Nairobi, Kenia.- En un nuevo ataque de presuntos islamistas en Kenia fueron asesinados hoy al menos 37 trabajadores de una cantera en la región de Mandera, en el noreste del país, informaron testigos y la policía.

Unos 20 hombres armados sorprendieron a las víctimas mientras dormían en sus tiendas de campaña y mataron a todos los que no fuesen musulmanes con disparos en la cabeza o decapitándolos. La milicia somalí Al Shabaab se atribuyó la masacre.

Tras la matanza renunciaron tanto el jefe de policía del país, David Kimaiyo, como el ministro del Interior, Joseph Ole Lenko, anunció el presidente del país, Uhuru Kenyatta. El mandatario llamó a la población musulmana a apoyar al gobierno en la lucha contra el terrorismo.

“Este no es el momento para dejarse intimidar por el enemigo”, añadió. “Existe una guerra y tenemos que ganar esta guerra”.

Un portavoz del grupo Al Shabaab, Sheikh Rage, aseguró en una declaración que la matanza fue un acto de represalia porque Kenia ocupa territorio musulmán y ha matado a muchos musulmanes en bombardeos aéreos. El ataque forma parte de una serie de actos planeados, añadió.

El Ejército de Kenia apoya al gobierno somalí en su lucha contra Al Shabaab. Los islamistas exigen la retirada de las tropas kenianas y a causa de ello perpetran atentados en el país vecino, como el del año pasado contra un centro comercial en Nairobi.

Hace diez días un grupo de Al Shabaab atacó también un autobús y asesinó a 28 personas. Antes les hizo recitar en voz alta versos del Corán para separar a los musulmanes de los cristianos.

El gobierno keniano confirmó el nuevo atentado y anunció que se hará todo lo necesario para llevar a los culpables ante la justicia.

Pocas horas antes de la masacre de hoy, desconocidos entraron en un club nocturno en la localidad de Wajir, ubicada algo más al sur, y mataron a al menos una persona. Hubo además una decena de heridos.