEI (1972) es Víctor Pineda Henestrosa, quien se desempeñó como promotor agrario y que a causa de su intensa lucha en apoyo a campesinos de Juchitán fue “levantado” por el Ejército Mexicano el 11 de julio de 1978, según lo que afirman testigos, y desde entonces no se sabe nada de él.

Desde esa fecha a la actualidad (36 años) se carece de la figura legal de Comisariado de Bienes Comunales en esta municipalidad debido a que los terratenientes interpusieron un amparo y todo se detuvo.

Según el Censo de Población y Vivienda 2010, el municipio de Juchitán -la cabecera municipal, sus cuatro agencias municipales: La Venta, La Ventosa, Chicapa de Castro y Álvaro Obregón-, y sus dos agencias de Policía: Playa Vicente y Ejido Zapata, el total de la población es de 93 mil 038 habitantes.

La COCEI con sus líderes sociales, hoy convertidos en líderes políticos, ha conquistado alcaldías, diputaciones y puestos políticos de gran importancia, e incluso son determinantes en las elecciones a gobernador de Oaxaca.

DE LO SOCIAL A LO POLÍTICO

En los años ochenta, los dirigentes de la COCEI no se dividían; al contrario, trabajaban unidos y juntos conquistaron dos colonias con fuerte presencia de militancia de izquierda. En la Octava Sección se fundó en 1981 la colonia “Rodrigo Carrasco”, en donde la mayor parte de los dirigentes cuenta con una vivienda que, aunque no habitan, ha sido heredada a sus descendientes.

Una de las colonias de izquierda. Foto tomada de noticiasnet.mx
Una de las colonias de izquierda. Foto tomada de noticiasnet.mx

La otra colonia es la “Gustavo Pineda de la Cruz”. Ambas logradas de forma unificada de fuerzas. Posterior a ello, los líderes formaron sus núcleos solos y desde entonces cada dirigente mide fuerzas en cada elección municipal.

En Juchitán existen aproximadamente 120 colonias populares, de las cuales el 95 por ciento pertenecen al núcleo de la COCEI, y solo el 5 por ciento al PRI. Entre las más populares están la Colosio, La Joya, Mártires, Los Pinos, cuyos habitantes  se agrupan en la organización que dirige Eliseo Martínez Bello, actual juez municipal.

LOS COTOS DE PODER DE LA IZQUIERDA EN JUCHITÁN

COCEI-marchaJuchitecos de la COCEI presumen “tener” un padrón de votantes con un número mayor y representativo y para muestra la disputa se dio en una elección interna para ver quién ocupaba la Presidencia Municipal, en donde resultó victorioso Saúl Vicente Vásquez, actual edil de Juchitán y quien también encabeza la agrupación Unidad Fuerza Indígena Campesina (UFIC).

Los hermanos López Sánchez.
Los hermanos López Sánchez.

Según datos de la Secretaría Municipal, en la elección interna por la alcaldía, celebrada en abril de 2013, se registraron 11 organizaciones políticas adheridas a la COCEI, de las cuales algunas son lideradas por los ex alcaldes de Juchitán, siendo el grupo que más obtuvo votos -un aproximado de 3 mil-, el que encabezan los hermanos Héctor y Gloria Sánchez López, llamado Frente por el Desarrollo y la Democracia (FDD).

El FDD concentra un aproximado 40 colonias populares y un grupo de mototaxis identificados por MOSI (Movimiento Social Indígena).

Alberto Reyna.
Alberto Reyna.

En segundo lo ocupó la agrupación que lidera Alberto Reyna Figueroa, quien dirige 25 colonias populares y también registra el mayor número de mototaxistas que circulan en Juchitán, llamado Movimiento Autónomo Indígena Zapoteca (MAIZ), seguido de la agrupación de Mariano Santana López Santiago que anteriormente dirigió su primo hermano Daniel López Nelio, fundador de la llamada Unión Campesina Oaxaqueña (UCO), actualmente adherida al Partido del Trabajo (PT).

Mariano Santana cuenta con un aproximado de cinco colonias populares y un grupo de mototaxis que lleva el mismo nombre de su organización.

El cuarto sitio lo encabezó el actual diputado federal Roberto López Rosado, con su agrupación Coordinadora Democrática de Pueblos (CDP), quien también dirige colonias populares y un grupo de mototaxis.

