En política y migración son las mujeres las que más viven hechos de violencia: Bezauri

Sonia Vásquez

Oaxaca, Oax. (pagina3.mx).- La doctora en antropología social y feminista, una de las autoras del libro “Violencia de Género”, Josefina Aranda Bezauri, afirmó que dentro de la política y la migración, son las mujeres las que más viven hechos de violencia, sólo por su condición de género.

Expresó que la lucha de las mujeres y organizaciones de feministas porque se respete la equidad y la paridad ha costado mucho, pero sobre todo hay una resistencia en hombres por aceptar que tenemos los mismos derechos.

La doctora y profesora de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca señaló que precisamente de esos temas trata el libro “Violencia de Género” en donde también se hace un recuento de la historia de la legislación en materia de defensa de los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia.

“Se habla sobre  qué leyes se han hecho a nivel federal y estatal para transformar y confrontar toda la violencia que viven las mujeres, pero además se hacen recomendaciones sobre la importancia de esas leyes con sanciones penales para el agresor o los agresores, pero más importante es la prevención”.

Destacó señaló que en el país y en particular en Oaxaca hace falta una cultura de prevención de la violencia que se entienda que en la medida de que se respetan los derechos de las mujeres se puede tener una sociedad en paz y en armonía.

En temas migratorios, dijo, las mujeres por su condición de género viven distintas situaciones que vulneran sus derechos y no sólo en situación de tránsito, sino de origen y retorno porque se enfrentan solas con sus familias cuando el esposo o su pareja las deja.

“Al final lo que se concluye es que hemos avanzado mucho pero que todavía falta mucho por transformar para que las mujeres vivamos en un contexto de justicia e igualdad en nuestro país”, indicó.

Finalmente detalló que es necesario hacer conciencia en la sociedad que es desde la educación que no sólo implica las escuelas, donde se tiene que hacer la transformación que permita tener una vida diferente, sin violencia.