MÉXICO (EFE).- El abogado mexicano Marco Antonio del Toro pidió hoy prisión domiciliaria por razones humanitarias para la exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, encarcelada en 2013.

“Desde un punto de vista jurídico ya se permite la solicitud de prisión preventiva domiciliaria”, declaró a Efe el letrado, quien destacó que Gordillo, de 69 años, es una adulto mayor y padece varias enfermedades crónicas que requieren cuidados especiales.

La exdirigente del magisterio mexicano fue detenida el 26 de febrero del 2013 e ingresada en la cárcel femenina de la capital del país por cargos de delincuencia organizada, defraudación fiscal y lavado de dinero.

La fiscalía la acusó de desviar recursos procedentes de los aportes sindicales de los maestros por un monto superior a 2.000 millones de pesos (unos 138 millones de dólares) para cubrir gastos personales y pagar propiedades inmobiliarias.

“En la parte jurídica estamos completamente listos, en espera de diversos dictámenes periciales en materia clínica y pretendemos presentar esta solicitud a más tardar la próxima semana”, comentó Del Toro.

Argumentó que más allá de estas “razones humanitarias”, está el hecho de que Gordillo aún no ha sido sentenciada por ningún delito, por lo cual prevalece la presunción de inocencia mientras se encuentra en proceso.

Consideró que las enfermedades que sufre Gordillo y el hecho de que esté en proceso “hacen irracional” que siga en prisión, aunque prácticamente todo el tiempo en un cuarto de hospital de la cárcel.

El abogado indicó que la exlíder sindical no puede seguir en el hospital por los riesgos de contagio ni tampoco ser puesta en una celda común porque necesita atención médica especializada.

Gordillo fue hasta su captura dirigente del poderoso sindicato de maestros de México, que cuenta con unos dos millones de afiliados. Además fue diputada, secretaria del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y promotora de la formación Nueva Alianza.