El quinto sitio lo encabezó el actual secretario municipal, Emilio Montero Pérez, quien lidera una agrupación llamada “Mariano Montero” y una colonia popular denominada “Zapoteca”.

La lideresa Rogelia González.
La lideresa Rogelia González.

El sexto sitio fue para la lideresa juchiteca Rogelia González, con su agrupación política y social llamada “Simona Robles”, quien se ha destacado por priorizar sus acciones a favor de las mujeres. Tiene un grupo denominado “Grupo de Mujeres 8 de marzo A. C.”, e igualmente lidera la colonia popular “Simona Robles”.

El resto de los sitios, séptimo al onceavo, fueron ocupados por las organizaciones sociales y políticas Baate Nacubi, Esperanza Rural Campesina y dos más representadas por Manuel López Villalobos y el médico José Guadalupe Vera Vicente.

También la misma Secretaría Municipal informó que los dirigentes de izquierda Leopoldo de Gyves de la Cruz y Emilio de Gyves, quienes se identifican con su agrupación COCEI-Alternativa Patriótica y los hermanos René y Rolando Vásquez Castillejos, que dirigen COCEI-Nueva Generación, y una fracción de Alfredo Linares, quien es el dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Agencia Modelo del Istmo, eligieron la opción del plebiscito para elegir a su representante, lo cual no arrojó un número preciso de adeptos; sin embargo, ocupan un lugar importante y determinante en elecciones municipales. Todos ellos manejan colonias populares y grupos de mototaxistas.

Asimismo, existen otras organizaciones políticas que también han hecho presencia en Juchitán con la izquierda, como el grupo que dirige Teresa Vega Terán por parte del Partido del Trabajo (PT), quien actualmente es Directora de Mercados; Manuel Vásquez Nicolás y Javier López Ortiz -conocido como “Güero Guapo”-, tienen fuerza en la colonia llamada “Lucio Cabañas”, además este último es dirigente de un sindicato de materialistas.

Tiempos en los que la COCEI era más combativa.
Tiempos en los que la COCEI era más combativa.

Los coceístas han encontrado como modo de ganar militancia, donarles terrenos de 10 x 15 metros cuadros a ciudadanos y ciudadanas; otros les dieron una concesión de mototaxis a cambio de apoyo en momentos electorales, o en situaciones sociales como marchas y plantones, rara vez les cobran una cuota; sin embargo, los “ocupan” para determinar posturas en las elecciones municipales.

Y LOS PRIISTAS…

La dirigencia de los priistas en Juchitán también ha logrado sus triunfos en la alcaldía de esta municipalidad. Luego de más de 20 años en manos de la COCEI y a raíz de las disputas del poder y la división política, en el 2002, Héctor Matus Martínez ocupó el cargo de administrador municipal, impulsado por el entonces gobernador de Oaxaca, José Murat Casab.

Posteriormente la alcaldía es recuperada por otro coceísta: Alberto Reyna Figueroa, y continuó con Mariano Santana, quien entregó por segunda vez el mandato a los priistas, derivado de su bajo desempeño como alcalde. Fue ocupada por tres años (2011-2013) por Daniel Gurrión Matías, quien no pudo (o no quiso, según los rumores) mantener al PRI en la Presidencia, ante las diferencias políticas que mantiene con Héctor Matus y prefirió al “canario” de Saúl Vicente Vásquez.

Héctor Matus.
Héctor Matus.

Los priistas prefieren tener una estructura estable y no contar con organizaciones; sin embargo, existe una de gran reconocimiento, la de Tonaa Taati, quien dirige Tomás Chiñas Santiago, líder e impulsor de las mujeres artesanas, principalmente las juchitecas que elaboran el totopo, tortilla tradicional de esta comunidad istmeña.

Los dirigentes que manejan estructuras del PRI municipal son Héctor Matus Martínez, actual regidor de Energía y quien también asesora y dirige a un grupo de taxistas y mototaxistas del grupo “11 de enero”.

Al igual se encuentran las organizaciones Enda Bichi que dirige Eduardo Esteva, actual dirigente de la CNOP; Jorge Gómez, quien impulsa el Movimiento Territorial; los hermanos Daniel y Samuel Gurrión Matías, este último actual diputado federal y fue el único priista que ganó en las elecciones 2012.

