Por Chiapas Paralelo 

Lo ocurrido en Iguala, Guerrero, evidenció “un antes y un después” en materia de seguridad pública y exhibió la debilidad de las instituciones así la vulnerabilidad de los municipios ante el crimen organizado, reconoció el presidente Enrique Peña Nieto al dar inicio al segundo tercio de su administración, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.
El Presidente de la República se refirió al Plan de Acción presentado a la nación el pasado jueves para atender el problema de seguridad y dijo que lo ocurrido en Guerrero “marca un antes y un después, exhibió las vulnerabilidades y debilidad institucional para hacerle frente al crimen organizado, por eso el país entero y sus instituciones deben estar sólidamente preparadas para hacer frente al crimen organizado”.

También consideró indispensable establecer condiciones para impulsar un desarrollo sostenido y equitativo en el sur del país, una estrategia integral prioritaria para atender a Chiapas, Oaxaca y Guerrero, darles mayores herramientas para su crecimiento y bienestar, con la presencia de más industria, fuentes de empleo, mayores oportunidades y mejores condiciones de vida.

Al encabezar el acto de “Entrega nacional de vivienda y apoyos Prospera” en este municipio, el mandatario insistió en que es necesario tener instituciones sólidas y bien preparadas para hacer frente al crimen organizado.

Nota completa en: http://www.chiapasparalelo.com/noticias/chiapas/2014/12/22690/