Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- México enfrenta un grave problema de crisis gubernamental y de un Estado fallido, pero si imponen la Ley General de Aguas, eso ya no lo aguantaría más el país y podría detonar en algo peor, declaró la diputada federal Aleida Alavez Ruiz.

La vicepresidenta de la mesa directiva señaló que este proyecto de ley, si llega a imponerse será la confirmación de la regresión de Estado completamente autoritario y que es el verdadero rostro del PRI en el gobierno.

Con esta propuesta que se encuentra en Comisión del la Cámara de Diputados, la legisladora del PRD, agregó que si pensamos que la joya de la corona era la reforma energética, nos equivocamos porque ahora van por el agua aunque para ello violen un derecho humano.

Después de participar en una mesa denominada “En defensa del agua” convocada por el pintor Francisco Toledo, el Patronato Pro Defensa y Protección del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca (ProOax) y autoridades comunales, añadió que con esta Ley que pretenden imponer “nos encaminamos a una total omisión del Estado, de atropellar una garantía fundamental”.

“Creo que hay otros derechos de los cuales hemos prescindido, pero éste no, este es un derecho imprescindible (y) que el Estado se haga a un lado y no determine en esta ley cómo va a garantizar el acceso al agua es algo que nos preocupa porque se está dejando a los concesionarios que hagan de la política hídrica lo que más les convenga bajo tutela o anuencia de la Conagua”, puntualizó.

Consideró que hay una acción muy tramposa de parte del gobierno porque hay un apartado del sistema de tarifas que pretenden que los municipios o los organismos operadores estatales se sujetan a un convenio de adhesión para que puedan ser acreedores de recursos públicos.

[pull_quote_center]Sin embargo, si los municipios u organismos operadores de cada entidad firman un convenio con Conagua, ellos les dirán qué tienen que hacer para que tengan acceso a recursos federales y esa es la parte más tramposa de una redacción desafortunada que nos imponen en un dictamen pasado de noche, abundó.[/pull_quote_center]

Aunado a ello, se está criminalizando la investigación porque se les está limitando a que deben pedir una autorización o de lo contrario los van a multar con hasta 50 mil salarios mínimos.

Los académicos han mostrado su desacuerdo en los trasvases (desviaciones) para la expoliación (sustracción) del agua, de llevar agua de una cuenca a otra, con megaproyectos de acueductos que nada tiene que ver con un ciclo natural.

Su inconformidad es que los académicos dicen que hay experiencias mundiales donde hay mas desplazados por trasvases que por guerras, entonces, “estamos en una condición de imposición de política hídrica que nos llevará a toda una confrontación de la zona rural u urbana hasta estos megaproyectos que Conagua intenta autorizar para las inversiones.