ANTONIO MUNDACA Twitter:@amundaca

TUXTEPEC, Oax., (pagina3.mx).- La instalación de parquímetros en las principales calles de la ciudad de Tuxtepec ha movido a los distintos sectores de la sociedad con pronunciamientos a favor y en contra.

Cuatro años después de que se echara a andar el proyecto son más las dudas que las certezas. Sin embargo cientos de ellos ya han sido colocados con la anuencia del gobierno municipal y el 17 de noviembre se disponen a empezar el cobro en vía pública.

Mientras la empresa Leopardo Park ha emprendido una campaña mediática para tener el apoyo de la opinión pública, no existe un destino claro sobre los recursos que generará la instalación de las casetas de cobro y en qué rubro se dará el ingreso en las arcas municipales al no estar contemplado en el presupuesto de ingresos del año 2014.

Tampoco se saben los montos exactos de inversión y ganancias para el ayuntamiento al no existir un contrato oficial que pueda ser consultado en la Comisión de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos personales del Estado de Oaxaca (Cotaipo).

El 13 de febrero de este año, el Consejo Ciudadano para el Seguimiento de la Función Pública en un oficio girado a la síndica procuradora Emma del Carmen Hernández –en poder del reportero- pidió una copia del acta de cabildo donde se aprobó la instalación de los parquímetros y el reglamento que regulará dichos aparatos instalados en la vía pública del municipio.

A esto, la respuesta del ayuntamiento fue de “desconocimiento”. La Síndica Municipal respondió al oficio en entrevistas a medios de comunicación donde sostuvo que “los Regidores ignoran la problemática de los parquímetros, además que para dar la orden de instalarlos primero deberán darlo a conocer en una sesión de cabildo y someterlo a votación”.

El 8 de septiembre pasado, el presidente municipal Antonio Sacre Rangel se limitó a decir que “la empresa Leopardo Park tiene un amparo federal para instalar los parquímetros, en próximos días les daremos más información”.

Dos meses después el gobierno municipal sigue sin transparentar el tema y ha vuelto a cobrar fuerza la versión -según las fuentes consultadas durante la investigación- que familiares cercanos al munícipe tienen invertido capital en dicho proyecto urbano.

 

Parquímetros para familia presidencial

Han pasado tres administraciones municipales donde el curso legal lleno de sospechas ha determinado la instalación de parquímetros.

El extinto Gustavo Pacheco quiso instalarlos de última hora.
El extinto Gustavo Pacheco quiso instalarlos de última hora.

El gobierno del extinto Gustavo Pacheco intentó instalarlos el último día de su gestión. Trascendió entonces que existían empresarios cercanos a Democracia y Equidad, organización que lideró Pacheco Villaseñor hasta su muerte, con capital invertido como socios en la empresa originaria de Córdoba, Veracruz.

El 14 de enero de 2011 los regidores de la administración Barrerista, encabezados por Fernando Huerta Cercedo, aseguraron que los parquímetros eran “un dedazo de Gustavo Pacheco donde él y un grupo cercano de amigos salía beneficiado perjudicando las arcas del municipio”.

Los comerciantes afectados procedieron a quitar los tubos y tapar con cementos los orificios alegando que la instalación fue arbitraria “y como ladrones en la noche”.

El extinto presidente municipal Gustavo Pacheco afirmó el 25 de enero de 2011 que la situación se tornó política.

“José Manuel Barrera Mojica fue informado sobre el procedimiento de los parquímetros y sabía que los documentos se encontraban en la Secretaría Municipal. No lo encontraban porque no querían encontrarlo, yo mismo le dije que el contrato se había hecho en la Secretaría Municipal”, refirió.

El proyecto final de mil 500 parquímetros fue echado abajo el 14 de marzo de 2011. El cabildo encabezado por José Manuel Barrera Mojica canceló el proyecto por la falta de licitación de una patente y la constitución como empresa concesionaria que había firmado un contrato con el ayuntamiento.

La obra aprobada por el gobierno de Gustavo Pacheco en el 2010 tenía inconsistencias y provocó en los primeros meses de 2011 el rechazo ciudadano, de organizaciones comerciales y grupos organizados del comercio informal.

Gabriel Cué Navarro, el sobrino de los negocios.
Gabriel Cué Navarro, el sobrino de los negocios.

Dos semanas después de cancelar el proyecto y enfrentar una posible demanda de 300 millones de pesos por parte de Leopardo Park al gobierno de Tuxtepec, el 29 de marzo, la ex Síndica Hacendaria Lucía Mora sostuvo que detrás del proyecto de parquímetros estaban empresarios cercanos a Gustavo Pacheco; Eduardo Ximénez de Sandoval y el joven político dirigente del Frente Juvenil Revolucionario (FJR) del PRI, Gabriel Cué Navarro, y su padre Gabriel Cué Sacre, primo hermano de Antonio Sacre Rangel.

Según la nota publicada en Noticias de esa fecha, realizada por este reportero, se detalló que en febrero de 2009 la administración de Gustavo Pacheco creó el Reglamento de Parquímetros, un mes después sacaron la licitación pública nacional y en mayo se creó la empresa de los parquímetros, es decir que crearon la empresa ex profeso para eso.

“Hay muchas cosas de fondo, atrás de esa empresa están connotadas personas de Tuxtepec que iban a ser el negocio de su vida con los interés del pueblo”, precisó Mora Morales en aquella ocasión.

 

La burla empresarial al artículo 47

Según consta, la sesión de cabildo extraordinaria 06/09 fechada el 28 de febrero del 2009 – cuya copia tiene el Reportero, con fundamento en el artículo 47 último párrafo de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Oaxaca, el cabildo en pleno desconoce no contar con la autorización de cabildo para la celebración del contrato de concesión de la prestación del servicio y operación de estacionómetros regulados por parquímetros de fecha 23 de diciembre del 2010.

Gabriel Cué Sacre, el primo acaudalado.
Gabriel Cué Sacre, el primo acaudalado.

El documento es firmado por los ciudadanos Licenciado Gustavo Pacheco Villaseñor, Licenciado Maximino Gabriel Hernández Martínez, Presidente Municipal Constitucional y Síndico Municipal, respectivamente, y por la otra parte el Licenciado Daniel Antonio Moreno Escalera, representante legal de la empresa Leopardo Park S.A. de C.V, siendo ajeno a las consecuencias legales del mencionado contrato de concesión el H. Ayuntamiento de San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca.

El cabildo acordó en ese momento instruir al Director de Desarrollo Urbano para que en el ejercicio de sus facultades impida el daño a los bienes municipales por la empresa Leopardo Park S. A. de C.V. Finalmente se facultó al Síndica Municipal para que realice las acciones legales correspondientes en relación al presente asunto. Con 14 votos a favor y una abstención, el Presidente Municipal, Síndicos y Regidores concluyeron la sesión de cabildo.

Barrera Mojica desechó el proyecto con el Artículo 47 de la Ley Orgánica.
Barrera Mojica desechó el proyecto con el Artículo 47 de la Ley Orgánica.

Con esto, el 12 de marzo del 2011 el cabildo de Barrera Mojica aprobó la cancelación del contrato mediante el cual se concesionó en el gobierno anterior de Gustavo Pacheco. Sin embargo hace dos meses José Daniel Mercado Peralta, apoderado legal de la empresa Leopardo Park aseguró que existe una concesión otorgada por 15 años y que al Ayuntamiento de Tuxtepec le corresponde el 20% de las ganancias y que serán 1618 aparatos, 218 más que los contemplados en el contrato celebrado con el ex munícipe Gustavo Pacheco.