Jaime GUERRERO

Oaxaca.- El pasado domingo 14 de diciembre de 2014 un grupo de ciudadanos pretendía realizar una Asamblea para la elección de Alcalde Municipal de Eloxochitlán de Flores Magón, cargo que se renueva anualmente por Sistemas Normativos Internos.

Ese día, Elisa Zepeda Lagunas fue brutalmente agredida por el edil con licencia, Alfredo Bolaños Pacheco. Otras 10 personas también fueron brutalmente golpeadas por seguidores del edil y su asesor Jaime Betanzos Fuentes. El saldo final fue 2 muertos, siete detenidos, dos casas incendiadas y más de 11 vehículos incendiados por Bolaños Pacheco y sus seguidores.

“Mujeres y hombres nos dimos cita alrededor del parque municipal a las 11:00 AM; minutos más tarde -a las 11:10 AM- comenzamos a oír gritos de hombres que se aproximaban al parque. Eran alrededor de 100 hombres que venían armados con machetes, palos, escopetas, cuetones y bombas molotov”, narró Elisa.

Visiblemente traumatizada física y posológicamente, refirió que en el parque se encontraba junto con el Síndico Municipal Juan Manuel Hernández Mendoza y su tío Vicente Zepeda. Al ver que los hombres se encontraban más cerca, esperó la posibilidad de establecer un diálogo, sin embargo, pronto las bombas molotov y los cuetones fueron incendiados.

“Hombres, mujeres, niñas y niños corrimos ante el temor de ser asesinados y nos refugiamos en una tienda de abarrotes en la esquina del parque. Mientras estábamos escondidos escuchamos como un restaurante y los carros cercanos eran destruidos”.

“Posteriormente,  escuché cómo Jaime  Betanzos Fuentes, quien durante más de dos décadas se ha obstinado por permanecer en el poder municipal, gritaba: ¡Busquen a Elisa, encuéntrenla, por aquí tiene que estar!”.

Ante el evidente riesgo en el que se encontraban quienes se mantenían refugiados y consciente de que era a ella a quien buscaban, decidió salir para evitar que las personas que se encontraban escondidas fueran afectadas.

“Al salir, fui atacada por Jaime Jacob Betanzos Zepeda, Rubén Cerqueda, Francisco Betanzos Ordaz y Alfredo Bolaños Pacheco, Presidente Municipal con Licencia, quien me asentó golpes en la cabeza con un palo”.

“Francisco Betanzos Ordaz me enterró la punta de la escopeta en la frente, jalándome alrededor de 20 metros, quedé rodeada por alrededor de 40 hombres. En ese momento Jaime  Betanzos Fuentes me jaló de los cabellos, azotándome en el piso, fui pateada en las costillas al tiempo que me gritaba:

[pull_quote_center]“Hasta aquí llegaron tus sueños pendeja, no te vuelvas a meter en los asuntos del pueblo”, dijo al relatar las escenas de brutalidad.[/pull_quote_center]

Posteriormente el hijo de Jaime Betanzos le asestó un machetazo en la cabeza.

Fue la intervención de una mujer la que le salvó la vida al rescatarla de los agresores. Minutos después caminó aproximadamente 500 metros sobre la vereda del río hasta llegar a su casa para dar aviso de que me encontraba con vida.

Dos horas y media después, vino la segunda agresión.

Jaime Betanzos Fuentes, Alfredo Bolaños Pacheco, Jacob Betanzos Zepeda y Omar Morales llegaron a la casa de Elisa, acompañados de aproximadamente 50 personas, quienes incendiaron un depósito de gasolina, incendiaron su casa, la de sus padres y 11 carros que se encontraban en el taller de su hermano Manuel Zepeda Lagunas.

Al interior de la casa de la madre de Eliza se encontraban 7 personas, entre ellas, su madre Magdalena Lagunas, Ceballos, su abuela Gregoria Cortes, su hermano Manuel Zepeda Lagunas, Amada Ojeda, Secretaria del Comité DIF, Gustavo Estrada Andrade amigo cercano a la familia, Gaspar Martín Chablé Caamal, Pastor de la iglesia Bautista “Nueva Creación”.

