Pedro Matías
Oaxaca, (pagina3.mx).- La comunidad de Santa Catarina Ixtepeji está de fiesta. Cien años después localizan un documento zapoteca del siglo XVII tardío, que evoca los códices de la conquista y narra su fundación.

El director académico de la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, Sebastián van Doesburg, explicó que la Tira de Ixtepeji –tela de dos metros con 10 centímetros de largo-, es una composición tipo collage en base a otros documentos perdidos que narra la fundación de esa comunidad zapoteca en la época prehispánica, la conquista y luego el linaje de los gobernantes hasta 1691.
“Es un lienzo que versa sobre la tenencia de la tierra, una suerte de título primordial, el cual utilizaron por lo menos en tres ocasiones en las Cortes de Oaxaca para reclamar una serie de tierras que hoy está en la agencia de San Pedro Nexicho, lugar donde existió el pueblo de Ixtepeji durante la época prehispánica.
En el lienzo también se encuentra dibujada la geografía de diferentes pueblos de esa región y una serie de sus gobernantes, basado en su descendencia de los reyes prehispánicos que comprende siete generaciones antes de la conquista y siete generaciones después de la misma, abundó el historiador.
Recordó que la Tira de Ixtepeji desapareció del pueblo de Santa Catarina Ixtepeji entre 1911 a 1914 cuando un presidente municipal vendió este documento zapoteco a Constantino Rickards, el cónsul inglés en Oaxaca durante la Revolución, luego en 1917 fue vendido a la sociedad de geografía y, cien años después, reaparece en un escritorio en la biblioteca universitaria de Milwaukee.
Van Doesburg mencionó que los historiadores la tienen que hacer de detectives para recuperar documentos valiosos como este caso de la Tira de Ixtepeji o evitar que otros lleguen al mercado negro.
Su declaración la sustenta en que en el 2010 lograron frenar la venta de dos documentos pictográficos de Santa Cruz Papalutla y en 2012 recuperaron una doctrina escrita en chinanteco que se había vendido en subastas Morton y llegó a la Universidad de Princeton, misma que lo regresó al Instituto Nacional de Antropología e Historia.
“Lo único que a veces se tiene es fotografías de algún detalle del documento, fotos antiguas, alguna descripción, el testimonio de alguna persona que vio o escuchó algo. Se torna un trabajo como de detective, buscar las pistas de quién lo vendió, cuándo y dónde, quién lo sacó del país”.
Y así ocurrió en este caso, hace tres años, durante la entrega de una oficina de la Biblioteca de la Sociedad Americana de Geografía, se encontró en el cajón de un escritorio antiguo un documento enrollado del que se desconocía su origen y cómo había ido a parar ahí.
Gracias a un rápido intercambio entre académicos americanos y mexicanos, se descubrió que se trataba de la perdida Tira de Ixtepeji, un documento zapoteca del siglo XVII tardío, que evoca los códices de la Conquista.
Un trabajo previo de Van Doesburg ayudó a reconocer que lo hallado en Milwaukee era el documento perdido de Ixtepeji. En un artículo de este investigador, El lienzo de Santa Catarina Ixtepeji, un documento tardío de la Sierra Juárez, presenta una fotografía que encontró en el acervo fotográfico de Alfonso Caso de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.
Esta foto, en la que se ve una escena del documento perdido de Ixtepeji, era una copia de una placa perdida hecha probablemente durante la venta del documento, ya que llevaba el nombre de Constantino Rickards, el cónsul inglés en Oaxaca durante la Revolución. La comparación entre la foto antigua y el documento encontrado en Milwaukee demostró que se trataba del mismo códice.
Van Doesburg y su colega Michel Oudijk de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) siguen investigando cómo fue que el documento salió de Ixtepeji durante la Revolución y cómo llegó a Nueva York. Estos investigadores han viajado a Milwaukee para estudiar el original, que hoy está bien conservado con los cuidados especializados que necesita, como un área con control de temperatura y humedad.
Ahora, la Universidad de Wisconsin donó una copia exacta, facsimilar, que fue entregado el pasado martes 25 de noviembre a la comunidad Santa Catarina Ixtepeji.
Antes, la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), en colaboración con la UNAM, presentaron el 24 de noviembre en el Claustro del Centro Cultural San Pablo el facsímil donado por la Universidad de Wisconsin en el que se explicaron todos los detalles de esta investigación.
Con la presencia de Ewa Barczyk, directora general de la UWM Libraries (Bibliotecas Universitarias de la Universidad de Wisconsin, Milwaukee); Marcy Bidney, directora de la Biblioteca de la Sociedad Americana de Geografía (parte de la UWM Libraries); y Aims McGuinness, catedrático de Historia de América Latina en la UWM, se visitó San Pedro Nexicho y se entregó esta especie de “acta de nacimiento” a la comunidad zapoteca.
El martes 25 de noviembre se hizo una visita a San Pedro Nexicho y después, en el Palacio Municipal de Santa Catarina Ixtepeji, se entregó el facsímil en el marco de la fiesta de la comunidad.
Finalmente, mencionó el historiador que solamente existen 10 documentos parecidos a este documento zapoteco que se encontraron en los estados de México, Morelos e  Hidalgo, sin embargo, este lienzo es único en el sur del país.