Jaime GUERRERO

OAXACA.- El coordinador estatal del Movimiento Cívico ‘Democracia Social’ del Partido de la Revolución Democrática (PRD), José Julio Antonio Aquino, pidió que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga el caso de las ejecuciones de sus tres compañeros de corriente perredista, entre ellos, el precandidato a diputado federal Carlos Martínez Villavicencio.

En conferencia de prensa, el ex edil de Sata Cruz Xoxocotlán pidió tambien al gobernador del estado Gabino Cué Monteagudo y al Procurador General de Justicia del Estado, Joaquín Carrillo Ruiz, que el caso no lo dejen en dictámenes periciales y solo en saber qué tipo de balas privaron sus compañeros perredistas.
Y es que la noche del pasado martes fueron hallados los cuerpos sin vida de Martínez Villavicencio, Ernesto Fidel López Nelio y Bernardo Bautista, quienes provenían de una gira electoral de los municipio de Putla Villa de Guerrero y Santiago Juxtlahuaca.
Los perredistas fueron ultimados con armas de alto poder, calibre 7.62 que son utilizados para fusiles “Kaláshnikova” conocido por su acrónimo, AK- 47 o “Cuerno de Chivo”.

Los cuerpos fueron hallados en el tramo conocido como “Curva del comedor”, en la agencia municipal de Nuxaño, localizada a 15 minutos del municipio de Santiago Juxtlahuaca.
Antonio Aquino refirió que Martínez Villavicencio; el ex vocero del PRD en Oaxaca, López Nelio y Bernardo Bautista acudieron a la región de Putla y Juxtlahuaca, a realizar una serie de actividades políticas y a su retorno a la capital de Oaxaca fueron emboscados.
Martínez Villavicencio, López Nelio y Bernardo Bautista, estuvieron el pasado domingo en Putla de Guerrero; el lunes sostuvieron reuniones en algunas agencias municipales de Juxtlahuaca; el pasado martes en actividades del Carnaval de Juxtlahuaca.
Descartó que Martínez Villavicencio, durante sus cargos de alcalde por el PRI y ex diputado en la zona, incurriera en agravios y afrentas en la región Triqui. “En los ultimos años que estuvo con nosotros fue un hombre cabal”, atajo.
En medio del proceso electoral federal intermedio, urgió al gobierno del estado, tomar las medidas necesarias para frenar la violencia en Oaxaca, “porque hay un estado se inseguridad que género estos homicidios cuando nuestros compañeros estaban realizando recorridos de proselitismo político”.
“Ya es momento que la seguridad y procuración de justicia acaben con la violencia y no permita que se empañe el proceso electoral por venir”, demandó el líder de la tribu de los llamados “Civicos” del PRD.
Empero, descartó que el triple homicidio obedeciera al objetivo de bajar de la candidatura a Martínez Villavicencio.
Antonio Aquino, recordó que en el 2007 en Ejutla de Crespo fue asesinado Félix Cruz Barrita; en el 2013, el ex diputado local, Everardo Hugo Hernández Guzmán, sin que hasta el momento se hayan presentado avances en las investigaciones.
En el caso de sus tres compañeros dijo: “está muy claro y es evidente que el homicidio vino de gente dedicada a este tipo de situaciones, lo otro (culpar a gente del mismo PRD) sería un infundio”.
Desctaró que los tres ejecutados tuviera sobre sí amenazas de muerte.
En el caso del gobierno del estado y la PGJE, pidió que la investigación no se limite a dictámenes periciales sobre el calibre de las armas con las que fueron asesinados.
“Que no pasen diez años como en el caso de Heriberto Pazos para que caigan chivos expiatorios. Ha llegado el momento que la procuración de justicia acabe con estas situaciones y no permita que este tipo de actos empañen procesos electorales por venir”, manifestó.
En este contexto, sostuvo, se hace necesaria la concordia y que el estado garantice un proceso electoral transparente sin hechos que empañen las elecciones “para que la ciudadanía tenga la confianza de que el proceso electoral no será violentado más”, asentó.
El Gobierno del Estado, dijo, tiene que ir un paso más allá de las declaraciones y actúe en esclarecer y castigar este asesinato.
“Desde hace 25 años el PRD ha puesto los muertos, los seguimos poniendo y la justicia no aparece”, asentó.
Ante ello, demandó que la PGR atraiga el caso del triple homicidio de sus correligionarios, entre otros elementos, por el tipo de armas de fuego utilizadas para el asesinato y por las condiciones en que fueron enconados los cuerpos.