Diana Manzo/Corresponsal

UNIÓN HIDALGO, OAX.- Comuneros de Unión Hidalgo  quienes no permitieron que la empresa eólica Desarrollos Eólicos Mexicanos (Demex) construyera su parque eólico en sus terrenos y que desde hace dos años exigen al Tribunal Agrario en Tuxtepec la anulación de contratos y devolución de documentos,  manifestaron que el juez del caso,  el magistrado del tribunal unitario agrario, Doctor Georg Ruben Silesky Mata actúa a favor de la empresa y no de forma imparcial.

“No entendemos si vivimos en México o España, porque aquí a los magistrados o jueces pareciera que se les paga por ahorcar a los que menos tienen, a los que demandan acciones justas, tal es el caso del magistrado Georg Ruben Silesky quién nos dice por un lado que el contrato esta anulado pero que no puede hacer nada para que nuestros documentos nos lo devuelva la empresa”, expresó Wilfrido Cruz Marín, comunero de Unión Hidalgo.

Wilfrido Cruz Marín junto con otros trece propietarios, decidieron deslindarse de la empresa eólica, al descubrir mediante asesoría legal y de derechos humanos, que los contratos de la empresa Demex eran leoninos y ventajosos.

Cruz Marín declaró que en el 2010 firmó contrato con la empresa Demex pero con el acuerdo de que la empresa le haría cambios al documento, sin embargo no lo hizo y fue que no permitió que construyeran en sus tierras, pero la empresa no le importó y actualmente en sus tres terrenos los caminos están afectados.

“En uno de mis caminos,  pasa un cable de alta tensión de Demex en donde se distribuye la energía eléctrica que compran  sus socios, pero la empresa simplemente se lava las manos y el juez simplemente nos dice que el tema de Unión Hidalgo, el de nosotros simplemente estará estancado hasta que se resuelva el tema de Juchitán, porque según la resolución presidencial de 1964, estipula que el municipio de Unión Hidalgo junto con otros pueblos (Santo Domingo Ingenio, El Espinal, La Ventosa y Álvaro Obregón) somos anexos”, precisó.

Exigió a la empresa eólica pagar las afectaciones y dar por concluido el contrato, porque dijo, no dio su consentimiento para que construyeran o afectaran sus terrenos.

“Este caso lleva dos años, tenemos careos tras careos, hay una completa lentitud de las autoridades agrarias y lo más lamentable es que como comuneros no existe nuestro reconocimiento, nos dan simplemente el “avión” y listo, pero lo que nosotros pedimos es que nuestros documentos, esos con los que Demex pidió préstamos internacionales se nos devuelva ” concluyó