Oaxaca.- Fiestas y tradiciones únicas se viven en Oaxaca de Juárez, que durante todo el año atraen a visitantes de todas partes del mundo, quienes admiran la riqueza cultural que se vive a través de la arquitectura, la gastronomía y la calidez de su gente.

La Guelaguetza, Donají … La Leyenda, La Samaritana, la Semana Santa, las fiestas de muertos y la Noche de Rábanos son algunas de las celebraciones que Oaxaca comparte con el mundo y que la dotan de identidad.

El arte religioso refleja la fe y la esperanza, plasmada principalmente en los santuarios de nuestra señora de la Soledad, Patrona de Oaxaca, el Señor del Rayo, y la virgen de Juquila, testigos de múltiples homilías.

Oaxaca de Juárez se vive a través de su arquitectura virreinal y decimonónica, que lograron que el centro histórico fuera catalogado como patrimonio cultural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1987, reconociendo así su importancia histórica para el mundo.

También se puede admirar el trabajo de los maestros artesanos originarios de los 16 grupos étnicos del estado, como barro negro, rojo, verde, vidriado, textiles, alebrijes, joyería, hoja de lata y cestería, entre muchos otros.

La flora y la fauna de los pueblos mancomunados, las cascadas petrificadas de hierve el agua y el milenario árbol del tule son algunos de los atractivos naturales que se encuentran a minutos de la capital.

Asimismo se encuentran las zonas arqueológicas de Monte Alban, Atzompa y Mitla, en donde se puede conocer el origen de milenarias culturas como la Zapoteca y Mixteca.

COMPARTIR