Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, confirmó el envío de 300 efectivos a Oaxaca para realizar, a partir de hoy, acciones de prevención del delito y combate a la inseguridad ante el paro de la Policía Estatal que se encuentra atrincherada en el cuartel de la Secretaría de Seguridad Pública.

“El hecho de que parecía no haber policías nos obligó a venir. Venimos a trabajar para tratar de solucionar el problema (del paro de uniformados que cumplió 13 días), porque no podemos mandar ese mensaje a la sociedad y al país”, declaró el comisionado nacional antes de ingresar al Cuartel de la Policía Estatal de Oaxaca.

También se refirió al fallido operativo que dejó alrededor de 10 heridos y ocho rehenes, los cuales fueron canjeados entre ambas corporaciones policiales, al mencionar que “el hecho que (los estatales) hayan soportado el desalojo eso habla de la preparación de los policías”.

Entonces, agregó, (venimos a) decirles que somos iguales y vamos a ayudar a salir del conflicto de una manera civilizada”.

Esta tarde, también ingresó un convoy de la Secretaría de la Defensa Nacional al cuartel de la policía estatal supuestamente para hacer entrega de las armas de tres mil 434 armas largas y cortas, así como alrededor de 500 mil cartuchos de diferentes calibres, que tenían en posesión.

Cabe mencionar que alrededor de las 03:30 horas de este viernes, un grupo de 500 elementos de la Policía Federal y de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) realizó un operativo para desalojar a los policías insurrectos que tomaron el Cuartel de la Secretaría de Seguridad Pública de Santa María Coyotepec.

Sin embargo, el operativo fue repelido con armas de fuego por un grupo de entre 250 a 300 elementos insurrectos de la Policía Estatal, que se encuentran atrincherados en el interior de las instalaciones policiales, en posesión de tres mil 434 armas largas y cortas, alrededor de 500 mil cartuchos de diferentes calibres, así como equipo táctico y vehículos de la propia corporación.

En el operativo resultaron heridos cinco elementos de la Policía Federal con esquirlas que rebotaron al impactar los proyectiles contra el suelo y fueron retenidos otros tres.

Por su parte, la Policía Estatal reportó que cinco de sus colegas resultaron lesionados al presentar golpes contusos en diferentes partes del cuerpo y que otros cinco fueron retenidos por la Federal. Después de cuatro horas de negociaciones, se dio el intercambio de rehenes.

El gobierno justificó el operativo al enterarse por “fuentes de inteligencia” que los policías insumisos bajo el mando del Jeyco Pérez Morales pretendían realizar movilizaciones y actos de presión en oficinas gubernamentales y sitios públicos, fuertemente armados y en vehículos oficiales, a fin de forzar a la Secretaría de Seguridad Pública el pago de su quincena.

Por su parte, el vocero del gobierno del estado, Miguel Ángel Muñoz, reconoció que “la Policía Federal llegó la madrugada de hoy y va a permanecer en Oaxaca hasta desmovilizar el conflicto en la Policía Estatal”.

La presencia de la Policía Federal fue una petición del gobierno de Gabino Cué al más alto nivel y aquí va a estar porque el paro de Policías pone en riesgo estabilidad social, puntualizó.

Con la llegada del Comisionado y el ingreso del Ejército Mexicano al cuartel “hay algunas bases para adelantar que hay interlocución y una ruta de arreglo”, afirmó de manera extraoficial.

Un comunicado del gobierno del estado informó que la seguridad pública en la entidad se encuentra plenamente garantizada, a pesar del paro y amotinamiento de un grupo de 300 elementos operativos de la Policía Estatal que se encuentra atrincherado desde hace 13 días en el Cuartel de Santa María Coyotepec.

Detalló que con un estado de fuerza integrado por mil 600 elementos de la Policía Estatal en activo, dos mil 650 elementos de la Policía Auxiliar, Bancaria, Industrial y Comercial (PABIC) y 800 integrantes de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), así como el refuerzo de 300 efectivos de la Policía Federal, se brinda seguridad.

También resaltó que las15 Bases de Operación Mixta distribuidas en las ocho regiones del estado, donde participan elementos del Ejército Mexicano, las Policías Federal y Estatal, así como agentes del Ministerio  Público, además del trabajo que realizan las Policías Municipales, se encuentran en funciones.

“En cada una de las comandancias regionales de la Policía Estatal los uniformados conjugan sus patrullajes con Policías Municipales, ya que 15 de los 16 comandantes de los sectores de seguridad regional se reintegraron a las labores de prevención y vigilancia”.

Considera que el 70 por ciento de las fuerzas de seguridad es decir mil 600 policías estatales ya retornaron a sus servicios.

Insistió que el amotinamiento de la Policía Estatal carece de fundamento porque el gobierno de Oaxaca ha respetado a cabalidad los compromisos pactados  el 27 de septiembre de 2015.

En lo que va de la presente administración, el personal operativo de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca -integrado por seis mil 433 elementos administrativos y de tropa- ha recibido un incremento promedio de 37.55 por ciento en todas las categorías.

También incrementó de 25 pesos a 35 pesos diarios a la prestación del Apoyo de Alimentación al personal operativo desplegado en el interior del estado, por un monto total de cuatro millones 473 mil pesos, finiquitado el 02 de diciembre de 2014.

Además, entregó seis mil 974 juegos de uniformes tácticos a personal operativo de la Policía Estatal, finiquitado el día 27 del mes de diciembre de 2014.

Y se dio un pago de un apoyo económico -por única vez- de mil 500 pesos al personal de la Secretaría de Seguridad Pública, el cual fue pagado en su totalidad el 9 de octubre de 2014, a través de un monto de 9,710,500.00.

Como resultado de los paros realizados por la Policía Estatal en septiembre de 2014 y del 30 de enero a la fecha, así como la irrupción violenta en el congreso local, renunció el Secretario de Seguridad Pública, Alberto Esteva Salinas y el Comisionado Cuauhtémoc Zúñiga.

La mesa de negociación continúa en el cuartel de Seguridad Pública.