brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
Dos nuevos Magistrados de consigna en el Poder Judicial del Estado
Por Agencias
31 de marzo, 2015
Comparte

La semana antepasada inició el show y la simulación de los tres poderes del Estado de Oaxaca (Ejecutivo, Judicial y Legislativo, en ese orden) para la elección y designación de dos Magistrados del Poder Judicial, uno para el Tribunal Superior de Justicia y otro para el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y, afirmamos que todo el proceso de selección, -desde la convocatoria hasta la toma de protesta- es simulado porque antes que se lanzara la convocatoria ya se sabía quiénes son los afortunados para ocupar tan importantes cargos jurisdiccionales.

El Gobernador del Estado emitió el dieciocho de marzo de dos mil quince la convocatoria pública correspondiente, invitando a todas las personas con licenciatura en derecho interesadas en ser propuestas para ocupar dos vacantes de tribunales, una del Superior de Justicia y otra del Contencioso Administrativo, la cual fue publicada en el Periódico Oficial y en diarios de circulación estatal.

Una vez que se recibieron las solicitudes de los aspirantes y de acuerdo a la convocatoria, el titular del ejecutivo envió sus expedientes al Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado, en donde se procederá de acuerdo a lo ordenado en el artículo 52 fracción XIX de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Oaxaca, es decir, verificar el cumplimiento de los requisitos de ley, y aplicar el examen de oposición

El Consejo de la Judicatura ha cumplido la primer orden que es la verificación del cumplimiento de los requisitos de ley de los aspirantes, puesto que en la página del Poder Judicial se advierte el acuerdo general 08/2015, donde se hace saber quienes cumplieron los requisitos y quienes no; así, de 15 aspirantes al cargo para Magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado, tres no cumplieron los requisitos, y de los 13 aspirantes para el cargo de Magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, cuatro no cumplieron los requisitos.

Se destaca que de la lista de aspirantes al cargo de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado, aparece el nombre de JOSÉ LUIS RÍOS CRUZ, actual Secretario Ejecutivo del Consejo de la Judicatura, y de la lista al cargo de Magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo destaca el nombre de ENRIQUE PACHECO MARTÍNEZ, actual jefe de asesores del Gobernador del Estado; y es aquí donde se confirma quienes serán los elegidos.

Como en la elección pasada de los dos Magistrados del Tribunal Superior de Justica del Estado, el Gobernador y el Presidente del Tribunal se repartieron las plazas, pues en aquella ocasión fueron elegidos MANUEL DE JESÚS LÓPEZ LÓPEZ, incondicional del titular del Ejecutivo, y SONIA IRETA JIMÉNEZ, amiga íntima del titular del Poder Judicial, personas sin méritos judiciales, académicos o profesionales. Lo mismo sucederá en esta ocasión, pues los dos elegidos tampoco cumplen con los requisitos constitucionales de prestar servicios con eficiencia y probidad en la administración de justicia o que lo merezcan por su honorabilidad, competencia y antecedentes en otras ramas de la ciencia jurídica (artículo 101 de la Constitución Local).

En esta ocasión, para que tanto el Gobernador como el Presidente del Tribunal tuvieran su cuota de Magistrado, tuvieron que inventar una vacante en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, pues sólo existía la vacante del Tribunal Superior de Justicia por el fallecimiento del licenciado Ernesto Miranda Barriguete, pero ningún Magistrado del Contencioso Administrativo ha fallecido, pedido licencia o se ha jubilado, para que se hable de una plaza vacante, como lo maneja la convocatoria.

 

Respecto de JOSÉ LUIS RÍOS CRUZ debe decirse que ha crecido enormemente en la administración de Alfredo Rodrigo Lagunas Rivera, como presidente del Tribunal Suprior de Justicia del Estado y del Consejo de la Judicatura, pues de ser un simple secretario de acuerdos, de actuación gris en otras administraciones, primeramente lo hizo juez, posteriormente secretario ejecutivo del Consejo de la Judicatura y ahora será Magistrado, y es que este “joven y simpático” abogado, antes de sus designaciones ha presumido y se la ha ido de la boca su muy cercana relación con Lagunas Rivera, llegando al grado de decir que aquel le debe muchos favores y que por ello Lagunas Rivera tiene compromisos con él, lo cual ha resultado cierto, pues primero dijo que sería juez, y se cumplió, después que sería secretario ejecutivo y también se le cumplió, ahora grita a los cuatro vientos que será Magistrado.

Por lo que hace a ENRIQUE PACHECO MARTÍNEZ, también es un abogado “joven y simpático”, que de la nada apareció en la administración de Gabino Cué Monteagudo, muy cercano a él como jefe de asesores, y por los pasillos de la Secretaría General de Gobierno se oyó que los empleados tenían instrucciones de agilizarle sus trámites para que cumpliera con los requisitos de la convocatoria, porque era una instrucción superior, ya que él es el elegido para ser Magistrado.

Por todo esto, carece de sentido hablar de las otras etapas de la elección de los Magistrados, ya que el día de hoy, de conformidad con el citado acuerdo general, se está llevando a cabo la segunda orden que tiene el Consejo de la Judicatura, que es la realización del examen de oposición, que aunque su acuerdo general dice que es “público”, se desarrolla a puerta cerrada, entre los Consejeros y cada uno de los aspirantes, donde sólo ellos saben lo que realmente pasa, pues ni siquiera al examinar al aspirante se encuentran presentes los demás, y lo peor que no hacen públicas las calificaciones, ya que se supone que el Consejo debe enviar al Gobernador una lista de 16 aspirantes, de los “mejores promedios”.

Es cuestionable la actuación de los Consejeros que integran el Consejo de la Judicatura local, pues este órgano judicial fue creado precisamente para observar y vigilar que los servidores públicos del Poder Judicial no comentan conductas irregulares y de ser así sancionarlas, no obstante, ellos mismos ponen el ejemplo prestándose a este tipo de simulaciones, y eso que en él están representados los tres poderes del Estado.

Después viene la intervención de la Legislatura del Estado, ya que los Diputados “designarán” entre una terna a los nuevos Magistrados, desde luego que ellos nada más se cansarán por levantar el dedo, pues ya tienen la orden precisa por quién votar.

Es una verdadera pena que en Oaxaca, al igual que a nivel federal, se simule un proceso de elección de los integrantes del Poder Judicial. Que se nombre a personas que no tienen ni la capacidad, preparación, trayectoria, ni mucho menos la intención de trabajar por que se imparta una real justicia a los gobernados. Que se burlen de aquellos aspirantes que han luchado toda su vida por prepararse, por hacer una trayectoria limpia y profesional en el Poder Judicial y que con toda ilusión se inscribieron al concurso, teniendo aspiraciones legítimas para ser Magistrados. De la lista publicada por el Consejo de la Judicatura se advierten varios nombres que ocuparían dignamente esas dos plazas.

También resulta preocupante que a las magistraturas lleguen personas incapaces, pues si la mayoría de jueces de primera instancia de por sí están mal preparados y se equivocan constantemente al emitir sus sentencias, peor será ahora con las personas que tienen la obligación de revisar los errores de los inferiores, ya que éstos están ahí solo por compromiso.

Los perjudicados con todo esto somos los gobernados.

 

(Una trabajadora del Poder Judicial que pide el anonimato)

 

 

Comparte