[pull_quote_center]“Nos refugiamos en la casa de mis padres, lugar al que llegaron  a atacarnos alrededor de 8 personas. Al intentar defenderme Gustavo fue agredido con tubos y machetes, aventado a un estanque  y posteriormente, asesinado con el tiro de gracia por el policía municipal Omar Morales”, confesó.[/pull_quote_center]

Todos fueron golpeados severamente. Simultáneamente lanzaron alrededor de 11 bombas molotov y provocaron que ambas casas se incendiaran.

Jacob Betanzos Zepeda, Jaime Betanzos Fuentes y Genaro Terán Vargas sacaron a Manuel Zepeda de la casa y lo arrastraron hasta la plaza pública en donde lo desnudaron y lo golpearon con piedras, fue amarrado, torturado, presentado públicamente como el provocador  de las agresiones.

Sin embargo, el hermano de Elisa no había estado presente en el centro de la población, posteriormente, fue entregado muerto ante el Ministerio Público de Huautla de Jiménez.

En todos los hechos, hubo ausencia de la policía, a pesar de que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Oaxaca, la Procuraduría General del Estado y la Secretaría General de Gobierno fueron informadas de la situación de violencia que se vivía en el lugar.

Además de que durante los hechos estuvo presente al menos una patrulla de la Policía Estatal, que se percató de todos los hechos.

Tras los hechos, Elisa dijo que la violencia se pudo haber evitado, lo mismo el secuestro, la tortura y la ejecución extrajudicial de su hermano Manuel Zepeda Lagunas; el asesinato de Gustavo Estrada Andrade; las agresiones físicas que derivaron en la hospitalización de Gaspar Martín herido con una barreta, Amada Ojeda Hernández, también gravemente herida.

Así como en la hospitalización de su madre, quien actualmente tiene complicaciones en un ojo y se encuentra con diversas heridas en la cabeza; “así como en la lesión en mis cervicales, fractura en la nariz, complicaciones en mi coxis y en mi cadera, la cual fue gravemente afectada por las patadas de las que fui objeto. Además de las agresiones a muchas otras personas de la comunidad”.

Cuestionó que del caso se ha tratado de invisibilizar su papel de defensora de derechos humanos y y su labor comunitaria con el pueblo Mazateco, a través de la cual ha impulsado la participación política de las mujeres y pugnado por la transparencia y rendición de cuentas en el Municipio.

Como lo refleja la exigencia que en noviembre de 2014 la comunidad hizo a Alfredo Bolaños Pacheco, a quien se le cuestionó sobre el destino de los recursos municipales, los cuales no se reflejaron en acciones para la comunidad sino en bailes y el uso indebido en beneficio personal.

En desempeño como presidente municipal, no realizó sesiones de cabildo, ni asambleas generales, lo que impedía conocer sus acciones  y transparentar los recursos, pues teníamos conocimiento de que la firma de los cheques era realizada únicamente por  él y el tesorero, sin que la comisión de hacienda tuviera conocimiento de ello. Aunado a ello, era notoria su ausencia en  el pueblo y la discriminación contra la ciudadanía, denunció.

Dichas exigencias, generaron el descontento de Alfredo Bolaños y de Jaime Betanzos que derivó en la represión y las brutales agresiones, aun cuando la ciudadanía no hizo más que ejercer su derecho al acceso a la información, rendición de cuentas y a la autodeterminación, agregó.

 

 

Eliza, exigió al gobierno federal, salvaguardar su vida e integridad física, así como la de su familia, la de las personas agredidas, y la de la comunidad; garantizar que pueda continuar su labor como defensora en condiciones de seguridad.

Verdad, justicia y reparación por los hechos ocurridos el pasado 14 de diciembre de 2014 y castigo a los autores materiales e intelectuales. Mientras que el gobierno Estatal y Federal garanticen la estabilidad y la paz en el Municipio Eloxochitlán de Flores Magón.