Diana MANZO/Corresponsal

JUCHITÁN, OAX.- Desde hace 39 años, la comunidad muxhe (lésbico-gay) de esta municipalidad, cuyas integrantes son conocidas como “Las Auténticas Intrépidas, buscadoras del peligro” realiza su festividad en la segunda quincena de noviembre.

Y en este 2014, desde la tarde del viernes se inició con la celebración del Paseo de carros alegóricos y  el sábado con la misa en honor a la Santa Cruz de los pescadores y la Señor de Exaltación, para irse por la noche a la gran vela (fiesta nocturna).

La concurrencia lésbico- gay de diversas partes del mundo se concentraron en Juchitán. Sin importar idioma, todas se reúnen como “hermanas” que son, las hay desde jovencitas hasta adultas,  de origen mexicano y extranjeras, algunas vestidas con el traje istmeño y otras con sus filipinas y pantalón de tela.

La tarde del viernes, cada una tomó su traje típico istmeño, algunas de cadenilla (hilos de seda bordados  a máquina sobre la tela) y otras más bordados a mano, sin olvidar los listones de seda en la cabeza y las flores, además de los collares, de  fantasía o de oro, y salieron en carros adornados a lucir por las calles de Juchitán, en el tradicional paseo de carros alegóricos y tirada de frutas.

Posteriormente, la comunidad de las Intrépidas buscadoras del peligro acudió a casa del Mayordomo. Este 2014 fungieron Marcela Nicolás y Ricardo Guaratu, quienes con música tradicional al son de la tambora y la trompeta danzaron sones típicos de Juchitán y cenaron tlayudas (tortilla grande con queso Oaxaca, cecina, frijoles y col).

El sábado a mediodía, en la parroquia de los juchitecos, San Vicente Ferrer, el padre Lucio ofreció la misa de las Intrépidas, quienes llegaron con su traje típico de olán y escucharon el sermón religioso.

El padre Lucio, durante su intervención, expuso que todas las Intrépidas son hijas de Dios, que no por ser de una comunidad lésbico gay no eran bienvenidas a la iglesia; sin embargo, recordó que a pesar de la mercadotecnia que ha desatado  a nivel mundial esta celebración, todas ellas deben fomentar el respeto de la dignidad, la  justicia del amor y la paz ante todo.

En este año, un gran número de fotógrafos y medios de comunicación se concentraron en esta ciudad, los hoteles fueron abarrotados, porque todos buscaron asistir a la gran vela de las Intrépidas, que se realizó la noche de este sábado, en donde el glamour y la alfombra roja fueron los  invitados de honor.

En Juchitán, la comunidad lésbico-gay camina ligero por las calles, es común que niños, mujeres y adultos compartan las fiestas, el hogar y el trabajo con muxhes, para algunas mujeres zapotecas madres de familia es una bendición tener  un hijo  homosexual.