Asimismo, el ex diputado local Francisco García López -“Paco Piza”- también maneja su estructura, mientras que Alberto López conocido como “López Lucho”, dirige la colonia La Joya, una de las pocas que tiene el tricolor.

Los priistas no otorgan terrenos; sin embargo, mantienen viva a la militancia dotándola de apoyos productivos y beneficiándola con proyectos económicos, buscan y gestionan apoyos en las dependencias federales como la CDI y Sedatu, donde sus delegados estatales son priistas también.

GRUPOS SOCIALES

En Juchitán también existen agrupaciones sociales o asociaciones civiles.

En los últimos tiempos, las organizaciones civiles han tenido fuerte activismo contra empresas eólicas.
En los últimos tiempos, las organizaciones civiles han tenido fuerte activismo contra empresas eólicas.

Están las que respaldan actividades para mujeres, a jóvenes, de la comunidad lésbico-gay (muxhes), pescadores, campesinos, deportivas, culturales y sociales.

La Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ), que representa Mariano López Gómez, y la Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Territorio (APDTYT), que dirige Betina Cruz, han mostrado su postura de rechazo a proyectos eólicos instalados en el Istmo de Tehuantepec.

Continuamente están en medios de comunicación y a nivel social dando declaraciones de este tipo. Han sido fundamentales para lograr el equilibrio entre el estado y los gobiernos municipales y estatales.

Con la lucha de la APDTYT se logró un amparo en el 201, para la cancelación del parque eólico de la entonces empresa Mareña Renovables, actualmente llamada Eólica del Sur.

Mareña Renovables intentó construir un parque eólico en Barra Santa Teresa, que ubicaría cerca de 130 turbinas en terrenos de Álvaro Obregón, agencia municipal de Juchitán y territorio huave de San Dionisio del Mar.

Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Territorio.
Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Territorio.

La empresa otorgó recursos económicos al alcalde de San Dionisio del Mar por más de 20 millones de pesos y repartió recursos a líderes sociales; sin embargo, el proyecto se canceló y hoy en día retoma su segundo aire, queriendo instalar los aerogeneradores en territorio zapoteca y para ello se realiza una consulta pública.

Otra agrupación social que destaca por su activismo es el “Comité Che Gorio Melendre”, que dirige Gubidxa Guerrero, quien conjuntamente con su agrupación crearon este año el Centro Cultural Herón Ríos.

Gubidxa Guerrero es etnohistoriador y se ha desempeñado en ponderar las artes antes que la política, fomenta funciones de cine, enseñanzas de la cultura zapoteca y muestras mensuales en artes visuales.

En entrevista con Gubidxa Guerrero, compartió que la mayor parte de las “organizaciones sociales” que existen en Juchitán adolecen de legitimidad y son meras entidades que cubren las actividades de los operadores políticos de los principales partidos.

“Las agrupaciones sociales sirven para repartir las dádivas del gobierno y realizar el ´trabajo sucio´ de las organizaciones políticas en cada temporada electoral”, agregó.

Resaltó que la mejor manera de saber cuándo una organización es seria, es por su trayectoria y por la legitimidad que goce entre algún sector social.

“El puro RFC no es garantía de nada, enarbolar banderas de ´lucha social´ muchas veces es la pantalla tras la que se ocultan intereses económicos. Sería interesante que todas las organizaciones políticas y sociales se sometieran a un escrutinio fiscal y así la sociedad sepa cuáles son rectas y cuáles no”, lanzó.

Finalmente y rescatando un texto de la escritora Elena Poniatowska que publicó en mayo de 2007 en un diario de circulación nacional, en donde hizo énfasis una frase del General Álvaro Obregón: “No hay un panteón en la República donde no esté un juchiteco muerto por la causa de la Revolución Mexicana”, considerando a los juchitecos como un pueblo.

Poniatowska en su escrito precisó que Juchitán dio a la Revolución Mexicana 10 generales, mil hombres y muchas “soldaderas” que cargaban el máuser a su hombre. “Por algo Oaxaca es cuna de Benito Juárez y de los hermanos Flores Magón, de Rufino Tamayo y de Francisco Toledo”, concluyó.